Pais
Miércoles 15 de Julio de 2015

Mangeri fue condenado a prisión perpetua por el crimen de Ángeles Rawson

Fue sentenciado por el Tribunal Oral en lo Criminal 9 de la Capital Federal en el juicio que se le siguió por el crimen de la chica de 16 años que hace dos años fue asesinada y arrojada a la basura en el barrio porteño de Palermo.

Tras cinco meses de juicio, el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 9 de Capital Federal consideró a Jorge Néstor Mangeri (47) culpable y autor de “femicidio en concurso ideal con abuso sexual en concurso ideal con homicidio criminis causa", según el veredicto leído en el Palacio de Tribunales.

Tras cinco meses de debate oral, hoy los jueces del TOF 9 dictaron hoy sentencia al único acusado por el crimen de la adolescente Ángeles Raswson. La fiscalía y la querella habían pedido prisión perpetua para el portero, y la defensa su abolución. Las pruebas que comprometieron al acusado.
Ángeles "Mumi" Rawson, de 16 años, desapareció el 10 de junio de 2013 cuando volvía a su departamento de Palermo. Al día siguiente su cadáver fue hallado en la planta de la CEAMSE de la localidad bonaerense de José León Suárez. Una junta médica determinó que la chica fue golpeada, sofocada y estrangulada por su asesino y que tenía lesiones paragenitales compatibles con un ataque sexual.
Sostuvo su inocencia

“No tuve, ni tengo nada que ver con la muerte de Mumi” dijo Mangeri  y pidió “se haga justicia”, al hacer uso de las últimas palabras.  Antes, su abogado realizó una breve exposición en la que pidió a los jueces que tuvieran en cuenta la prueba producida durante el debate oral y dejaran de lado los prejuicios que existen sobre su cliente.

Además, Tenca insistió con las fallas periciales que a su entender existieron durante la investigación, particularmente con la supuesta contaminación de la prueba de ADN de las muestras obtenidas debajo de las uñas de la víctima.

“La prueba de ADN fue totalmente irregular”, dijo Tenca, quien aseguró que Mangeri siempre estuvo dispuesto a todo los requerimientos de la Justicia porque “no tiene nada que ocultar”. En este mismo sentido, cuestionó la actuación de la Fiscalía y señaló como “impropias” las fotografías tomadas a su defendido en las que, para retratar las heridas que él mismo había denunciado como apremios ilegales, se lo mostró desnudo.

La madre de Ángeles, Jimena Arduiz, y su padre, Franklin Rawson, escucharon todo a escasos metros.

Alegatos
Durante los alegatos, la querella en manos del abogado Pablo Lanusse y la fiscalía a cargo de Fernando Fiszer y Sandro Abraldes, coincidieron en el pedido de prisión perpetua para Mangeri. Adrian Tenca, abogado del portero, pidió la nulidad de los alegatos y de los pedidos de pena y, en consecuencia, la absolución de Mangeri.

Sin embargo, tanto desde la querella como la defensa guardan recelo para hablar en estos últimos momentos del juicio a la espera de la definición. Es que se plantea una jornada que “será especialmente de acompañamiento a la familia” y por eso la reticencia para hacer declaraciones públicas.

“Mangeri ha afectado valores centrales de la vida en comunidad y debe pagarlo con su libertad", sostuvo el fiscal Abraldes durante los alegatos, mientras que su par, Fiszer afirmó que está “acreditado la materialidad del hecho y la autoría" del portero. "El delito de femicidio quedó claramente probado", dijo Lanusse en su alegato; "La pena que pedimos es la adecuada". Tanto la querella como la fiscalía realizaron una "construcción de carácter artificial sobre una hipótesis de  cómo sucedieron los hechos", respondió Tenca

Las marcas
"Debajo de las uñas de tres de los dedos de Ángeles quedaron rastros genéticos de Mangeri", fue la frase del fiscal Fiszer para destacar la principal prueba que hay en el expediente. Según una estadística propia de análisis de las muestras, éstas dan 1690 billones en uno, es decir, que para el fiscal o fue Mangeri "o algún ser de otro planeta pasó por el lugar y atacó a Ángeles Rawson”.

Lanusse también valoró esa muestra: "Ángeles marcó con su dedo índice que el agresor que está debajo de su uña es de Mangeri" porque "resistió el ataque, no se entregó al ataque sexista y machista de Mangeri". Pero para Tenca todo esto es nulo ya que se trata de "una prueba que ha teñido esta causa" porque "todo lo que tuvo que ver con el ADN, se realizó de modo irregular" y "no hubo ningún certificado de la cadena de custodia hasta que la defensa lo pidió".

Ni un minuto afuera
"Entró mi prima con la cara desencajada y dijo que habían encontrado un cuerpo. Me di cuenta de que era Ángeles porque mi hijo pegó un grito... y caí al piso", contó en medio del llanto a los jueces del tribunal, Jimena Aduriz, mamá de Ángeles. Después, no dejo de escuchar ni un sólo minuto lo que pasaba en la audiencia, incluso cuando desalojaban la sala para mostrar fotos a peritos y testigos, fotos de su propia hija, no salió, se quedo. Escuchó todo, vio todo, sintió y sufrió a la par de los familiares de Ángeles y de su padre Franklin Rawson.

La familia de Mangeri intercaló la presencia en la sala aunque en ocasiones miraban desde un televisor ubicado en el hall del sexto piso. Casi como una costumbre, cada vez que terminaba la audiencia, se juntaban en la puerta del ascensor del sexto piso a un costado de la puerta por donde pasaría el portero. Cuando lo bajaban, esposado, lo alentaban y aplaudían.

Fuente: Telam e Infojus

Comentarios