A un click
Viernes 30 de Septiembre de 2016

Movió un dedo justo antes de que la desconectaran de la máquina que la mantenía viva

Los médicos le diagnosticaron muerte cerebral y aseguraron que no existía ninguna remota esperanza de que se recuperara.

Sam Hemming, una estudiante de 22 años, sufrió un grave accidente de tránsito con su auto cuando viajaba con su novio, Tom Curtis.


Ella resultó con severos golpes en la cabeza, perdió una oreja y se rompió en cuello. Los médicos le diagnosticaron muerte cerebral y le aseguraron que no existía ninguna remota esperanza de que se recuperara.


Después del accidente, Sam fue trasladada al hospital en donde fue intervenida durante seis horas y posteriormente fue inducida a entrar en estado de coma.


Tras 19 días de hospitalización, los médicos desconectarían la máquina que la mantenía con vida, luego de ser diagnosticada con muerte cerebral.


A pesar de sus heridas, la joven desafió a la medicina y se recuperó cuando estaba al borde de la muerte.

En el instante en que su madre, Carol, de 44 años, estaba despidiéndose de Sam, tan sólo momentos antes de que fuera desconectada la máquina que la mantenía con vida, la joven logró mover el dedo gordo del pie. El proceso se detuvo y la familia no tuvo que llorar más.


Días después, la chica fue sometida a una operación en la traquea para poder respirar a través de una máquina, pero cuando ésta se detuvo, Sam consiguió respirar por sí misma.

Sam fue sometida a tres operaciones más para insertarle placas de metal en sus brazos fracturados.

Increíblemente, ocho semanas después del accidente, la joven se recuperó y fue dada de alta.


Según indicaron médicos, una parte del cerebro de la joven dejó de "funcionar", mientras que la otra mitad se mantuvo siempre alerta de lo que pasaba a su alrededor cuando ella se encontraba inducida en el estado de coma.


Su recuperación ha sido tan exitosa, que Sam fue capaz de hablar y caminar de nuevo.


Carol, la mamá de Sam, dijo que no puede explicarse cómo Sam pudo sobrevivir a tan severo accidente.

"Ella sufrió las peores heridas y consecuencias que se pueden tener en un accidente de auto. No me o puedo explicar", Carol a Daily Mail.


A su vez, los médicos llamaron el caso de Sam "un milagro", porque no hay explicación médica que pueda dar razón de lo que sucedió con su cerebro "muerto". Que haya podido comunicarse y que además su recuperación haya sido exitosa.


Sam usa una silla de ruedas para apoyarse cuando se cansa mientras da pequeños pasos, pero el apoyo de su familia y su novio han sido invaluables en este proceso de rehabilitación. Ella misma dice que fue como "volver a nacer".

Fuente: upsocl.com

Comentarios