Policiales
Miércoles 18 de Mayo de 2016

Mamá de Gisela López: “No quiero que metan preso a cualquiera”

Gabriela habló en tono severo apelando a profundizar la investigación por el crimen de su hija. Durante la marcha de ayer, la comunidad fijó posición en torno del reclamo de justicia.

Desesperación. Ese sentimiento sienten hoy los vecinos de Santa Elena por la falta de avances concretos en la investigación del asesinato de Gisela López, ocurrido hace una semana. 

La esperanza de la comunidad se pierde día a día, ya que el lunes la única persona que estaba detenida vinculada a la desaparición de la joven de 19 años quedó en libertad. 

Ayer, los vecinos se movilizaron para reclamar justicia. La marcha estuvo encabezada por Gabriela Monzon, la mamá de la víctima, quien estuvo acompañada de su familia, vecinos y amigos de Gisela. La caminata comenzó en  la escuela Secundaria de Jóvenes y Adultos (ESJA) Nº 5, a la que concurría Gisela y frenó en la comisaría, donde fueron recibidos por el titular de la dependencia, Pablo Noriega, que escuchó las quejas de los vecinos. La mayoría quiere que el encargado de la investigación, el fiscal Santiago Alfieri, informe el estado de la causa.  

En diálogo con Canal 2 de Santa Elena, Gabriela afirmó: “Nunca esperábamos que aparezca muerta Gisela”, y agregó: “Yo le comentaba al fiscal (por Alfieri) que es raro que los perros se equivoquen y también las personas”. La apreciación de la mamá de Gisela no es aventurada, porque muchas personas pasaron por el lugar: policías con perros, drones, familiares y vecinos. Sin embargo durante 17 días nadie observó el cadáver, que un chico de 14 años vio cuando se cumplían 18 días de búsqueda.     

“Pido justicia y que pague quien realmente tiene que pagar; que no metan a cualquiera preso, me parece que tenemos que pararnos como pueblo. Hoy me toca a mí, pero mañana le puede pasar a cualquiera”, indicó la mujer cuando le consultaron sobre la libertad de Gustavo Centurión.  

Con la voz quebrada, Gabriela dijo que le daba tristeza no ver a los integrantes de la escuela a la que concurría su hija en la marcha. “Yo a la escuela hoy no la veo juntarse. Tenemos que unirnos. La escuela tenía que estar apoyando. Yo la mandé a la escuela para que aprenda algo y no volvió con vida”, señaló la mujer, que informó que gracias al fiscal hoy están  recibiendo apoyo psicológico.  

Por su parte, Guillermo Vega, secretario municipal explicó a Canal 2: “Estamos con tanta incertidumbre con lo ocurrido. Cada día que pasa se diluye más la posibilidad de castigar al autor de un hecho aberrante como este”. Después del crimen, la Municipalidad dispuso que el colectivo urbano extienda el horario por los chicos que viven lejos de la escuelas. 
 

Comentarios