Policiales
Domingo 20 de Diciembre de 2015

Los Rodríguez pasarán su sexta Navidad sin Ofelia y sin justicia

En enero de 2010 Ofelia Kessel murió atropellada por Victorio Ríos: termina el año y no hubo juicio

José Amado / De la Redacción de UNO
jamado@uno.com.ar


La familia Rodríguez sufre por partida doble: a la pérdida de Ofelia se le suma la desidia de un sistema judicial que no les permite cerrar una etapa dolorosa de la vida y hacer un duelo como corresponde. La enfermera de 67 años murió atropellada en Blas Parera y Antonio Crespo de Paraná el 10 de enero de 2010 por un auto cuyo conductor, Victorio Ríos, conducía a alta velocidad por el carril contrario y luego se fugó.  La próxima será la sexta Navidad que pasarán en una mesa con una silla vacía en la esquina. Pero además, sin la posibilidad de brindar y recordarla con el sentimiento de que descansa en paz. La causa judicial, como pocas, se ha extendido y dilatado a tal punto que por más que en 2016 sea condenado el imputado, los Rodríguez sienten que “ya no será justicia”.

“Hace un mes y medio la defensa pidió una nueva pericia, que ya está en el expediente, y tenemos que esperar a que vayan a buscarla. Quieren saber de qué lado la chocaron a mi mamá. Porque ella se asustó y se dio vuelta. No sé en qué va a influir eso”, dice Ana, hija de Ofelia. Todos en la familia se indignan que a esta altura, casi seis años después, se sigan planteado dudas. “No nos explicamos porqué una persona está tan amparada, tan protegida pareciera, porque es un juicio que con las prueba se hace a los dos meses”, afirma Jorge, hijo de la víctima.

En el transcurso del tiempo, una testigo presencial de la tragedia, de apellido Castellani, murió, pero su declaración quedó en el expediente. “La conocía de muchos años a mi señora y estaba esperando el colectivo en el cordón y decía que ella ya había cruzado el carril y quedó casi sobre la cuneta, dice que la levantó tres o cuatro metros por el aire”, cuenta Pablo, el hombre que estuvo al lado de Ofelia durante más de 50 años.

“Aquella mañana ella se iba a trabajar, jubilada y todo seguía trabajando, a los 67 años, ella se va temprano porque era mi cumpleaños, porque quería ir para mi casa después del laburo”, recuerda Jorge. 

“La chapa del auto estaba hundida, el capó y el parante del techo, ahí pegó con la cabeza. Semejante golpe  tiene que haber ido muy rápido, encima siguió de largo, se metió por calle Darwin, casi chocó tres chicos. Y lo encontró la Policía porque fue dejando los pedazos del auto”, dijo Ana.

La familia sigue buscando explicaciones a tanta demora, pero no termina de convencerse con ninguna, cuenta Jorge: “Ya está la prueba completa, no hay nada que debatir prácticamente, salvo esta pericia que piden ahora. Testigos tienen de sobra, no entendemos el porqué. Tenemos muchas especulaciones pero lo único que sabemos es que vamos para seis años y la fecha del juicio no está. Este muchacho ha cambiado tres o cuatro veces de defensor, y el último pidió una pericia y nunca la fue a buscar. La piden para embarrar la causa”.

Pablo sostuvo: “Yo creo que acá lo que se persigue no es hacer justicia sino legalizar la impunidad y la infamia, porque en el tiempo desde que se produjo el hecho este personaje a cuántas personas más podría haber atropellado, o hacer cualquier otro desastre, porque hay otra cosa: al no tener una condena firme, no tiene antecedentes”.

Porque pese a la tragedia que causó, Ríos “a los 11 meses ya lo dejaron manejar”, dijo Ana, y Jorge agregó: “Lo blanquearon con una resolución, porque nosotros tenemos pruebas de que él ya andaba manejando antes en la ciudad”. Además, revelaron que el imputado estuvo envuelto en un hecho violento ocurrido este año, cuando acompañaba a un hombre que fue baleado en confusas circunstancias en una camioneta en calle Laurencena.

Luego, Jorge sostuvo su hipótesis acerca de la insólita demora judicial: “No creo que sean errores del sistema, que en el fondo lo permite, pero hay personas interesadas para que no llegue a juicio, no te podría dar nombres porque sería imprudente de nuestra parte, pero sí hay personas poderosas interesadas en cubrir a un perejil”.

Tiempo después al crimen vial, los Rodríguez vivieron algunas circunstancias que sumaron preocupación al dolor y la pelea por justicia: llamados telefónicos y frases que bien podrían ser entendidas como amenazas.

Más allá de todo esto, la familia espera una sola cosa: “Lo que nosotros queremos es que se llegue a un juicio”, sintetizó Jorge, y Ana agregó: “La causa fue elevada a juicio, estamos esperando fecha desde fines de octubre del año pasado que fue cuando se hizo la Casación. Igual, esto ya no es justicia, por más que Ríos fuera 20 años preso, no es justicia. Nosotros no tenemos una Navidad, ni un Año Nuevo”. Su hermano también lamentó: “Mi vieja nunca más va a volver, nunca más va a estar sentada ahí en la punta de la mesa, pero nosotros tenemos la esperanza de que cuando todo esto termine podamos decir ‘bueno, ya está, vieja descansá en paz’. Parece un palabrerío nomás pero a uno que le pasa acá a dentro es complicado,es difícil”.

“Te duele porque sentís que le fallaste -cuenta la hija de Ofelia-, nosotros hemos hecho de todo, este desgraciado me conoce la cara pero yo no lo conozco a él, y eso no es justo”. 

Jorge explicó: “Por lo legal estamos tranquilos porque se hizo todo lo humanamente posible de nuestra parte (con el abogado querellante Guillermo Vartorelli) y de parte de la Fiscalía. Ahora depende de una persona que diga ‘vayan a buscar la pericia y vamos a juicio’”. Ya también se esperanzan en dejar algo más: “Queremos empezar a cambiar, que sirva para algo, que podamos a vivir tranquilos, que puedas cruzar la calle o la avenida caminando, con tus precauciones pero sin miedo a que te choquen”. Aunque en la causa por la muerte de Ofelia sienten que la Justicia les ha fallado rotundamente.

“La principal condena para la gente que comete estos hechos -concluye Pablo- es nunca dejarlos manejar, porque ya demostraron ser irresponsables. Lo que hizo Ríos no fue un accidente, no hay que confundir, estos son crímenes viales”.
 

Comentarios