Ovacion
Jueves 25 de Junio de 2015

Martino y los "once de memoria"

El entrenador del seleccionado argentino, Gerardo Martino, parece emular a uno de sus antecesores en el cargo, Alfio Basile, a la hora del armado del equipo, y aunque no enarbole la frase de cabecera del "Coco" sobre "los once de memoria", él también tiene una base titular a la que ya le puso su sello para el devenir del representativo nacional en esta Copa América y las eliminatorias mundialistas por venir.
La identificación se hace por observación y conocimiento del pensamiento del "Tata" más que por lo expuesto en cancha, porque de hecho los titulares del juego de mañana ante Colombia solamente jugaron juntos una vez y fue en el segundo partido del grupo B frente a Uruguay.
Ante Bolivia, en el amistoso con goleada 5 a 0 de San Juan, faltaban los finalistas de la Champions League Lionel Messi y Javier Mascherano, así como los lesionados Lucas Biglia y Pablo Zabaleta. Estos dos últimos volvieron a estar ausentes en el debut copero frente a Paraguay.
Recién en la victoria por 1 a 0 sobre los uruguayos en La Serena estuvieron los "once del Tata", algo que no se repitió en el tercer juego en esta soleada Viña del Mar ante Jamaica, tanto porque Sergio Aguero estaba lesionado en el hombro izquierdo como porque Nicolás Otamendi tenía una tarjeta amarilla que podía hacer peligrar su participación en el partido de mañana frente a Colombia.
El equipo lo fue pergeñando Martino durante las experiencias amistosas previas de las giras por China, Inglaterra y los Estados Unidos, dándole dos retoques sustanciales a la base que venía del subcampeonato del mundo con Alejandro Sabella: los ingresos de Otamendi por Demichelis y Javier Pastore por Enzo Pérez.
Con esas modificaciones el entrenador rosarino le dio su impronta futbolística al equipo, ya que cambió a un Pérez "que ahora está jugando de doble cinco en Valencia", según su propia percepción sobre el ex Estudiantes de La Plata, por un Pastore "que es el conductor futbolístico del París Saint Germain".
La otra variante invirtió los roles, ya que entró Otamendi, "porque hoy es uno de los mejores cinco zagueros centrales del mundo", y se fueron al banco los 34 años del hombre del Manchester City.
Ese fue el aspecto nominal de los retoques efectuados por Martino. El resto, la presión alta; Lionel Messi y Angel Di María arrancando como extremos; las subidas constantes de los laterales y la libertad de movimientos de "los cuatro de arriba", como gusta incluirse a Pastore, son los ingredientes táctico-técnicos que hacen a la elaboración de un plato que el ex técnico de Barcelona eligió comerlo frío, porque el aderezo principal del mismo, la posesión, no se puede digerir de otra manera.
Fuente: Télam

Comentarios