Policiales
Martes 14 de Abril de 2015

Muerte del bebé: Palma permanecerá en prisión preventiva

El sospechoso de matar a Byron Magallanes, de 11 meses, en medio de un tiroteo en Anacleto Medina, permanecerá 60 días en la Alcaidía de Tribunales, hasta tanto se resuelva su situación procesal.

El juez de Garantías N° 2, Eduardo Ruhl, dictó prisión preventiva por 60 días, mientras se resuelve su situación procesal,  a José Luis Palma, acusado de matar a un bebé de 11 meses de un balazo.

El fiscal Juan Malvasio había solicitado la prisión preventiva por 90 días del sospechoso para avanzar con la investigación del hecho ocurrido el sábado en el barrio Anacleto Medina, en el que falleció un niño de 11 meses, tras un tiroteo.

José Luis Palma, de 33 años, quien fue aprehendido horas después del hecho, ayer se abstuvo de declarar. Está patrocinado por los abogados defensores Miguel Cullen, Guillermo Vartorelli y Antonio Solari.
La audiencia solicitada por el Ministerio Público Fiscal se desarrolló esta mañana para pedir el dictado de la prisión preventiva de José Luis Palma, un hombre de 33 años, empleado municipal y padre de cuatro hijos menores de edad, acusado del delito de homicidio simple, por la muerte de Byron M.

Argumentos
Los fiscales, doctores Juan Malvasio y Santiago Brugo, pidieron al juez que disponga la prisión preventiva de Palma por 90 días, como medida cautelar, para evitar los denominados riesgos procesales, es decir, el peligro de fuga o de entorpecimiento de las averiguaciones.

Señalaron que Palma se encontraba el 11 de abril último, a las 8.30 aproximadamente, en la puerta de la vivienda de Oscar “Taco” Sosa, abuelo de la víctima, domiciliado en Los Minuanes II y Giacchino, en el sudoeste de Paraná, conversando con éste y otros dos hombres, hasta que se produjo una discusión. Añadieron que Palma, apodado “Tingacho”, se fue del lugar y se dirigió a su casa, ubicada a tres cuadras de la de Sosa, para volver a los pocos minutos con una pistola calibre 9 milímetros para efectuar al menos 16 disparos contra la vivienda de “Taco”.

Acotaron que uno de los balazos impactó en un bebé de 11 meses, que se encontraba dentro de la casa, en brazos de su madre, y que murió pocos minutos después, pese a que fue trasladado de urgencia al hospital.

Los fiscales indicaron que Palma fue detenido y llevado a la Fiscalía para prestar la declaración de imputado, y que desde la acusación se eligió la figura penal del homicidio simple para encuadrar el hecho. Resaltaron que, por los testimonios recabados hasta ahora, surgiría que al momento de efectuar los disparos Palma habría amenazado a los familiares de la víctima, diciéndoles que “los mataría a todos, y de a uno”.
Debido a la gravedad del hecho y de esas supuestas amenazas a testigos –algunos de los cuales aún no declararon—, a lo que sumaron la circunstancia de que el arma utilizada no apareció, pese a que se allanaron las viviendas del sospechado y de su padre, los representantes del Ministerio Público concluyeron que es altamente probable que Palma intente amedrentar a quienes deben dar su versión del caso en Tribunales, y pidieron que se disponga su prisión preventiva por 90 días.
Los defensores particulares, doctores Miguel Cullen y Antonio Solari se opusieron a la prisión preventiva. Recordaron que la libertad durante el proceso es la regla, y la prisión preventiva la excepción, y argumentaron que la Fiscalía no probó los riesgos que implicaría que Palma espere el juicio fuera de la cárcel.
Cullen indicó que Fiscalía fundamentó su pedido solamente en cuestiones subjetivas, concretamente, en el testimonio de los parientes del bebé fallecido, y que no resulta creíble que esos familiares se dejen amedrentar por el imputado. En subsidio, y para el caso de que el Juez decida imponer la medida cautelar pedida por los fiscales, el Dr. Cullen pidió que se imponga por un lapso razonable, ya que sostuvo que 90 días es demasiado para una investigación en la que sólo falta producir –a su entender— el testimonio de unas pocas personas.
El juez Ruhl, indicó que comparte el planteo de la defensa sobre la excepcionalidad de la prisión preventiva, pero acotó que el caso que se investiga es uno de esos hechos graves que ameritan imponer una medida excepcional para evitar los riesgos procesales. El magistrado apuntó que existen probanzas suficientes como para atribuir la autoría del hecho, al menos de modo provisorio, a José Luis Palma, y que el entorpecimiento de la investigación es un riesgo latente.
El magistrado expuso que se trata de la imputación de un hecho grave, que en el supuesto de arribarse a una sentencia condenatoria, la misma contendrá una pena de cumplimiento efectivo, y que la Investigación Penal Preparatoria recién comienza, por lo cual resta producir numerosas evidencias, entre ellas, el secuestro del arma utilizada, cuyo hallazgo y secuestro está procurando la Fiscalía.
Ruhl añadió, además, que el hecho se encuadra en los enfrentamientos barriales que se vienen produciendo en Paraná, donde los testigos y víctimas conviven en el mismo barrio, con mucho temor por parte de quienes tienen que comparecer a prestar su testimonio en un eventual juicio.
Por todo ello, el Juez resolvió que Palma permanezca en prisión preventiva por 60 días, en la Unidad Penal Nº 1 de Paraná, e instó a la Fiscalía a hacer los esfuerzos necesarios para llegar a juicio cuanto antes, a fin de resolver la responsabilidad jurídico penal del imputado.

Comentarios