Pais
Domingo 11 de Enero de 2015

Médicos entrerrianos asisten a habitantes de El Impenetrable

La semana pasada regresaron del Chaco. Atendieron a más de 100 familias en situación de extrema pobreza. Junto a una fundación que lleva su aporte solidario, renuevan la esperanza  

Vanesa Erbes/ De la Redacción de UNO

verbes@uno.com.ar

La fundación Propuesta Solidaria va dos veces por año a El Impenetrable chaqueño a prestar su ayuda a los hermanos wichi de paraje Techat, situado a unos 40 kilómetros de la localidad de Castelli.

Además de llevar comida, agua y otras donaciones para quienes viven en la extrema pobreza, en cada viaje hay un grupo de médicos de distintas especialidades que los acompañan y trabajan ad honorem en la valiosa labor de atender a los más desvalidos.

Esta vez fueron Lucas Gutiérrez y Delfina Quinteros los doctores que se ocuparon de revisar a los miembros de más de 100 familias, junto a la odontóloga Nélida Ladner y el enfermero Mariano Cabrera.

Partieron el domingo y regresaron el jueves. Y aunque habitualmente se encuentran con situaciones de dolor y de desidia, mientras estuvieron en la provincia norteña se enteraron de la muerte de Néstor Femanía, el niño qom de 7 años que fue internado en un hospital de Castelli en grave estado, con un profundo déficit alimentario, y falleció el 7 de enero por un cuadro de tuberculosis pulmonar.

Tal es la demanda que existe en materia de salud, que Lucas Gutiérrez recordó que en un viaje anterior, en julio, atendieron junto a otro médico a 380 personas en un solo día. “Empezamos a las 9 y terminamos a las 18”, contó a UNO, y señaló: “Habíamos llevado un electrocardiograma y realizamos distintos diagnósticos. Casi el 90% de la población de Techat padece Mal de Chagas y no recibe atención médica. En el Centro de Salud de Miraflores, que es la población más cercana —ubicada a 20 kilómetros— nos dijeron que nos se les brinda un tratamiento porque están expuestos a volver a ser picados por una vinchuca”.

Allá la gente vive en ranchos construidos con adobe, donde anida el insecto transmisor de esta enfermedad crónica que provoca insuficiencia cardíaca, entre otras dolencias, y afecta a distintos órganos.

“La forma de combatir el Chagas es erradicando los ranchos”, opinó Lucas.

Pero esta no es la única situación de riesgo que existe para los habitantes de El Impenetrable. La falta de agua potable agudiza el problema. Y en este ámbito se propaga la tuberculosis, sobre todo en los cuerpitos desnutridos de chicos como Néstor, inmunodeprimidos como consecuencia del hambre. En este contexto, el joven médico paranaense que vio de cerca la situación de riesgo en la que viven centenares de familias, opinó: “A la muerte de Néstor no se la puede considerar un caso aislado, porque no es el único que padece esta situación”.

“Es impactante que en el año 2015 un chico muera por estas causas y este es un caso que salió a la luz, pero hay muchas familias más que están con bajo peso, que tienen distintos síntomas. Incluso se murió otro chico más por tuberculosis”, dijo en referencia al deceso de Carlos Cáceres, un adolescente chaqueño de 16 años que falleció el fin de semana en el hospital de Fontana y que, según denunciaron sus padres, no recibió una adecuada atención médica.

 

Déficit de salud

Los habitantes de Techat no tienen medios para llegar a un Centro de Salud. El más cercano, en Miraflores, está a 20 kilómetros. Tampoco hay profesionales locales que se acerquen a atenderlos.

Quienes van periódicamente desde Paraná reconocen que no puede hacerse mucho, ya que a la distancia es imposible realizar un seguimiento. Habituados a preparar sus remedios para el dolor con palo santo, un árbol que ya casi no existe en la zona, los wichis reciben con beneplácito las medicinas que les llevan los doctores. El médico aseguró: “Para ellos es un montón. Para nosotros no: solo podemos aliviarles el dolor con un analgésico, como el ibuprofeno o el paracetamol, pero lo ideal sería que tengan un tratamiento para las enfermedades”.

Por último, sostuvo: “Nos gustaría poder hacer más para ayudarlos. La idea es planear la forma de detectar patologías y que ellos vayan a consultar a los centros de salud de la zona. Hablamos con un agente sanitario de allá para que se ocupe de sacarles turno y de acuerdo a lo que se les indique, nosotros conseguiríamos los remedios y ayudaríamos a tratarlos”.

 

Labor sostenida

Ana Salas es la presidenta de la fundación Propuesta Solidaria, que se formó en noviembre de 2009 y que suma cada vez más manos solidarias listas para cooperar. Hace cinco años que junto a los voluntarios viaja periódicamente a El Impenetrable chaqueño a ayudar a quienes viven en la zona, fuertemente marcada por la miseria y el abandono.

La falta de agua potable agrava la situación por la que atraviesan de modo permanente los integrantes de la comunidad wichi. “No logramos solucionar este tema, ya que el agua de los pozos está contaminada con arsénico, pero seguiremos buscando la forma de revertir esta situación”, comentó a UNO.

Por otra parte, recordó que el próximo viaje será en julio. “Esta vez hizo mucho calor y pensamos volver para seguir construyendo casas de madera y así erradicar los ranchos”, sostuvo. Si bien van a descansar unos días tras el último periplo, en breve reanudarán la tarea que sostienen con esfuerzo. El contacto para colaborar es a través de Facebook: Propuesta Solidaria.

Comentarios