Pais
Martes 27 de Diciembre de 2016

Más de 300 evacuados esperan que baje el agua para volver a sus casas

En el norte de la provincia de Buenos Aires y las provincias de Córdoba, Santa Fe y Entre Ríos las aguas comenzaron a descender.

Las aguas comenzaron a bajar en las últimas horas en el norte de la provincia de Buenos Aires, y las provincias de Córdoba, Santa Fe y Entre Ríos y se inició el lento retorno a los hogares para lo cual voluntarios colaboran con la limpieza de viviendas en tanto quedan más de 300 personas evacuadas en distintas localidades, informaron fuentes oficiales.
En Arrecifes hay 220 evacuados y la situación es estable, mientras que en Pergamino quedan 110 evacuados alojados en cuatro centros y la policía provincial, el municipio y el Ejército coordinan para la asistencia de alimentos y colchones a los afectados, informó la secretaría de Protección Civil y Abordaje Integral de Emergencias y Catástrofes.
"El nivel del agua llegó ayer (por el lunes) a las 18 a su pico máximo, y ya se nota que está bajando", apuntó Ricardo Bari, subsecretario de Defensa Civil de Pergamino, una de las zonas más afectadas por el temporal. El funcionario precisó que "se necesitarán entre 35 y 40 horas más para que el agua se escurra definitivamente".
Bari señaló que "aún quedan unos 110 evacuados" y destacó que la gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal, recorrió el lunes Pergamino para solidarizarse con los damnificados, a quienes les ofreció ayuda.
Otra de las ciudades más castigadas fue Arrecifes donde más de 200 personas continuaban este martes evacuadas, a raíz de las intensas lluvias caídas y la crecida del río que da nombre al partido.
Según precisaron desde el destacamento de Bomberos, "hay todavía 214 evacuados alojados en las escuelas número 5, 16, 1 y un club deportivo".
"Afortunadamente hay nubosidad pero ya no llueve, y el río si bien está en crecida, lo hace de manera lenta", aseguró la fuente.
En tanto, en San Nicolás aún permanecen 90 evacuados tras las intensas lluvias caídas el domingo último, aunque autoridades de Desarrollo Social local afirmaron que la situación "mejoró" porque dejó de llover y está bajando el agua.
El director de Defensa Civil de Santa Fe, Marcos Escajadillo, aseguró que los más de 200 evacuados que abandonaron sus viviendas por las inundaciones registradas en esa provincia regresaron a sus hogares, al informar que se evalúan los daños que dejó el temporal de lluvias y vientos.
"Hubo un dispositivo para la atención alimentaria, de salud y asistencia con ropa, colchones, chapas y otros elementos", relató al anunciar el inicio de las tareas de relevamiento para evaluar daños en los campos anegados.
En el pueblo santafesino de Ester, hay 17 menores y 6 mayores evacuados, mientras que en la localidad de Eustolia, el agua ingresó en toda la comuna al igual que la zona sur del gran Rosario, aunque en ambos casos "los pobladores se negaron a ser evacuados", explicó la secretaría.
Las localidades cordobesas que sufrieron complicaciones con el fuerte temporal registrado el último fin de semana tuvieron un alivio este martes, con la mejora de las condiciones climáticas, por lo que personal de los distintos municipios como los vecinos, continuaban esta tarde con los trabajos para restablecer la normalidad.
La mayor caída de lluvia tuvo lugar en el sur provincial donde unas cien familias fueron evacuadas en la localidad de Jovita (cayeron 175 milímetros), además de registrarse daños edilicios en cinco comercios, aunque en las últimas horas todos los damnificados comenzaron a retornar a sus hogares ante la baja del nivel del agua.
Aún permanecían evacuadas 20 familias en Jovita y se mantenía cortada la ruta provincial 10 a la altura de esa localidad, como así también la ruta provincial 27 a la altura de Huinca Renancó, Serranos y Jovita.
En la localidad de La Cumbre, hubo caída de numerosos árboles, postes de luz y voladuras de techos, con personas evacuadas. Desde el gobierno cordobés destacaron que las localidades ya han sido asistidas con unidades de primera necesidad, tales como colchones, chapas, agua y elementos de higiene; mientras las asistentes sociales de Desarrollo Social continuarán trabajando para detectar otras necesidades y poder darles respuesta.

Télam

Comentarios