Ovacion
Miércoles 29 de Abril de 2015

Mansilla se lo quiere comer al gran Maderna

Se presenta el 22 de mayo en Buenos Aires ante el monarca argentino Súper Mediano. Televisa la TV Pública.

Andrés Martino / amartino@uno.com.ar

No pudo obtener el cetro Sudamericano ante Rubén Siru Acosta, pero rápidamente, en el camino profesional, apareció otra buena oportunidad para Wenceslao Peligro Mansilla.

El entrerriano orientado por Roque Romero Gastaldo se presentará el 22 de mayo en Buenos Aires (contienda televisada por la TV Pública para todo el territorio nacional) y allí se las verá con Ezequiel Maderna, el monarca argentino Súper Mediano, quien expondrá su corona ante el púgil paranaense.

Mansilla viene de ganar en Ciclista donde se impuso a Sergio Córdoba por puntos en un fallo unánime y está con el ánimo por las nubes de cara a esta posibilidad.

Está metido y esta vez no la quiere dejar pasar.

Ayer, Peligro, con un récord en el campo rentado de 11 triunfos (cuatro por la vía rápida), una derrota y un empate, habló con Ovación y palpitó el  duelo con Maderna.

“Peleo contra el cuco de la categoría. Es el rival más difícil que me podía tocar. Yo siempre tuve la ilusión en que alguna vez podía pelear con él, pero sabía que tenía que ganarle a todos. También está Nicolás Lobos ahí metido y un mendocino que anda muy bien. Con ellos somos los que secundamos a Maderna. Después se dio la pelea con Acosta que es un veterano y que tiene sus palmares, pero yo pensaba ir escalonando de a poco para ir a esta pelea”.

Masticó bronca por la derrota ante Siru Acosta en La Feliz, se fue de vacaciones a poner la cabeza en blanco, volvió a pelear ante su gente y ganó en Calle Santiago del Estero. Ahora por delante tiene este gran objetivo y no lo quiere dejar escapar. “Estamos muy contentos y sabemos que es un poco de suerte que en cuatro o cinco meses se nos den dos peleas por títulos tan importantes como fue el Sudamericano y ahora el Argentino. No sólo en Argentina, sino a nivel mundial son títulos muy reconocidos”.

Peligro disfrutó del triunfo ante Córdoba en Ciclista, pero rápidamente se puso manos a la obra pensando en el 22.

“Me vino muy bien esta pelea, en el momento justo. Hace una semana terminé de pelear en Ciclista a 8 round y el martes me avisaron. No perdí el tiempo y empecé a entrenar ese mismo día con la idea de ganar. Son 10 asaltos y sabemos que llegamos bien, pero queremos llegar mejor para poder pelear los 10 de manera competitiva”.

La ansiedad habrá que bajarla y el paranaense a eso lo sabe. “La idea es que no me gane la ansiedad aunque Maderna es un boxeador totalmente diferente a Acosta. No creo que se me escape ni me abrace. Generalmente me pasa eso con casi todos los rivales. Me pasó con Córdoba, Peralta y Flores. No se cruzan, me abrazan o se escapan. El único que me vino a pelear de igual a igual fue López. El dijo que me iba a noquear en el tercero. Lo hizo de igual a igual y terminé ganando yo en una pelea en la que nunca me abrazó. Eso fue bueno para mí porque lo mandé varias veces a la lona. Maderna tiene palmares y le sobran los pergaminos para plantarse a pelearme o hacer lo que se le de la gana. Yo no soy un boxeador fácil de ganar y no entrego la derrota fácilmente. El estuvo en los Juegos Olímpicos, estuvo en el exterior, le ganó dos veces a Rubén Acosta. Se que no me va a tener miedo y me va a respetar. Para mí eso es mejor. Me puede ganar porque es mejor que yo, pero no creo que especule. En ese sentido podemos sacar provecho. No creo que la pelea llegue a los 10 round de ambos lados. Obligadamente se va a tener que plantar. Es un boxeador que pega muy fuerte, tiene 22 ganadas y 14 nocaut. Algunos de los dos hará valer su pegada”.

Wenceslao ya se imagina el 23, el día posterior al combate: “Ojalá que sea con el cinturón en la mano. La verdad que fue una desilusión muy grande perder con Acosta. Me embarqué dos días antes para Mar del Plata con toda la ilusión encima porque sabía que había mucha gente que quería el cinto. Lamentablemente no se dio, pero estoy contento con el apoyo de la gente de Paraná, mi familia, mi novia y mis amigos. Todos se portaron muy bien y me siguieron alentando igual. Todo el mundo del boxeo paranaense me apoya y yo soy un agradecido”.

 

Comentarios