A Fondo
Domingo 24 de Enero de 2016

¡Moreno volvé!

Carlos Damonte/De la Redacción de UNO

Vaya novedad: el valor de la carne vacuna sube y sube mientras el de la hacienda en pie baja y baja. Los empresarios y funcionarios se pasan la brasa caliente de mano en mano, pero nadie le da un corte al asunto.
Mientras tanto la gente come más pollo y fideos que nunca. En el país de las vacas los argentinos están a dieta de carnes rojas.
Vaya aquí un repaso de lo que dicen los que tienen que resolver el asunto para comprender el problema y asumir que el pronóstico de retracción de precios es incierto.
Me dirán que soy un romántico ( o un energúmeno, agradezco igual), pero con el exsecretario de Comercio Guillermo Moreno estas cosas se hubieran resuelto, con modos poco amables pero habría solución al fin para los asalariados. 
El director ejecutivo del mercado ganadero de la Bolsa de Comercio de Rosario, Raúl Milano, dijo que en Liniers hubo una caída de precios en las últimas semanas que no se reflejó en las carnicerías, y cuestionó que estos comercios “aprovecharon todo el envión de la primera semana de diciembre provocando aumentos máximos en todos los cortes, pero sin tener en cuenta las pronunciadas bajas de los días posteriores”. 
El vicepresidente primero de la Federación Agraria Argentina, Ariel Toselli, consideró que abrir las importaciones de carne no contribuirá a una baja de los precios, sino que es necesario “revisar la cadena de comercialización” para analizar porqué las góndolas no reflejan la baja que ya tuvo el ganado . “Yo no le veo la salida por ese lado, porque traer de afuera también tiene un costo y no debe ser barato. El precio de la carne vacuna en pie ya bajó. El novillito llegó a 27 pesos y ahora está en 22 pesos, bajó alrededor de un 20%”, dijo Toselli. Y consideró que “hay que poner los ojos en la cadena de comercialización, porqué suben tanto los precios y después no bajan. Tienen que hacer reuniones con toda la cadena, buscar el consenso en todo el país”. Aseguró que los comercios “están comprando el mismo novillito que pagaban 27 pesos, lo están pagando 22 pesos. El Estado tiene que estar actuando en eso, donde se disparan los precios”.
Y el ministro de Agroindustria, Ricardo Buryaile, dijo que se importará carne si es necesario para incrementar la oferta, y señaló que se está trabajando con la Secretaría de Comercio y la cadena de la carne para consensuar un esquema de precios. “Desapareció la oferta porque hay una actitud de especulación de un negocio; no vamos a permitir que haya escasez y si es necesario y alguien pide autorización para importar, lo vamos a hacer”, dijo Buryaile. 
El ministro señaló que trabaja “para tratar de encontrar un esquema de precios que permita contener la inflación y mantener el poder de los salarios”. Aclaró: “No haremos una importación masiva de productos desde ningún punto de vista porque eso es generar problemas al empleo argentino, por lo tanto nos vamos a sentar con los supermercados, con la industria, con los sectores de la producción, y lo estamos haciendo”. “Hay que entender que desgraciadamente hay un problema productivo muy complicado e inevitablemente había que tomar algunas decisiones como las que se tomaron y que tienen sus efectos, que trataremos que sean los menores, pero para nosotros es muy importante que hoy la economía se ponga en marcha y eso es generar puestos de trabajo genuinos, porque hace cuatro años que la economía argentina no crecía”, detalló.
Buryaile sostuvo que “el argentino está cambiando su dieta, bajó el consumo de carne vacuna”, y proyectó que con las últimas medidas del gobierno nacional crecerá la producción ganadera: “Si gano plata voy a producir más, eso es uno más uno”, concluyó. 

Comentarios