Río 2016
Viernes 22 de Julio de 2016

Los Juegos Olímpicos se acordaron tarde del skate y el surf

Los dos deportes de tablas continúan creciendo en todo el mundo y ahora los dirigentes y las empresas quieren surfear la ola.

Marcelo Marques Berriel está al frente de un skateshop que se encuentra dentro de una galería ubicada en forma estratégica entre Ipanema y Copacabana. Miles de skaters y surfers pasan todos los días por la puerta de Pressure Rio de Janeiro, el local 3 que se encuentra a pocos metros de la playa Arpoador.
Marcelo se lleva la mano al pecho y dice en inglés "el skateboarding es mi vida".
A los 38 años es un skater muy activo que controla de reojo la fiebre olímpica que afectó a buena parte de la ciudad maravillosa.
Antes, en junio, apareció una noticia en donde se anunciaba la futura confirmación de la participación del skateboarding y surfing en Tokio 2020. Los primeros días de agosto lo anunciarían luego de una reunión del Comité Olímpico Internacional (COI).
En el Rio Media Center que levantaron en Cidade Nova, el lunes, las tres chicas que estaban en la antesala de los scaners de seguridad por donde pasaban los bolsos de los acreditados, no tenían la más pálida idea de lo que iba a pasar con los dos deportes de tablas más practicados en el mundo. Una de ellas habló por chat con alguien de prensa que le confirmó que el COI todavía no anunció nada y que cuando se enteren de algo lo harían saber por alguno de los tantos medios disponibles.
Marcelo, en el skateshop de Rua Francisco Otaviano, escuchó toda esta historia y preguntó: "¿Vos qué pensás?" Que no tienen nada preparado para el skate y el surf –le respondí–. "Se acordaron tarde de reconocer al skate y al surf. Fueron muchos años sin ningún tipo de apoyo", reflexionó el hombre que cubría su cabeza con una gorra negra Thrasher, usaba remera y zapatillas Adidas skateboarding y el pantalón marrón claro lo alineaba para atender al público de todo el mundo que visita su negocio, rodeado de skateshops enormes con marcas del mercado mundial.
Él sonríe y reconoce que le gustaría conocer Argentina. Marcelo, como muchos, sabe que el skateboarding es imparable y que, lo mejor, es que continuará creciendo. El COI y las marcas saben lo que está pasando y ahora quieren surfear la ola.
Si el skate y el surf se convierten en olímpicos es porque dirigentes y empresarios ya hicieron las cuentas.
Quizás algún asesor de marketing les contó que para millones de personas en todo el mundo, el skateboarding es un estilo de vida. En donde la diversión y la sensación de libertad son los premios más preciados más que cualquier oro, plata o bronce.
Para los deportes rebeldes, la historia olímpica recién comienza y habrá más novedades, pronto.

Comentarios