Policiales
Lunes 26 de Enero de 2015

Mintió sobre la salud de su mamá para salir de la cárcel

Un detenido por tráfico de drogas trató de burlar a la Justicia federal con certificados médicos que     decían que su madre no se podía mover por estar muy enferma. Quería el arresto domiciliario

En su afán por salir de la cárcel, un hombre que se encuentra procesado por traficar marihuana desde Misiones a Buenos Aires, mintió sobre el estado de salud e indefensión de su mamá y su familia. A través de su representante legal presentó certificados médicos que, para los camaristas y la Fiscalía, carecían de valor probatorio para justificar el beneficio.


La historia de H.G. es similar a las de muchas personas detenidas en Entre Ríos que por unos pesos transportan marihuana en colectivo desde algún pueblo misionero o correntino hasta la ciudad de Buenos Aires. Muchos pasan y otros no, como le sucedió a H.G. el miércoles 19 de marzo de 2014 cuando Gendarmería detuvo el colectivo en el que viajaba.


Los uniformados del Escuadrón Nº 4 del puesto Colonia Yeruá de Concordia, apostado en el cruce de la autovía 14 y la ruta 18 pararon la unidad de la empresa Crucero del Norte para revisarla. Es habitual que a los micros que salen de Misiones o Corrientes se los detenga y les realicen una minuciosa inspección.


Los gendarmes solicitaron documentación a los pasajeros y examinaron con el perro detector de narcóticos la bodega del micro, que había salido de la ciudad de Garupá y con destino a Retiro. Tras revisar debajo de la unidad, los uniformados recorrieron el colectivo y al llegar a la butaca 27, el perro se exaltó. Los gendarmes le pidieron a H.G. que muestre sus pertenencias. Al abrir una mochila que tenía abajo del asiento entre las piernas se hallaron seis paquetes envueltos en nailon que contenían más de cinco kilos de marihuana. Tras ser procesado por el juzgado Federal de Concepción del Uruguay, la defensa de H.G., antes de pedir la prisión domiciliaria, cuestionó el procedimiento.  

 

 

¿Qué hace esto acá?

 

El acusado siempre negó que la mochila con marihuana sea de él. Igual no deja de llamar la atención de la Fiscalía que el hombre haya viajado casi 700 kilómetros con un bolso entre las piernas que no le pertenecía. Entre las pruebas obrantes en el expediente se encuentra el boleto expedido en la terminal misionera a nombre de H.G., quien por primera vez cae preso por transporte de estupefaciente.  

 

 

Por favor, cuida a mamá

 

El procesado presentó ante la Justicia certificados médicos que comunican que su mamá padecería cáncer de huesos y otras dolencias como ser: fibromialgia, hernia de disco lumbar, obesidad, trastorno de ansiedad y ataques de pánico. Además, arguyó en su planteo que su presencia en el hogar es necesaria, porque no tiene ningún familiar que se haga cargo del cuidado de la mujer, que vive con un niño de 5 años y su pareja que trabaja de remisero y está todo el día afuera de la vivienda. El acusado aseguró que él puede ayudar a su madre a realizar sus actividades habituales como vestirse, alimentarse e higienizarse; sumado a que no tiene contacto con sus familiares desde que fue detenido, primero por la distancia y segundo por la situación económica precaria que atraviesa la familia.  


La Fiscalía rechazó la solicitud por cuanto de la documentación aportada no surge palmariamente la grave enfermedad de la mujer, ni acredita el estado de desamparo o vulnerabilidad manifestados. Es más, la Policía Federal concurrió al domicilio de la madre de H.G. y constató que la misma vive con su esposo taxista y su hijo menor de 4 años, que cursa el nivel Primario en Posadas. La Federal comunicó que la mujer se movilizaba por sus propios medios en el predio de su casa y que manifestó que tenía fibromialgia y problemas de columna con tres hernias de disco, por lo que se halla tratándose en el hospital Ramón Madariaga de Posadas. En la sentencia, en la que se rechazó el planteo de prisión domiciliaria, los camaristas dicen: “No surge ninguna enfermedad de la gravedad de la mencionada por el procesado...”.

 

 


Marihuana sin dueño


Gendarmería secuestró el viernes 23 alrededor de 51 kilos de marihuana en la bodega de un colectivo que viajaba de Goya, en Corrientes a la ciudad santafesina de Rosario. 


La incautación se produjo durante un operativo de control de tránsito de la Sección La Paz, de Gendarmería en la ruta 12. Allí, se procedió al control de un colectivo de la empresa Rápido Tata, procedente de la ciudad de Goya, Corrientes, con destino a Rosario. Al inspeccionar la bodega con apoyo del binomio guía gendarme y can detector de narcóticos, el perro reaccionó en forma excitante ante una valija y un bolso sin ticket de equipaje que se encontraba en la bodega del transporte de pasajeros. De inmediato, los efectivos realizaron un intenso y minucioso control a la totalidad de los pasajeros y del rodado, con el fin de identificar al o los propietarios del bolso, con resultados negativos. Al abrir el equipaje los gendarmes encontraron prendas de vestir femenina y de niños, y  abajo un total de 52 paquetes de marihuana.


Tomó intervención el Juzgado federal de la ciudad de Paraná,  a través de la Secretaría Criminal y Correccional Nº 1 en turno a cargo de María Silvia González, quien ordenó el secuestro de la droga.

 

 

Comentarios