Ovacion
Sábado 26 de Marzo de 2016

Los precios suben y los aportes son muy pocos

Lautaro López Díaz/ De la Redacción de UNO
llopez@uno.com.ar


Comienza una nueva temporada de la Liga Paranaense de Fútbol (LPF). El lunes se dio a conocer el fixture del Torneo Unidad 2016, el cual se disputará en el primer semestre del año y comenzará el 9 de abril. Este fue el tema central de la reunión de delegados, o mejor dicho el más lindo, ya que todos los jugadores no ven la hora de que empiece a rodar la pelota. Sin embargo, la programación no fue de lo único que se habló, ya que luego se trató el urticante tema de los aranceles que deberán pagar las instituciones a la LPF cada fin de semana para poder jugar.

Todo sube y el bordereaux (arancel que se abona a la LPF) no se queda atrás. El dinero que los clubes deben pagarle a la Liga para poder jugar será mayor este año. Algunas instituciones llegan arañando a fin de mes para mantener todo en pie y más cuando les toca una seguidilla de partidos de local. A los problemas económicos se les suma la poca gente que acompaña el balompié paranaense, el cual perdió prestigio con el correr de los años por malos manejos dirigenciales y administrativos. También hay responsabilidad de los jugadores y lo mediocre de algunos espectáculos.

Las ligas independientes hoy en día son muy fuertes en la capital entrerriana, elegidas por grandes y chicos para disfrutar un fin de semana con la redonda. Pero quiero hacer hincapié en el precio que tendrán que pagar los clubes paranaenses para abrir una cancha, lo cual depende de la Policía, su trabajo tiene un valor acorde al precio de la nafta. Las instituciones tendrán que abonar alrededor de 10.000 pesos de bordereaux cuando jueguen de local, un precio que llama la atención, ya que para el fútbol local es exorbitante. Ya hay que hacer un análisis del presente del fútbol hogareño. Hoy con Patronato y Paraná en el fútbol grande, pero con aportes que no alcanzan para solventar los gastos administrativos de la LPF.

En la última reunión el tesorero, César Galván, expresó que el ente regulador aportaría 1.000 pesos por mes a los clubes, el 5% de los gastos mensuales de una institución. Parece una burla, pero es así. ¿A dónde va a parar la plata del porcentaje de entradas que venden Patronato y Paraná, en Primera y en la B Nacional?

Recuerdo haber escuchado del presidente de la LPF, Julio Goyeneche, que tras la final del Rojinegro ante Santamarina habían entrado alrededor de 60.000 pesos. ¿Y a dónde fue a parar esa plata? ¿Por qué no se cubren los gastos de las instituciones que mantienen deudas y no pueden contar con el total del dinero? O cómo no se reparte de manera equitativa a los clubes para que puedan arreglar su economía.

¿Le alcanzará a las instituciones deportivas con 1.000 pesos por mes para solventar sus gastos? Ahora bien, si un club no se encuentra al día no se lo programa para la próxima fecha. Los dirigentes no ven el esfuerzo que hacen los clubes de barrio para disputar un torneo, que aparte de la competencia sirve para contener a los chicos de las zonas. Estamos a tiempo de buscar un cambio, dejar que la gente joven aporte ideas nuevas y sea para el bien de todos, no solamente de algunos.

Comentarios