Fútbol
Martes 01 de Noviembre de 2016

Los números no cierran en los pasillos de la LPF

La realidad económica que vive el país golpea a todos, ni hablar de los clubes de barrio que lo sufren a diario y trabajan con los chicos buscando una inclusión. Son contadas con los dedos de una mano las instituciones del ámbito local, más precisamente en el fútbol, que se encuentran bien en este presente. Oro Verde, Palermo, Argentino, Sportivo Urquiza y Neuquén son los cinco clubes que están al día con el ente regulador, los demás incrementan sus deudas cada fin de semana.

Las presiones que sufren desde de la tesorería son muchas, en este torneo deberán pagar el bordereaux de la últimas tres fechas por adelantado. Si bien fue aceptado por los clubes, es una verdadera odisea para cada dirigente juntar alrededor de 14.000 pesos.

Pero eso no es todo, la falta de dinero y de ayuda del gobierno no son las principales quejas de los dirigentes en las reuniones de delegados de Liga Paranaense de Fútbol (LPF). Hace unas semanas que vienen preguntando qué pasa con el porcentaje de la venta de entradas de Patronato y Paraná; aún no se informó en la reuniones cuánto dinero ingresó a la LPF. Todo esto sale a la luz y prendió la lamparita en las autoridades de los clubes luego de la gran concurrencia de público a los partidos con San Lorenzo y River, donde las tribunas del Grella estuvieron colmadas. Entonces la recaudación superó los límites esperados. ¿Dónde está el 5℅% de la venta de entradas? Los números no cierran y muchos se preguntan a dónde fue a parar esa plata, si se entregó a la Liga y qué gastos se cubrieron, hoy es una incógnita. Los clubes de la capital tienen acuciantes problemas económicos y financieros que están lejos de solucionarse si no se toman cartas en el asunto.

Desde que Patronato llegó a Primera y desde el ascenso de Atlético Paraná a la B Nacional las cuentas no son nada transparentes en el recinto de la LPF. Los clubes piden a gritos una explicación, ya que a diario reciben una "presión" para estar al día con los aranceles. Un problema que viene desde aquel partido entre Rojinegros y Millonarios en la provincia de Santa Fe por el fútbol de Ascenso.

Comentarios