Policiales
Viernes 15 de Abril de 2016

Maltrato fatal: la condenaron por matar a su hermano menor

María Benítez acordó seis años de encierro por la muerte de Nicolás Godoy en la localidad de Alcaraz

Una mujer aceptó la pena de seis años de prisión por haber causado la muerte de su hermanito cuando lo sacudió al retarlo. La historia que conmocionó a la localidad de Alcaraz, Departamento La Paz, hace casi seis años, tuvo ayer un final en la Justicia. María Luciana Benítez maltrataba a los chicos, tanto a sus hijos como a Nicolás Godoy, su medio hermano de 3 años. Pero también tenía graves problemas de agresividad con cualquiera, según declararon sus familiares y vecinos. Una mañana que el niño se perdió en el monte frente a la casa, lo fue a buscar y en una reprimenda lo mató. También había sido acusada su pareja, Avelino Lescano, por encubrirla al ocultar el cuerpo en un tajamar, pero fue absuelto.

Nico se levantó aquel 5 de junio de 2010 a las 8, y luego se puso a jugar con un gato junto a otro niño de su misma edad (hijo de María Benítez), en las inmediaciones de la vivienda. Alrededor de las 10 la familia notó que ambos faltaban y su hermana salió a buscarlos al monte. Benítez regresó a los 20 minutos con su hijo, y luego entró otra vez al campo, y volvió unas dos horas después, pero dijo que no sabía dónde estaba Nicolás.

La búsqueda del niño duró tres días, hasta que los perros rastreadores encontraron el cuerpo en una laguna a unos tres kilómetros de la casa. Se determinó que nunca pudo haber llegado tan lejos solo, y que la muerte se produjo de manera violenta. En horas de la noche del mismo día, cuando la búsqueda había cesado, llegó al lugar Lescano, y tras mantener un breve diálogo con su pareja, se puso unas botas, ingresó en el monte y regresó unas horas más tarde.

En principio, se concluyó que Benítez había salido a buscar a los niños, y que al retarlos tomó del cuello a Nicolás hasta causarle la muerte. Luego, acordó con su pareja que el hombre ocultara el cuerpo más lejos, para que no pudiera ser encontrado, lo que Lescano cumplió al arrojarlo en el tajamar.

Por esto habían procesado a la mujer por el delito de Homicidio simple con dolo eventual. Es decir que no tuvo la intención inicial de matar al hermanito, pero sabía que con su fuerza superior su accionar podía terminar en lo peor. En tanto que al hombre lo acusaban de Encubrimiento real calificado por la gravedad del delito.

Luego del diálogo entre la fiscal Matilde Federik y la defensa oficial de Benítez y Lescano, llegaron a un acuerdo de juicio abreviado. A la mujer la acusaron por el delito de Homicidio preterintencional, por haber agredido a su hermanito con intenciones de agredirlo en el reto, pero que en ese accionar le causó la muerte. A su vez, se valoró que la autopsia determinó que la víctima no tenía roto el hueso tiroide, que en caso de un ahorque se hubiera quebrado. A su vez, tenía una infección de laringitis viral, lo que  también podría haber desencadenado el fatal desenlace.

Sin embargo, la pena acordada es la máxima para el delito que la mujer admitió haber cometido, debido a la gravedad del hecho, la edad de la víctima y el vínculo entre ambos. La sanción será de carácter domiciliario, ya que la mujer tiene una beba de 7 meses.

En tanto que el hombre terminó absuelto porque el Código Penal exime de responsabilidad del delito de Encubrimiento a los que hubieren actuado “en favor del cónyuge, de un pariente o de un amigo íntimo o persona a la que se debiese especial gratitud”.

El tribunal analizará el acuerdo arribado entre las partes, y la semana próxima dictará la sentencia en la que decidirá si lo homologa o rechaza.

Comentarios