La Provincia
Viernes 14 de Agosto de 2015

Lozano: “Los pobres sufren el retraso de obras públicas”

Monseñor Jorge Lozano, obispo de Gualeguaychú, reclamó políticas de Estado para aliviar la situación de la comunidad.

Monseñor Jorge Lozano incrementó su frontalidad con respecto a los mayores problemas de la sociedad argentina en los últimos tiempos. Como presidente de la Comisión Episcopal de la Pastoral Social de la Iglesia y obispo de Gualeguaychú, criticó a quienes tienen “dinero manchado con sangre”, a “cierta ineptitud para hacer frente al delito” y “cierta connivencia” del poder. Incluso llegó a cuestionar dichos de Sergio Berni por “sembrar un manto de sospecha sobre aquellos con una nacionalidad determinada”. 

En una charla abierta en la Universidad de San Isidro, el sacerdote volvió nuevamente a criticar a “las estructuras de pecado” que permiten la existencia de la corrupción institucional, la trata de personas y el narcotráfico. “No solo se roban el dinero, sino también la esperanza de la gente”, aseveró, en una suerte de “ausencia cómplice” de sectores del Estado. Y de cara a las inundaciones en la provincia de Buenos Aires y Santa Fe, lanzó un concepto claro y preocupante: “Los más pobres son los primeros en sufrir el retraso de las obras públicas”, dijo.

Lozano afirmó: “Cuando hablamos de corrupción en un sentido estructural, hablamos de estructuras de la sociedad preparadas para favorecer actos de corrupción. Por eso las mencionamos como ‘estructuras de pecado’. Y cuando nos planteamos cómo trabajar en la sociedad, lo que queremos es promover el cambio en las estructuras, no recoger las consecuencias de las situaciones de pobreza. Si tenemos problemas en el techo, ante una lluvia fuerte y si hay goteras, colocamos un balde. Pero en algún momento tenemos que arreglar el techo. Nos cuesta más procurar que haya un cambio en las estructuras, para que sean estructuras de justicia y solidaridad”.

Alertó: “Las consecuencias de este obrar delictivo las sufren los más pobres y desvalidos. Por ejemplo, los hospitales. En Entre Ríos, había hospitales en donde el dentista atendía si el paciente llevaba la jeringa y la anestesia, porque en ese hospital no la había. Elementos sumamente básicos, comunes y que están ausentes porque se los han robado o porque el dinero se usó en otra cosa, o porque por sobreprecios se consiguió menos. La corrupción y el robo tienen consecuencias inmediatas sufridas por los más pobres”.

 

Comentarios