Ovacion
Lunes 23 de Febrero de 2015

Marró en el arco de enfrente y lo padeció

Patronato perdió 1-0 ante Douglas Haig de Pergamino. Desperdició las situaciones de riesgo que generó. El Fogonero fue contundente y facturó en un contragolpe.   

Matías Larraule / Ovación

 


Había mucha ansiedad en el hincha. Quería ver a su equipo por primera vez en el 2015. El sabor amargo por la enorme frustración tras no haber alcanzado una de las 10 plazas a Primera División A que el generoso último semestre del 2014 ofreció quedó en el baúl de los recuerdos más dolorosos. Era momento de dar vuelta la página, proyectar el futuro pero pensar en el presente.


En el estreno en la temporada 2015, el Patronato de Iván Delfino mostró aspectos interesantes. Dejó en evidencias una líneas de juego. Mereció quedarse con la victoria. Sin embargo padeció la falta de precisión en el toque final. Por eso se tuvo que conformar con sumar un punto. No era mal negocio.


El Rojinegro tenía anoche la necesidad de abrazarse con la victoria para darle mayor valor al poroto que había rescatado en el barrio de Floresta. Sin embargo volvió a cometer los mismos errores. Falló en la resolución de las ofensivas. Esta vez ni siquiera pudo sumar.


El Santo generó claras situaciones de riesgo durante la primera etapa. Desperdició un penal en los pies de Diego Jara, el artillero que volvió a calzarse la pilcha del Patrón en el Grella después de más de 25 meses. No le acertó al arco, y cuando remató a los tres palos encontró la seguridad de Perafán.


Enfrente, el rival mostró orden, disciplina táctica y tranquilidad. Ocupó bien los espacios vacíos. Lastimó con un contragolpe promediando la primera etapa. Le arrebató los tres puntos al anfitrión.


No fue el mejor regreso a casa. Patronato perdió anoche 1 a 0 ante Douglas Haig de Pergamino en uno de los encuentros correspondiente a la segunda fecha del Torneo de la Primera B Nacional 2015. El fin de semana, el Santo viajará a Jujuy, donde visitará a Gimnasia y Esgrima.


Primer acto. Los dos equipos apostaron a las dos líneas de cuatro. Patronato tuvo dinámica en sus mediocampistas externos y mucha movilidad y solidaridad en sus puntas, que rotaron por todo el frente de ataque. Douglas, por su parte, también intentó romper por los extremos con las proyecciones de Carrera y de Moreno, capitalizando los espacios que brindaban los carrileros del Santo para quedar mano a mano con los marcadores de punta. Además contó con una referencia de área (Juan Martín), encargado de adelantar a los centrales entrerrianos.


El Rojinegro tuvo la tenencia de balón. Le costó meter la bocha en territorio enemigo. Intentó con jugadas de pelotas paradas. A los 16 Orfano envió un centro que no pudieron conectar, ni Quintana ni Andrada, luego de superar la marca. El Negro ganó a los 20’ en área rival, pero su remate fue bloqueado por la mano de Gioda. Claro penal que Suárez sancionó. Bértoli cruzó todo el campo de juego para asumir la responsabilidad, pero Jara tomó el balón. Enfrente, Perafán se movía de un lugar a otro, tratando de desconcentrar a la Joya. El concordiense perdió el duelo con el uno, al enviar la bocha a un costado del parante izquierdo.


Jara tuvo su revancha a los 24’ Ingresó entre los centrales bonaerenses y bajó con su pecho un preciso centro de Orfano. Su remate cruzado fue otra vez fuera del campo de juego.


Douglas se abocaba a defender y a esperar el momento indicado para lastimar. Lo hizo a la media hora de juego tomando mal parado al anfitrión. Carrera observó un hueco sobre el sector izquierdo de la defensa. Por ahí ingresó Martín, quien sacó un latigazo cruzado que superó la resistencia de Bértoli.


En desventaja, Patrón no fue el mismo, pero siguió intentando. Acosta rotaba por todo el frente de ataque, Garrido y Orfano mostraban el camino por derecha y Jara chocaba con los centrales del Fogonero. La Joya tuvo su tercera oportunidad, pero entre Perafán y el parante le negaron, otra vez, el grito. El uno volvió a aparecer en escena a los 44’ al desviarle un cabezazo a Orfano, tras centro de Garrido.


Cierre. Douglas adelantó líneas en el inicio del complemento con la premisa de defender la mínima diferencia cerca del campo enemigo. No tuvo profundidad, por eso le dio vida a Patronato que reaccionó a los 54’ con un remate de larga distancia de Acosta.


Delfino buscó variantes desde el banco y modificó el dibujo táctico con el ingreso de Matías Quiroga por Garrido. Pasó a atacar con tres puntas, pero la sumatoria de hombres con vocación ofensiva no le dio sus réditos. Es que la presencia del Flaco Quiroga lo tentó, en demasía, al centro al área. Esto fueron bien resueltos por los centrales de Douglas, quienes terminaron con chichones de tanto despejar.


Patronato buscó con ímpetu y vergüenza deportiva. Geminiani había abandonado prácticamente su función defensiva, sumándose al circuito ofensivo, pero con escasas ideas para romper el cerrojo defensivo.


El Fogonero encontró en las espaldas de los laterales paranaenses el espacio para lastimar. Tuvo situaciones para liquidar el pleito, pero cometió los mismos errores que el anfitrión en la resolución.


Patronato fue de menor a mayor. Mostró su nuevo ADN futbolístico durante la primera etapa. Padeció la falta de precisión. Goles que desperdició, lo sufrió en el arco propio.

 

 


Las claves

 

Imprecisión. Patronato pudo retirarse en ganancia en el primer tiempo, pero falló en el toque final y chocó con la seguridad de Perafán.

 

Astucia. Douglas Haig juntó sus líneas y se abocó a capitalizar los espacios vacíos que brindó el local. Obtuvo rédito cuando Martín ejecutó a Bértoli.

 

Sin variantes. Patronato apostó en demasía al centro al área buscando a Quiroga. Fueron despejados por los centrales de Douglas.

 

 

Comentarios