La Provincia
Jueves 07 de Abril de 2016

Los presuntos vuelos secretos de Urribarri generaron polémica

La publicación periodística de los viajes a Panamá y otros destinos del exgobernador, desde el aeropuerto uruguayo de Carrasco, motivaron una desmentida del exprimer mandatario, quien dice soportar un hostigamiento sistemático.

El exgobernador Sergio Urribarri, su esposa y su cuñado, el actual secretario del Senado, Juan Pablo Aguilera, habrían realizado diferentes viajes a Panamá entre 2011 y 2015. La información fue publicada ayer y desató un fuerte oleaje en el mundillo político entrerriano.
Si bien en la nota del quincenario Análisis no hay referencias al tema del momento -la existencia de las sociedades off shore detectadas en ese país y que involucran a numerosos políticos, incluido el presidente, Mauricio Macri- la referencia ya de por sí generó molestia en el poder político.
La nota del periodista Daniel Enz hizo hincapié en lo que fue una característica de los ocho años de la gestión de Urribarri como gobernador: los viajes del mandatario al exterior que no eran informados oficialmente y que no se conocían sino hasta mucho tiempo después, en algunos casos, y ahora a través del trabajo periodístico.
¿Destinos desconocidos?
Según lo publicado “nunca se supo de esos destinos en la agenda oficial. En los años recientes, varios de los viajes al exterior Urribarri optó por hacerlos desde el aeropuerto Carrasco (Montevideo, Uruguay), para no dejar registros en Migraciones de Argentina”.
Consigna la nota que durante los últimos años, el actual presidente de la Cámara de Diputados de la Provincia optó como modalidad evitar el aeropuerto de Ezeiza de Capital Federal y acudir al de Montevideo. “Le queda más cerca el uruguayo y le resulta más práctico”, comentó un allegado. En ningún momento reconoció que, viajando por Uruguay, no dejaba registro de su salida en Migraciones de Argentina”, se añade.
De acuerdo a lo recabado por Aná- lisis en el vecino país, el exgobernador hizo varios viajes al Uruguay en los últimos años sin conocerse el destino o para qué lo hacía, en pleno ejercicio de la función pública. “La mayoría de las veces lo concretó en vuelos particulares, pero también con vehículos que a veces no quedaban registrados en el paso de Concordia-Salto. ‘Sucede que, por lo general, los vehículos de la Gobernación pasaban por el costado del registro de ingreso y egreso. De esa manera no siempre quedaban asentados como corresponde. Además, no pocos empleados del puesto fronterizo responden políticamente a Urribarri, porque fueron hechos nombrar por pedido especial de él en esferas del gobierno nacional’”, dice el quincenario.
El 27 de enero de 2011 llegó al aeropuerto internacional Ángel S. Adami, situado en las afueras de Montevideo, en el barrio Melilla. Por su ubicación se lo suele conocer popularmente como Aeropuerto de Melilla. Lo hizo en vuelo privado, en un Lear Jet LV WLG, perteneciente a un empresario de Río Grande (cuyo alquiler cuesta entre 5.000 y 6.000 dólares), después de realizar una actividad oficial en el Ministerio de Economía. El entonces ministro Amado Boudou recibió a Urribarri, acompañado de empresarios del sector citrícola entrerriano. También lo secundó el titular de la Casfeg, Hugo Ballay, actual ministro de Economía de la Provincia. Esa noche, a Urribarri lo esperaba el avión privado en el aeropuerto Jorge Newbery de Capital Federal y en menos de 45 minutos descendió en Montevideo, acompañado de su esposa, Ana Lía Aguilera.
En cuanto a los viajes a Panamá, señaló Análisis, a mediados de 2011 -ya en el segundo mandato del exgobernador- los integrantes de la familia Urribarri comenzaron a viajar a ese país. “El primero que aparece en un periplo de ese tipo fue el actual secretario de la Cámara de Senadores de Entre Ríos, Juan Pablo Aguilera, cuñado del exgobernador. Viajó el 19 de abril de 2011 y regresó a Ezeiza, por República Dominicana, el 26 de abril. No fue un viaje muy extenso al país de las sociedades off shore y la plata dulce no declarada”, indicó la publicación.
La desmentida
Urribarri envió ayer al quincenario una respuesta a lo publicado. “Desmiento rotundamente participar o tener por mí, por mi familia, o a través de terceros con nombres de fantasía sociedades off shore y/o cuentas de ninguna naturaleza en Panamá, ni en ningún país extranjero similares a las acreditadas a otros dirigentes”, afirmó. Si bien es cierto que la nota no mencionaba esa posibilidad, el momento de supublicación torna casi ineludible asociarlo con ese tema, más cuando se consigna el supuesto interés por ocultar esos viajes.
“Con el mismo énfasis desmiento siquiera conocer la República de Panamá. Nunca he estado en dicho país, lo que está probado en mi pasaporte, salvo que me adjudiquen también la manipulación de las delegaciones de Migraciones de países extranjeros”, añadió Urribarri, según publicó el sitio digital Análisis.
“La foto que ilustra la nota es efectivamente en un aeropuerto, pero quien me acompaña no es ninguno de mis hijos, sino el gobernador de Salta Juan Manuel Urtubey en la época en que compartía viajes al exterior con la expresidenta CFK y otros gobernadores como el suscripto”, señaló en referencia a la portada de la publicación.
Urribarri aseguró: “Soy víctima de un hostigamiento que busca sistemáticamente dañar mi imagen con datos falsos y que constituyen lisa y llanamente una campaña de difamación”. Y agregó: “También advierto que este tipo de conductas distorsivas, maliciosamente premeditadas, buscan impactar en toda la clase política tratando de establecer categorías entre buenos y malos, lo que se relaciona no con la eficacia de las gestiones como gobernantes ni con la verdad histórica (...) a este ritmo pronto seré responsable de las siete plagas de Egipto, lo que por las dudas desmiento”.
Urribarri sostuvo: “De lo que sí soy responsable es de casi una dé- cada de auge económico, social, productivo y de cientos de realizaciones y de obras infraestructura en toda la provincia de Entre Ríos”, e invitó al periodismo y a los políticos a revisar su gobernación.

Comentarios