Policiales
Miércoles 10 de Junio de 2015

Mataron, quedaron libres por ser chicos y se burlan por Facebook

La madre de Exequiel Godoy, asesinado hace cuatro meses en Paraná, pidió “que alguien pague”. Los acusados, además, los amenazan

Dos hermanos de 12 y 15 años participaron de un hecho violento que terminó con Exequiel Arnaldo Godoy asesinado de un balazo y Eduardo Cejas herido de arma blanca. Las familias de las víctimas reclaman que de alguna manera se haga justicia, ya que los autores de la agresión quedaron libres por ser menores inimputables. Pero encima de soportar el dolor por la pérdida de un ser querido, ahora sufren a diario burlas y amenazas a través de las redes sociales.

El homicidio ocurrió el 30 de enero en el barrio Nueva Ciudad, y para los investigadores el trasfondo fue confuso, ya que se hablaba de la disputa por una vivienda, pero en la cual las víctimas no tenían nada que ver. Sucedió que a Godoy y a Cejas los metieron en un conflicto ajeno, cuando fueron a hacer el aguante a un hombre que los llevó desde el barrio Macarone al lugar donde uno terminó muerto y el otro herido. “Mi hijo era un chico que si alguien le decía ‘tengo problemas’, él iba a defenderlo”, contó Estela Galeano a UNO. Y así fue aquella tarde, cuando Exequiel estaba con Eduardo jugando a la pelota y tomando jugo, pasó Miguel Ángel Castillo y les dijo: “Vamos que hay quilombo en el Nueva Ciudad”.

El problema era que la nuera de Castillo le avisó por mensaje que sus sobrinos querían sacarla de la casa, que era propiedad de su abuelo fallecido. Según relató la mamá de Exequiel, su hijo de 20 años y el primo Eduardo se subieron al vehículo de Castillo, quien iba además con su hijo. Cuando llegaron, comenzaron a pegarse con los dos hermanos de 12 y 15 años (no se los nombra por ser menores). El más chico apuñaló dos veces a Cejas, mientras el otro fue a buscar un arma, con la que disparó a Godoy.

“Cuando salen corriendo los dos, Eduardo no se había dado cuenta que estaba herido, el de 15 años hace varios disparos y uno le da a Exequiel en el corazón. Él cae, Eduardo lo levanta pero Miguel dice que no se suban que le van a ensuciar la camioneta con sangre. El hijo le dice ‘cómo lo vas a dejar así, el Exe está mal’, lo sube igual y los lleva al hospital, donde los deja a los dos y se va. Después vuelven y nos avisan a mí y a la mamá de Eduardo que estaban en el hospital los dos heridos y graves. Horas después me avisan que Exequiel había muerto”, relató Estela.

El personal de la División Homicidios intervino en el hecho y encontró los elementos para aclarar cómo sucedió. El fiscal de la Unidad Fiscal de Niños y Adolescentes, Franco Bongiovanni, no pudo hacer nada más que los procedimientos formales, ya que los acusados son inimputables.

Por eso, Estela dijo: “Que todos sepan que (el menor de 15 años) es un asesino y que la Justicia dice que la muerte de mi hijo va a quedar así, como una muerte más sin ningún culpable y eso es lo que yo no quiero. Él anda en la calle suelto como si nada, cada vez que voy a hablar con el fiscal me voy llorando”. Por eso, pese a que por lo que establece la Ley el menor no va a ir preso, quiere que se adopte alguna medida: “Hay colegios donde lo pueden internar, porque el asesino ya había apuñalado al hij o de un policía antes de matarlo a mi hijo. Y ahora anda suelto, es una burla”. Además, consideró que “el que lo llevó a Exequiel se fue del barrio, también lo podría pagar él”.

Encima del dramatismo en la familia por el crimen de Exequiel, la novia del joven asesinado estaba embarazada y hace 18 días nació la beba, quien nunca conocerá a su padre.

En este contexto, Marcela, la madre de Eduardo, dijo que el mayor de los acusados “amenazó a las hermanas de Exequiel y a los amigos por Facebook”, y explicó que “pone que él va ganando, que las flores se las fuma y a Exequiel se la llevan al cementerio y ‘acá estoy yo para los que quieran balazos’”. 

Una situación que genera no solo más dolor e indignación en la familia, sino también temor por lo que pueda suceder.


Comentarios