La Provincia
Miércoles 04 de Noviembre de 2015

Micaela batalla por su vida y sus familiares reclaman la derivación

Su salud se agravó por un virus que atacó sus pulmones. Su madre pidió el traslado, pero desistieron porque está en riesgo su vida

Una familia de la ciudad de Concordia viene reclamando el traslado al hospital Garrahan de Micaela, una adolescente de 14 años afectada por un virus que ataca básicamente sus pulmones y que se encuentra internada desde el jueves en la sala de Terapia Intensiva del hospital Delicia Masvernat, en Concordia. Lo que más preocupa a su mamá, y a las personas que la acompañan en este duro trance es que todavía no se puede determinar con certeza qué tipo de virus debilitó de tal forma su salud.  “Si la trasladaba, mi hija se moría”, expresó con angustia María, su mamá. La mujer  relató que la joven, en forma repentina y estando en perfecto estado de salud, sufrió la  semana pasada un hemorragia pulmonar que se complicó a raíz de una neumonía. “Empezó con un dolor de garganta, hasta que una pediatra la derivó para que vean la placa que le habían hecho. Allí se dieron cuenta de que la nena tenía algo en el pulmón y en principio la internaron por una tuberculosis”, contó en diálogo con UNO.

Según se informó desde la familia, los pulmones de Micaela están funcionando al 20% y el otro 80% lo aporta un respirador artificial. “Hoy -por ayer- me dijeron que presenta una pequeña mejoría. Que me digan eso, luego de que el domingo me avisaron que no pasaba la noche; para mí es una pequeña esperanza que me da fuerzas, y que mi hija va a vivir”, esgrimió. El parte médico le devolvió el alma el cuerpo a la familia, sumado a que su mamá la notó con un mejor semblante y el hecho de que haya podido orinar. “La están medicando con un cóctel de medicamentos, porque no saben cuál es el virus que la está atacando. Los análisis van a demorar entre 15 y 20 días. No sé si no tienen los medios para hacerlos, o  están en alguna duda”, remarcó.

La mujer se mostró conforme con la atención que le están brindando a su hija en el Masvernat y explicó que cuando tomó la decisión de trasladarla desconocía la gravedad del cuadro clínico de Micaela. “Cuando me lo explicaron, entendí”, manifestó.

La postura de las autoridades

El entorno más cercano a la paciente -que pelea por su vida ya que su estado es grave y se encuentra en coma inducido- difundió principalmente a través de redes sociales su diferencia de criterio con los médicos que atienden a la chica, ya que entienden que por su cuadro clínico debería ser trasladada a un instituto médico de Buenos Aires. Desesperados porque Micaela enfrenta un estado límite, sus padres pensaron que se podría organizar un operativo de estas características. Esta inquietud llegó a los oídos de las autoridades del Masvernat, quienes afirmaron que “por la gravedad del caso” se debería evitar movilizar a la joven debido a que correría riesgo su vida. 

De acuerdo a la información brindada a UNO por el director del nosocomio concordiense, Roberto Quarroz, la paciente junto a familiares recurrió primero a diferentes centros de salud para tratar su afección, aunque también estuvo internada en el hospital Felipe Heras y finalmente recaló en el Masvernat. Ante diferentes versiones que circularon públicamente, el directivo negó que el hospital “no disponga de los medios necesarios para un traslado”, y graficó el peligro que conllevaría para Micaela viajar en avión, por nombrar el medio de transporte más adecuado para tal fin. “Se está atendiendo a la chica, lo que pasa es que si se lo hace en avión y hay diferencia de presión puede ser fatal. No es que no se quiera trasladarla, sino que se están haciendo los estudios para determinar cuál es el origen de su problema de salud”, aseguró.

Quarroz explicó que los familiares hablaron con los facultativos sobre el tema en reiteradas oportunidades, más allá de que en un primer momento desde el  entorno de la chica se expusieron algunos cuestionamientos hacia los galenos y hacia la conducción del nosocomio. “Se está trabajando con ella, se encuentra en un estado delicado: ahora está en coma inducido. Pero no es que se haya abandonado a la paciente, ni se está esperando que muera. Se está haciendo todo lo que la Medicina dice que hay que hacer”, aclaró Quarroz.   

Entendiendo la delicada situación emocional que atraviesa la familia, desde la dirección se informó a través de los profesionales cuál es su estado de salud y se los puso en conocimiento sobre lo que podría suceder en caso de un potencial traslado.  

Diferencia de criterios

El caso de Micaela se hizo público el fin de semana a través de las redes sociales, plataforma donde algunos parientes de la joven no ocultaron su malestar porque los médicos encargados de su tratamiento recomendaron que no sea derivada.“Una vergüenza de hospital. A mi sobrina la trataron como si fuera un ser sin sentimiento. No sé el nombre de los doctores porque soy de Buenos Aires, pero ellos le dijeron a su mamá que no valía la pena trasladarla porque de todas formas se iba a morir. ¿Qué clase de atención es esa?  Son unos animales y todo Concordia apoya nuestra causa”, publicó indignada una tía de la joven.

En terapia a los 14 años

Micaela es la paciente más joven en la terapia del hospital Delicia Masvernat. Aunque sus padres todavía no asimilaron el golpe de tener que verla en ese estado, transmitieron su agradecimiento que el brindan en el nosocomio de la Capital del citrus. “Se la podría derivar y en el caso de que estabilice sería al hospital Garrahan”, afirmó su mamá.

María sostuvo que en Buenos Aires tiene a buena parte de su familia y esto sería un factor determinante para decidir el traslado de su hija.

Mencionó que solo queda esperar la evolución de la joven y que los médicos puedan establecer la causa de su problema de salud. Dentro de la gravedad del caso, los médicos expresaron su optimismo y que en base a un seguimiento exhaustivo del cuadro clínico harán todo lo posible para estabilizarla. “No me puedo quejar de la atención”, destacó María.

“Su diagnóstico es reservado, es muy delicado. Ella presenta un virus que le ataca los pulmones, pero no se sabe de qué tipo y que la llevó a la terapia con 14 años”, agregó

La mujer está convencida de que en algún momento podrán viajar con Micaela a Buenos Aires. “Cuando uno de sus pulmones empiece a funcionar la trasladaría”, insistió.

A seis días de haber ingresado en el área de cuidados intensivos,  los médicos siguen de cerca la evolución de la muchacha, mientras están atentos a una serie de estudios que ayuden a develar el verdadero diagnóstico. 
 

Comentarios