Pais
Lunes 23 de Noviembre de 2015

Mauricio Macri ganó la Presidencia por 2,9% de ventaja

La diferencia a favor del candidato de Cambiemos fue menor a la ventaja obtenida en Córdoba. Scioli triunfó en 14 provincias pero no hizo diferencia en la propia. El opositor también se quedó con Capital, Santa Fe, Mendoza y Entre Ríos

Carlos Matteoda / De la Redacción de UNO
cmatteoda@uno.com.ar


El triunfo de Mauricio Macri en la segunda vuelta electoral de ayer por 2,9% fue por una diferencia menor a la que habían pronosticado la mayoría de las encuestas. Sin embargo, a diferencia de lo ocurrido el 25 de octubre, podrá decirse esta vez que la amplia mayoría de los consultores acertó respecto de quién ganaba y que, finalmente, no hubo sorpresas en ese sentido. 

La ola amarilla avanzó un poquito más en el territorio nacional a diferencia de la elección de octubre cuando los triunfos del macrismo se centraron en la zona central del país, pero dejó de cubrir la provincia de Buenos Aires (ver infografía en página 4).

En números concretos, la diferencia  anoche entre Macri y Daniel Scioli era de unos 718.000 votos sobre un total de 25,6 millones de votantes aproximadamente. En porcentajes, el reparto indicaba a medianoche 51,44% para la fórmula Macri-Gabriela Michetti contra 48,56% de Scioli y Carlos Zaninni.

Las grandes acumulaciones de votos para construir esa diferencia se registraron en Córdoba, con más de 926.000 votos de ventaja (71,5% a 28,5%); en la ciudad de Buenos Aires con una luz de más de 572.000 (64,8% a 35,2%) ; en Santa Fe con más de 233.000 (55,7% /44,3%); o unos 163.000 votos en Mendoza (57,5% a 42,5%). 

Macri también logró triunfos en San Luis (64,2% a 35,8%), La Rioja (56,5% a 44,5%), La Pampa (50,9% a 49,1%), San Juan y Jujuy.

El resultado en la provincia de Buenos Aires fue finalmente favorable a Scioli, aunque por un margen tan escaso que tuvo sabor a derrota para el candidato oficialista, quien para ganar debió haber hecho allí debió haber hecho la diferencia que no pudo conseguir. El sciolismo ganó por unos 206.000 votos en un distrito en el que sufragaron más de 9,6 millones de personas.

En las restantes 14 provincias se impuso Daniel Scioli pero, se sabe, son distritos menos poblados. Las mayores diferencias porcentuales se dieron en Santiago del Estero (72% a 28%), Formosa (63,8% a 36,2%) y San Juan(59,8% a 40,2%).

Apenas comenzaron a publicarse los datos del escrutinio provisorio Macri logró una diferencia algo superior a ocho puntos porcentuales que Scioli no logró achicar hasta poco antes de las 22, cuando el gobernador bonaerense reconoció la derrota, destacó los logró alcanzados durante los 12 años de gobierno kirchnerista (durante los primeros cuatro fue vicepresidente) y le deseó a Macri que pudiera desarrollar un “cambio superador”.  

Después la diferencia se achicaría para terminar en 4,4% a las diez y media de la noche; se había reducido a 3,7% poco antes de las 23; y terminó en 2,9% a la medianoche. La conclusión es que de haber sumado Scioli 1,45% puntos porcentuales, los porcentajes se hubieran emparejado, pues esos votos no hubieran sido de Macri. Scioli estuvo entonces a menos de un punto y medio de  no perder la elección presidencial.

El fin de la espera

Con el reconocimiento de la derrota por parte del bonaerense concluyeron cuatro horas tediosas para el oficialismo que desde las 18 conocía los resultados y tenía, casi desde ese mismo momento, la certeza de que la tendencia era irreversible.

La jornada electoral se había desarrollada con una inusitada normalidad y con votantes de buen talante, ya que tras los sufrimientos producidos por la confusión y las largas esperas de las primarias del 9 de agosto, y en menor medida de las generales del 25 de octubre; esta vez pudieron votar con rapidez y sin esperas exasperantes. 

Las principales denuncias estuvieron, ayer, apuntadas a dos dirigentes que supuestamente habían roto la veda electoral: Cristina Fernández y Daniel Scioli, aunque tras conocerse el resultado la cuestión pasó rápidamente al archivo aún en los medios periodísticos que la sostuvieron durante toda la jornada.      

Dentro de los datos más destacados se cuentan el de la abstención, ya que se proyecta que la cantidad de electores que no concurrieron a votar será cercana a seis millones de personas. En tanto, el voto en blanco y el voto nulo fueron bajos (1,19% y 1,24% respectivamente); sumadas ambas categorías igualan apenas el voto en blanco del 25 de octubre.

Las razones del triunfo

En un amplio abanico de explicaciones del triunfo de Macri podrán marcarse como los puntos más claros que el jefe de gobierno porteño logró convencer una mayor de los votantes de Sergio Massa y de los otros candidatos que quedaron en el camino luego del 25 de octubre.

