La Provincia
Jueves 25 de Febrero de 2016

Los medicamentos no frenan su escalada y se advierten faltantes

Las subas desde noviembre están por encima de cualquier indicador y abarcan comerciales y genéricos. Quejas de los farmacéuticos

Cuando se habla del aumento de los medicamentos, nada está claro, excepto que las subas perjudican a quienes obligatoriamente deben comprarlos para conservar su salud e incluso su vida.

El año pasado, a principios de noviembre, se autorizó un incremento del 3% como máximo para todos los productos, tanto los de venta libre como los de expendio bajo receta. Sin embargo, los consumidores advirtieron porcentajes superiores en los precios de venta al público, que rondaron el 9%. El 21 de diciembre el gobierno nacional firmó con los laboratorios de capitales nacionales nucleados en la Cámara Industrial de Laboratorios Farmacéuticos Argentinos (Cilfa), un acuerdo para bajar un 7% promedio los precios. 

Referentes de farmacias de Paraná sostienen que este sube y baja en los precios los afecta, ya que a ellos les ha tocado comprar con importes superiores los productos que luego hay que remarcar a menor valor. “Hay aumentos y bajan, y a quien perjudican es a las farmacias. Es un tema muy sensible, porque el laboratorio pone el precio, yo le compro al producto y cuando bajan no me reconocen la diferencia”, señaló a UNO Gladys Taverna, farmacéutica y propietaria de un local del rubro en la Peatonal, en la capital provincial. En este contexto, indicó que en determinados productos, las farmacias le financian el 100% al PAMI, ya que el afiliado no paga nada, y PAMI le abona luego a las farmacias, pero con pagos parciales y diferidos: “Compré tiras reactivas, y entre la mal llamada bonificación que le tengo que hacer al PAMI, al valor que las cobré hoy no me alcanza para reponer tiempo después el mismo producto. El mismo Estado es el que se sensibiliza con el precio cuando es la farmacia la que banca a la obra social estatal, y lo que están logrando es hacer desaparecer a las farmacias chicas”.

Por otra parte, sostuvo que el promedio del 7% es ponderado: “Hay medicamentos de alta rotación que subieron 20% y otros solo un 2%. La industria farmacéutica sostiene que sube solamente un 7%, pero es entre todos los medicamentos incluidos en una lista”.

Impacto 

Especialistas sostiene que en el mercado, los formadores de precios son las compañías de laboratorios que están nucleados en tres cámaras: la Cilfa, la Cámara Industrial de Laboratorios Farmacéuticos Argentinos (Caeme) y la Cámara Empresaria de Laboratorios Farmacéuticos (Cooperala), pero en la última década los valores debían ser acordados y autorizados por la Secretaría de Comercio de la Nación. El último incremento convenido, antes del cambio de gobierno, fue del 3% y significó el sexto aumento en ese último año. 

Tras el acuerdo de retrotraer los precios a un 7% menos, un informe de la Asociación de Empleados de Comercio (AEC) de Rosario da cuenta de que los precios de los productos de mayor consumo en la población argentina aumentaron entre un 10% y 176% en forma acumulada desde noviembre de 2015 a enero de este año, muy por encima de cualquier indicador. El análisis cita el caso del artículo que más subió: la Aspirineta del laboratorio Bayer por 14 comprimidos, que en noviembre del año pasado se comercializaba a 5,99 pesos; en diciembre subió a 6,74 pesos y en enero a 16,50 pesos

Si bien desde la Cooperativa de Farmacéuticos de Entre Ríos afirmaron que no hubo más subas desde diciembre y se negaron a brindar más información, farmacias locales expresan lo contrario. “Han aumentado, no tengo porcentajes, porque van aumentando gradualmente y no siempre es el mismo laboratorio. Una clienta el otro día observó que el medicamento que compra costaba 76 pesos el mes pasado y este mes vale 84. Son 8 pesos de diferencia, y es un monto considerable en 30 días”, expresó Mabel Dabín, propietaria de una farmacia de calle Monte Caseros. 

En este marco, sostuvo que han subido tanto los importados como los de producción nacional. “También subieron los genéricos, que estaban bastante quietos; aumentaban de a centavos, pero ahora se nota el incremento”, sostuvo, y puso como ejemplo el caso del ibuprofeno: “El genérico de 400 miligramos ahora cuesta 10 pesos y en este último tiempo subió 2 pesos, es decir, un 25%, al igual que el paracetamol. El ibuprofeno de 600 miligramos está a 20 y uno de 400 miligramos pero de marca vale 25 pesos”.

El impacto de los incrementos en el consumo 

Quienes están al frente de una farmacia, sostienen que hay medicamentos que no se consiguen en la actualidad, sobre todo si son importados. Y no se trata de un calmante para un simple dolor de cabeza, sino que hay incluso remedios oncológicos que no se encuentran en la actualidad. Mabel Dabín contó a UNO que hay un paciente con una enfermedad crónica de base y con serias complicaciones, al que no le conseguían un medicamento en la farmacia que tiene convenio con su obra social. “Tuvo que hacer una nota, poner abogados y solo así logró que aceptaran que nos compren a nosotros y luego reintegrárselo. Hay casos en que hay reemplazo si no hay stock, pero en otros no”, señaló. 

Los convenios con las obras sociales son una cuestión que afecta al rubro, considerando que algunas, como PAMI, abona a los 90 días y en ocasiones con pagos parciales. Si un medicamento aumenta notablemente, el pago queda desfasado con respecto a los valores actuales y es un porcentaje que los farmacéuticos no recuperan. “Hay distintos planes: el ambulatorio lo pagan entre un 25 y un 40%, PAMI tiene un 50% y en caso de enfermedades crónicas van de un 60 a un 80% y hasta un 100% según el caso”, explicó.

Por último, comentó que con las subas de precios se advierte un menor consumo de medicamentos, aunque la salud esté en juego: “Se nota que la gente compra menos y se ajusta a lo que más necesidad tiene. Y se ven más pagos con tarjetas:  en medicamentos que les duran un mes, lo pagan en cuotas, incluso en 12 cuotas, cuando el mes siguiente deben volver a adquirirlo”, concluyó.

Detalles de la noticia
* Un 25% subió entre enero y febrero el ibuprofeno genérico de 400 miligramos: costaba 8 pesos y pasó a valer 10. Sostienen que en los genéricos no habían incrementos importantes, pero ahora sí se notan.
* La tableta de Aspirinetas de primera marca cuesta 16,50 pesos. En noviembre valían 5,99 y el incremento total –fue escalonado– fue del 176%, de acuerdo al relevamiento de entidades gremiales.
* Unos 90 días o más tardan algunas obras sociales en pagar a las farmacias el porcentaje de descuento aplicado a los medicamentos, que en algunos casos es del 100% en enfermedades crónicas.

Comentarios