La Provincia
Domingo 19 de Julio de 2015

Ministro sciolista ve un interés electoral en el reclamo productivo

El titular de la cartera de Asuntos Agrarios de Buenos Aires opinó sobre la protesta del campo y describió la visión del candidato presidencial sobre las economías regionales entrerrianas, pasando por la remanida baja de retenciones

“Coincido con algunas afirmaciones hechas en las últimas horas, particularmente en Entre Ríos, en cuanto a que el interés electoral ha metido la cola en la manifestaciones del sector agropecuario”, la frase corresponde al ministro de Asuntos Agrarios de la Provincia de Buenos Aires, Alejandro  Topo Rodríguez. 

“Sin embargo no soy yo quien para juzgar eso. Creo que la comunidad sabe separar perfectamente cuando alguien se monta en una reivindicación gremial o sindical por algún interés electoral mas corto y quienes expresan de manera genuina los temas en los que trabajamos”, señaló el  funcionario que es además uno de los principales referentes en elaboración de las políticas para el sector en caso de acceder Daniel Scioli a la Presidencia.

Según explicó Rodríguez, la visión de Scioli en la construcción de un programa “para gobernar la Argentina en la etapa del desarrollo” es muy federal. “Hace un mes suscribió con  el gobernador Sergio Urribarri un acta donde están muy claras una serie de prioridades en materia de cítricos, de granos, de arroz, avicultura, forestación, ganadería, pesca, agricultura pensadas desde Entre Ríos con una visión federal. La construcción de un programa de gobierno configura la forma en que uno va a gobernar. Yo veo a la fórmula porteña de (Mauricio) Macri pensar que se puede proyectar desde el centro de Buenos Aires tres o cuatro ideas que prefiguren un enfoque de gobierno. Lo nuestro es un enfoque federal, que requiere una mirada muy detallada, un oído atento y una visión de conjunto que unifique el destino de los argentinos”, precisó.

Las economías regionales

El funcionario bonaerense destacó que en ese acuerdo entre Scioli y Urribarri un punto central está referido al sector arrocero y consiste en  impulsar su industrialización tendiendo a aumentar el aprovechamiento de subproductos del arroz. “Hay que  trabajar mucho en un tema muy fino que es la sinergia entre la producción de arroz y la de pacú, con esquemas de rotación sustentables”, señaló Rodríguez. “El 86% de nuestros productores arroceros siembra menos de 1.000 hectáreas y es el cultivo extensivo que más puestos de trabajo genera: siete personas cada 100 hectáreas, y además se trata de una mano de obra muy capacitada”, destacó.

 También ese plan abarca a la avicultura. “Tenemos claro que vamos a desarrollar política de promoción de consumo de la carne de pollo tanto para el mercado interno, que es el motor del desarrollo con justicia social, y también vamos a trabajar muy fuerte para incrementar nuestra exportación en un mundo que demanda proteína animal”. 

En el sector citrícola señaló que debe desarrollarse iniciativas que favorezcan la inversión e incentivar la incorporación de tecnología para favorecer el crecimiento de la industria del jugo, los aceites especiales, los polvos cítricos y así salir a la búsqueda de mercados internacionales.

“En el sector de la pesca vamos a favorecer el desarrollo de más cooperativas de pescadores del río Paraná para mejorar las condiciones de acceso de estos trabajadores a los sistemas de  producción y comercialización”, indicó.

También destacó, en cuanto a la apicultura, que existe en Buenos Aires “un centro de excelencia y capacitación para el desarrollo genético de abejas reina, que exportamos al mundo, y vamos a aprovechar la sinergia para trabajar con los productores de todo el país .

La soja, sin trato especial

Según el tandilense Rodríguez, con la soja no deben tenerse consideraciones extraordinarias. “Desde el punto de vista de lo que significa la generación de valor, la soja es de las que menos genera valor. Tanto porque no tiene en lo grueso de lo que se exporta un procesamiento que le incorpore valor; sino que exportamos poroto de soja a granel. Además es uno de los cultivos que menos mano de obra genera para los argentinos”, indicó. 

