Ovacion
Viernes 18 de Marzo de 2016

“Luché mucho para estar junto a mi familia”

Diego Buschiazzo fue baleado el 7 de diciembre en Paraná. Hoy hace rehabilitación en el Caice, donde se recupera.  

Lautaro López / Ovación
llopez@uno.com.ar


Un presente inesperado, luchando paso a paso para salir adelante. En cuatro meses tuvo una evolución muy importante, con mucha fuerza   y voluntad. Dio vuelta la página y hoy se encuentra en rehabilitación, disfrutando de sus evoluciones y de su hermosa familia. Diego Buschiazzo, jugador de Instituto de la Liga Paranaense, fue baleado el 7 de diciembre de 2015, en calle Soler y Vucetich de la capital entrerriana. “Hoy disfruto de las pequeñas cosas, de mi hermoso hijo y de la familia. Después de lo que sucedió, la mirada es diferente”, expresó Diego.

Hoy se encuentra en el Centro de Atención Integral y Cuidados Especiales, trabajando día a día para recuperarse y poder lo más pronto volver a su casa. Diego se encuentra de lunes a viernes haciendo trabajo de rehabilitación y de viernes a domingo va a su casa para disfrutar de su hijo y su mujer.

El jugador de Instituto charló con Ovación y recordó el trágico momento que le tocó vivir: “Recuerdo cuando me pegaron el tiro y me trasladaron en la ambulancia, hasta llegar a la guardia. Después entré a Terapia Intensiva y de ahí no me acuerdo más. En cuanto a la recuperación, cuesta y mucho, pero soy  un agradecido a todas las personas que se preocuparon por mí”. 

La realidad es diferente, volvió a nacer, contando en primera persona lo que sucedió: “Hoy tengo otra mirada, viví algo que jamás pensé que me iba a pasar. Doy las gracias a Dios de poder estar vivo y contar lo que ocurrió aquella tarde. Stéfano es el motor y motivo para seguir, al igual que toda mi familia. Disfruto de las pequeñas cosas, como tomar mates con mis viejos.” Comentó Buschiazzo.

El delantero de la Gloria comparó lo ocurrido con el fútbol, el deporte que practicó toda su vida: “Es como ganar una Copa del Mundo, luché y di todo de mí para estar acá.  Fueron meses duros, donde no sabía nada, muy shockeado. Cuando desperté no reconocía a mi familia, no entendía nada. Enojado con todos, hoy me cuentan y era irreconocible. Pero estoy de pie para seguir caminando en esta vida”.

Pensando en lo que se viene y cuáles son las metas a corto plazo, Diego Buschiazzo expresó: “Quiero irme a mi casa y hacer hospital de día, esa es mi próxima meta y por lo que voy. Seguir disfrutando de mi hijo, bien de cerca y estar acompañando a mi mujer en cada paso. No quiero vivir acelerado, como antes, sino disfrutar de los regalos de la vida”.

Por otro lado, no se olvidó de la inseguridad con la que se vive y dejó un mensaje para los paranaenses: “A veces nos vemos muy lejos de que esto suceda, pero hoy en día a cualquiera nos puede pasar. La inseguridad se nota a diario. Gracias a Dios entendí lo que me pasó y lo puedo expresar. La seguridad no cambió para nada.” 

No se olvida de la redonda 
* Habló del encuentro entre Patronato e Independiente. Diego Buschiazzo con pasado en la institución Rojinegra dio un pronóstico del encuentro de mañana en Avellaneda. El delantero de Instituto es fanático del Rojo y su resultado fue 2 a 1 a favor del conjunto de Pellegrino. “Patronato viene haciendo un buen torneo, no soy de ir a la cancha, pero vi el ascenso y durante la recuperación me enteré de los resultados. Les deseo lo mejor, pero Independiente va a ganar el sábado”, expresó Diego.
* Repasó la final disputada ante Banfield. Diego fue titular en la final entre Instituto y el Taladro por el Torneo Clausura 2015, donde la Gloria logró el bicampeonato y el ascenso a Primera de la Liga Paranaense. Fue uno a uno en La Floresta y la tanda de penales quedó para el conjunto de Villa Uranga. “Viví cosas hermosas con la institución y disfruté de salir campeón. Esa tarde me hicieron el penal, el del empate, y luego en la serie erré mi penal. Pero dimos la vuelta”. comentó Buschazzio.

Lo que pasó aquella tarde



Diego Buschiazzo fue a comprar leña, cuando de repente se desató una balacera en calle Soler y Vucetich, de Paraná. Cuando una bala perdida terminó impactando en su cuello.  Fue una tarde de locura, su familia se enteró a los minutos de ocurrido el hecho. Su pareja estaba embarazada y esperaba los primeros días de enero para dar a luz a Stéfano. 
Fueron momentos muy tensos en el barrio Villa Sarmiento, donde sucedió lo inesperado. 

El 9 de diciembre el padre de Diego habló con UNO y expresaba lo que había sucedido: “Él fue a comprar leña porque estaba de asado con los compañeros y la ligó de rebote, así de simple, esa fue la historia. Incluso yo fui con él a comprar el asado al supermercado, a la vuelta cuando venimos le digo ‘bajame acá y andá vos a comprar la leña, y ahí en ese interín yo desde su casa escucho la terrible balacera, pero lo que menos me imaginé… Ahí cae un pibe avisándome y claro… me mató… la misma gente me decía que la había ligado de rebote, me contaron que se asomó.”

Fueron varios días de lucha, donde mucha gente ayudó a Diego con oraciones y acompañando a la familia de cerca en el hospital San Martín, donde estuvo internado. Sus compañeros de Instituto estuvieron desde el primer momento y nunca bajaron los brazos para darle fuerzas.

Comentarios