La Provincia
Miércoles 28 de Octubre de 2015

Los hábitos saludables pueden reducir riesgos de sufrir un ACV

Mañana es el Día Mundial del ACV. Afirman que en Paraná hay mayor conciencia en prevención. Hoy le dan el alta al actor Joaquín Furriel

Los últimos partes médicos sobre la salud del actor Joaquín Furriel indican que el accidente cerebro vascular (ACV) que sufrió el lunes tras arribar a Ezeiza luego de un viaje a Europa fue leve y no le dejará secuelas.
Se trató de un infarto isquémico, una de las manifestaciones más comunes en este tipo de dolencias. Representa más del 80% de los casos, y se genera cuando el suministro de sangre se detiene debido a un coágulo de sangre. En su caso fue transitorio y hoy le darán el alta.
Sin embargo, desde la Organización Mundial de la Salud (OMS), afirman que los accidentes cerebrovasculares (ACV) son la principal causa de discapacidad severa y la segunda causa de muerte, y se hace hincapié en la prevención.
En este contexto, mañana se conmemora el Día Mundial del ACV, y la fecha sirve para tomar conciencia de cuáles son los principales factores de riesgo y las medidas que cada uno puedo implementar para prevenirlo o, al menos, minimizar los riesgos de sufrirlo.
Si bien generalmente se asocia a una afección que aparece en adultos, también se registra un porcentaje importante de jóvenes y niños que sufrieron un ACV.
Consultado por UNO, el médico neumonólogo Luis Larrateguy señaló: “Entre las causas más comunes por las que una persona joven sufre un ACV es por problemas cardíacos. Hay que determinar si hay una malformación vascular, es decir, verificar si la persona nació con lo que se llama aneurisma cerebral. En ese sentido, hay que evaluar cómo están las válvulas del corazón, si hay alguna enfermedad o existen arritmias o fibrilación auricular, que se da cuando se desprenden coagulitos del corazón y tapan arterias en el cerebro”.
Por otra parte, además de las causas congénitas, explicó que el modo de vida incrementa las posibilidades de padecer un ACV. “Hay que descartar que haya arterioesclerosis precoz. Malos hábitos, como fumar, comer grasa, no controlarse y llevar una vida sedentaria, sin hacer ejercicio periódicamente, aumentan el riesgo de un ACV. Por otra parte, el 20% de los ACV en personas jóvenes se deben al consumo de cocaína”, afirmó el especialista.
Entre las secuelas que puede padecer quien sufrió infarto cerebral, el médico comentó: “Las consecuencias dependen de la arteria que se daña y del territorio que afecta esa arteria. No es lo mismo que se tape la zona que va al área motora, donde se puede registrar parálisis de la mitad del cuerpo, que las áreas que pueden generar pérdida de la visión o del habla”.
Prevención
Un infarto cerebral es lo mismo que decir un ictus o un accidente cerebrovascular. Por lo general, se presenta de manera súbita y sin aviso.
Los síntomas habituales por los que se debe consultar de inmediato un médico son dolor de cabeza intenso, confusión, aparición repentina de debilidad en una parte del cuerpo, dificultad para caminar o mantener el equilibrio, ceguera en uno o en ambos ojos.
Para prevenirlo, desde la Fundación Favaloro sugieren controlarse la presión arterial periódicamente, dejar de fumar; realizarse chequeos para revisar el nivel de colesterol; examinar si se padecen arritmias, como la fibrilación auricular; en el caso de padecer diabetes, cumplir con el tratamiento y las indicaciones de los médicos; realizar actividad física regularmente; seguir una dieta saludable, que incluya alimentos bajos en sodio y grasas.
“Evitar el sedentarismo y los hábitos nocivos ayuda notablemente a evitar la propensión a padecer este tipo de complicaciones, que no solo afectan a nivel físico, sino que además hay que considerar que el hecho de perder la salud tiene también consecuencias psicosociales”, comentó Larrateguy, a la vez que destacó que cada vez más gente toma conciencia de la importancia de llevar una vida saludable en la capital provincial.
Además de alimentarse correctamente y hacer actividad física de manera regular evitando el sedentarismo y los efectos que este provoca, el médico aseguró que hay más consultas por apneas de sueño, ronquidos.
“Mucha gente ya desde la juventud viene al consultorio para controlarse la presión arterial, hacerse chequeos preventivos, y también para requerir un tratamiento para dejar de fumar”, señaló por último.

Distintos tipos de accidentes cerebrovasculares
El doctor Luis Larrateguy explicó que existen dos tipos de accidentes cerebrovasculares (ACV): el isquémico y el hemorrágico. “En el primer caso se tapa una arteria y no llega sangre al territorio que anteriormente irrigaba la sangre. Este accidente isquémico puede ser transitorio o definitivo”.
“En el caso de los transitorios, la parte motora del cuerpo que se ve afectada va a tener algunas molestias, llamadas parestesias, donde se registran hormigueos, disminución de la fuerza e incluso parálisis, pero como es temporal se puede llegar a recuperar rápidamente, aunque da la alarma de que ahí se puede producir un accidente isquémico definitivo”, añadió.
El ACV hemorrágico ocurre cuando un vaso sanguíneo en alguna parte del cerebro se debilita y se rompe, provocando que la sangre escape hacia el cerebro. “Algunas personas tienen defectos en los vasos sanguíneos del cerebro, que pueden ser de nacimiento, y hacen que esto sea más probable. El flujo de sangre después de la ruptura causa daño a las células cerebrales”, sostuvo el médico.

La recuperación depende de qué tipo de accidente sea el que se registra y la zona del cuerpo afectada, pero según explicó el profesional, también hay secuelas a nivel psicosocial: “Perder la salud generalmente impacta no solo en el paciente, sino también en la familia. También se ve afectada la parte laboral, porque la persona no puede trabajar, disminuyen sus ingresos y se incrementan los gastos en salud. Los trastornos son diversos y lo que se busca es evitar estas situaciones con la prevención”.

Detalles de la noticia
*El lunes, Joaquín Furriel fue derivado de urgencia a un sanatorio, tras arribar de un vuelo desde España. Al bajar del avión, el actor habría sentido un fuerte mareo y debió recibir atención médica.
*La modelo Verónica Perdomo estuvo al borde de la muerte cuando sufrió un ACV hace seis años. Estuvo en coma y se recuperó; solo le quedaron algunas secuelas temporales en el habla.
*El músico Gustavo Cerati tenía 50 años cuando sufrió un ACV, luego de brindar un recital en Caracas, Venezuela. Tras permanecer cuatro años en coma, falleció el 4 de setiembre de 2014.




 

Comentarios