Por ese señaló: “Hay que tratarlo como un sector dinámico que se ha extendido, y hay que combinarlo con cultivos más nobles porque de lo contrario ponemos en juego la sustentabilidad de nuestro suelo.  Tenemos que ir a un esquema que genere incentivos, no en contra de la soja, sino a favor de otros cultivos mas nobles para hacer como mínimo rotación entre soja, trigo y maíz, y también ganadería. Eso significara un mejor aprovechamiento de nuestro suelo, sino la sojización conspira contra la capacidad productiva del suelo argentino”, remarcó,

Respecto de las medidas  en favor de los productores agropecuarios anunciadas el miércoles por el ministro de Economía Axel Kicillof y el de Agricultura, Carlos Casamiquela, se mostró convencido de su conveniencia. “No tengo dudas que van a tener un impacto muy positivo. La ecuación es muy sencilla. Había 3.500 millones de pesos que quedaban en manos del Estado y ahora van a volver al bolsillo de los productores”, describió Rodríguez. “Por las medidas del gobierno nacional en marzo y las de hace tres días, el impacto neto del ingreso de recursos al bolsillo de los productores de trigo es mayor a lo que yo estoy pidiendo”, agregó en referencia a la baja de retenciones para el sector (ver recuadro).

“Nadie pide que espera que nos salgan a aplaudir, pero creo que hay que cortarla con el festival de críticas enlazada con la dinámica electoral”, reclamó

Para Rodríguez la disyuntiva es “seguir sembrando bronca o trabajar en el marco de un gran dialogo agropecuario nacional, donde pongamos en una mesa todos estos temas con una visión federal muy fuerte. Y en esto todos tenemos que hacernos una autocrítica porque todos podemos cambiar de actitud. Todos podemos asumir una actitud más fraternal y trabajar en el presente y en el futuro. Un poco más de diálogo no es bien para todos”. 

“Respeto todas las posiciones y reclamos , pero nuestra preocupación permanente es darle a la Argentina las políticas que sigan favoreciendo este crecimiento y también atendiendo las nuevas demandas”, indicó finalmente.

Retenciones, según el caso  

“Cada región, cada producto y cada escala de producción es un mundo distinto. Quien quiera aplicar un  solo modelo, como lo hace Macri diciendo que eliminará todas, no lo van a poder cumplir. Ellos mismos lo reconocen cuando señalan en la letra chica, que lo harán en siete años”, remarcó.

El funcionario sciolista no duda que algunas retenciones deben revisarse y señala: “Las economías regionales ganarían competitividad y rentabilidad en un mercado internacional que hoy es adverso, como lo describió la Presienta al anunciar las medidas que se tomaron para los pequeños y medianos productores”. 

Por eso, consideró: “Adaptar los instrumentos frente a una realidad dinámica  no significa renunciar a ningún tipo de convicciones sino ir modificando de manera gradual las cosas. Este es el signo del estilo de gobierno de Scioli: el gradualismo. Acá nadie espere volantazos, que son los que propone la fórmula porteña y así se va a ir a la banquina de volantear de esa manera. Nuestra postura es adaptar las políticas y los instrumentos a las situaciones que se van presentando para seguir en este camino”, indicó.

Además de las retenciones vinculadas a las economías regionales, quiere bajar las del trigo. “Hay que revisarlas a la baja, pero teniendo en claro que hay que favorecer los eslabones de la cadena que mas valor le agregan. Entonces privilegiar a las harinas y a los panificados y fideos, porque no queremos vender solo granos. Hace un año y medio que vengo diciendo que hay que bajar del 23% al 13% en el grano, del 13% al 6% en la harina, y del 5% al 2% en panificados y fideos. Eso es darle más ventaja a los eslabones que agregan más valor y consolidan más el trabajo argentino”, precisó. 

 

Comentarios