Se hablará seguramente del acierto de haber interpretado la demanda de cambio existente en la sociedad, se elogiará el acierto de la campaña publicitaria diseñada por el ecuatoriano Jaime Durán Barba y posiblemente se reconozco el trabajo territorial de algún dirigente local de Cambiemos, aunque por tratarse de un triunfo bastante generalizado  no aparece clara la posibilidad de que algún dirigente se arrogue méritos especiales.

La participación del radicalismo en el gobierno nacional es una de las incógnitas que comenzará a develarse en breve, ya que en una transición de 19 días se espera que el nuevo Presidente comience hoy a definir quienes serán sus principales colaboradores. Macri tiene previsto reunirse mañana con la presidenta Cristina Fernández en el marco de l proceso de transición.
 


En la provincia

En Entre Ríos el triunfo de Macri fue contundente: 53,83% a 46,17% , siete puntos y medio  porcentuales que representaban una diferencia de 64124 sufragios aproximadamente, siempre de acuerdo al escrutinio provisorio.

En el Departamento Paraná la diferencia fue de unos 37.500 votos a favor de Cambiemos; en Diamante, 6.000; en Victoria, 4.500; en  Nogoyá, 2.000; en Gualeguay, 4.800; en Tala, 2.000; en Uruguay, 6.000; en Gualeguaychú, 12.700; en Colón, 6.200; en Federación, 6.800; y  en San Salvador, 1.000.

En Villaguay el resultado fue casi un empate y el Frente Para la Victoria se impuso en Concordia,por unos 12.300 votos; en Feliciano, por 1.800; en Federal, por 3.300; en La Paz, por 5.200; y en Islas del Ibicuy por unos 700 votos.

Del análisis de los primeros números puede concluirse que el resultado provincial no es exclusiva responsabilidad del justicialismo local, ya que la ola nacional cubrió buena parte del territorio y Entre Ríos no fue una excepción.

Tampoco sorprenden, vistos desde el oficialismo, los departamentos  donde se logró salvar la ropa: Concordia, el territorio del gobernador electo Gustavo Bordet ; y también Federal, Feliciano, Islas del Ibicuy , Villaguay  y La Paz, que habían sido los de las mejores elecciones para el FPV en agosto y en octubre. Se cayó de esa lista Uruguay, donde los dirigentes justicialistas recibieron con estupor la noticia de la amplia derrota a manos del macrismo.

Respecto de Concordia, los conocedores de la política doméstica le anotan un punto extra a Bordet si se considera que la familia Cresto no se movilizó demasiado para esta elección, tras el cruce de lanzas interno que significó la participación del intendente electo Enrique Cresto en un encuentro realizado poco después del 25 de octubre en Villaguay con un alto contenido crítico hacia el gobernador Sergio Urribarri y a su sucesor Bordet. 

En Feliciano ratificó su liderazgo la intendenta reelecta Silvia Nené Moreno y en Villaguay se destacó la performance de Adrián Fuertes en apoyo a Scioli, que terminó perdiendo por apenas 75 en el Departamento. 

En Islas existe un mérito especialmente de algunas referencias, como es el caso del intendente de Ceibas y senador electo Daniel Olano. En Federal se percibe todavía el reproche hacia el radicalismo gobernante, que ya se expresó en el triunfo del peronista Gerardo Chapino por la intendencia tras 24 años de preeminencia radical.

También el triunfo de Cambiemos en Paraná permite realizar algunas lecturas. Inicialmente parece echar por tierra la intención de algunos dirigentes peronistas de capitalizar un resultado diferente al del 25 de octubre, para diferenciarse de la derrotada intendenta de Paraná Blanca Osuna.

La abultada derrota del peronismo de Gualeguaychú también dio indicios de la existencia de un ciclo cumplido en los históricas referencias del Frente Para la Victoria, comenzando por el senador nacional Pedro Guastavino e incluyendo a otros dirigentes con responsabilidad institucional.

El rol del gobernador Sergio Urribarri como diputado provincial es otra de las cuestiones que a partir de este resultado genera expectativas en el oficialismo entrerriano; aunque evidentemente el tema que más concentra la atención de Bordet y de sus colaboradores es la relación que se entablará con el presidente electo.

“Respetuosos de la decisión del pueblo”

“La mayoría del pueblo argentino se ha expresado. Es la democracia la que ha hablado a través del voto popular. Por eso felicitamos el triunfo legítimo de Mauricio Macri”, dijo anoche Gustavo Bordet apenas oficializados los resultados del balotaje.

“Por eso, como peronistas que hemos luchado históricamente por la vigencia absoluta de la democracia valoramos la decisión de millones de argentinos”, indicó el gobernador electo de Entre Ríos.

“La democracia es alternancia, es defender con pasión las ideas y los proyectos, es saber ganar y saber perder. Por el bienestar de cada ciudadano, deseamos lo mejor para la gestión que iniciará el 10 de diciembre en la Argentina”, subrayó del gobernador electo.

“Agradecemos enormemente el trabajo militante de miles de compañeros que pusieron el hombro para llevar nuestro mensaje a cada hogar entrerriano. Comenzará seguramente un tiempo de análisis y debate convencidos de nuestro compromiso con el peronismo y con toda la sociedad entrerriana”, afirmó.

El mandatario electo agradeció al candidato del oficialismo  Daniel Scioli “por haber puesto todo para lograr la victoria. El pueblo argentino se ha expresado y debemos ser respetuosos de esta decisión”, concluyó.


Comentarios