Mundo
Lunes 06 de Julio de 2015

Los mercados europeos se mantuvieron estables ante el "No" de Grecia

Los mercados europeos cerraron en rojo este lunes sin sucumbir al pánico tras la victoria del "No" en el referéndum griego, con la esperanza de que se reanuden las negociaciones con los acreedores a partir del martes.
"La reacción inmediata de los mercados al referéndum ha sido limitada", constatan en una nota los estrategas de Axa IM, aunque "seguirán preocupados hasta que haya mayor claridad sobre si prosigue la negociación (o no)", agrega.
Tras optar por la espera el viernes antes de la consulta, los principales índices bursátiles europeos terminaron la sesión con importantes caídas, aunque limitadas. "La volatilidad podría aumentar, hasta que haya un acuerdo", dice Axa IM.
La Bolsa de Fráncfort se dejó 1,52%, París 2,01%, Londres 0,76%, Madrid 2,22% y Milán perdió 4%. La Bolsa de Nueva York también inició la sesión en rojo. El dossier griego "sigue siendo un factor de inestabilidad en los mercados pero son menos sensibles que antes", dice Thibault Prébay, director del departamento de tasas de Quilvest Gestion.
Por su parte, el euro valía 1,1073 dólares frente a los 1,1039 del viernes hacia las 21H00 GMT dando muestras de resistencia. La moneda única llegó a caer a 1,0963 dólares inmediatamente después de los resultados de la consulta.
El mercado de la deuda también ha mantenido la cabeza fría. Las tasas que paga el bono español a diez años se elevaban a 2,372% frente al 2,212% del viernes al cierre del mercado secundario, y el de Italia a 2,387% contra 2,248%.
En cambio, la tasa griega subía a 18,089% contra 14,630%. Los griegos dijeron claramente no a las exigencias de los acreedores con un 61% de los votos en contra de sus propuestas, un rechazo masivo que supone una gran incertidumbre sobre la eventual reanudación de las negociaciones y la eventual salida del país de la zona euro.
Los mercados estarán pendientes de las declaraciones y las reuniones futuras. El presidente François Hollande recibió este lunes por la noche a la canciller alemana Angela Merkel en el palacio del Elíseo para analizar las consecuencias del referéndum griego.
El martes se reunirán los ministros de Finanzas de la zona euro y después habrá una cumbre de mandatarios en Bruselas. El Fondo Monetario Internacional (FMI) también ha manifestado su disposición a ayudar a Grecia si se lo pide, declaró el lunes al directora gerente Christine Lagarde, pese a que Grecia incumplió el pasado 30 el pago de un reembolso de más de 1.500 millones de euros.
Dimisión sorpresa de Varoufakis
Según los directivos de Barclays Bourse, "el no en el referéndum va a poder acelerar una búsqueda de solución más duradera sobre la deuda griega entre Atenas y sus acreedores". Los inversores también se han visto aliviados por el anuncio sorpresa de la dimisión del ministro griego, Yanis Varoufakis, interpretado como una señal de buena voluntad del gobierno griego para facilitar las negociaciones con sus acreedores.
Varoufakis ha sido reemplazado por Euclides Tsakalotos. El mercado también sigue pendiente de la reacción del Banco Central Europeo (BCE) que iba a reunirse este lunes para analizar las ayudas de emergencia a los bancos griegos (ELA), según fuentes bancarias. "Parece evidente que, independientemente de la decisión sobre el ELA, el BCE está dispuesto a revisar su política de expansión cuantitativa para prevenir un contagio del riesgo griego al resto de países", recuerdan los economistas de Oddo Securities.
Benoît Coeuré, miembro del directorio del BCE, recordó el sábado que "en las circunstancias de gran incertidumbre en Europa y a nivel internacional, el BCE ha sido claro. Si fuera necesario haría más".
Por su parte, los mercados asiáticos sufrieron fuertes pérdidas. Tokio perdió 2,08%, Hong Kong 3,18%, Sídney 1,14%, Seúl 2,40% y Wellington 1,10%.
Por su parte, tras el anuncio de varias medidas para limitar el hundimiento de los mercados chinos, la Bolsa de Shanghái subió (+2,41%) mientras que la de Shenzhen se dejó 2,70%.
El hundimiento reciente de la Bolsa de Shanghái se debe al pinchazo de una burbuja local construida sobre unos fundamentos frágiles y en el endeudamiento de los inversores particulares que le permitieron subir más de 150% en doce meses. Ahora está pagando el precio de los excesos.

Comentarios