Ovacion Extreme
Jueves 27 de Agosto de 2015

Los gurises ponen en juego su vida todos los días

Juan Manuel Kunzi / De la Redacción de UNO
jkunzi@uno.com.ar


Milton y Cristian llegaron al skatepark de Paraná en sus pequeñas bicicletas y empezaron a subir y bajar las rampas y los planos sin ningún tipo de temor. Se reían y cada tanto se pegaban un buen golpazo, se levantaban y seguían pedaleando cada vez más rápido. La  situación empeoró porque con el paso de los minutos querían llegar a  los bordes más altos del parque. En un momento uno de ellos cayó de un cuarter y se pegó “en la muela” según lo que le respondió, a este cronista el niño, con lágrimas en  los ojos. 

Desde ese momento me quedé pensando en qué se podía hacer para que ninguno de los dos se partiera la cabeza (como ya pasó) y sumen otro problema a sus cortas vidas. Entonces empecé a preguntarles, fuera de micrófono, a los referentes de los deportes de acción en el país. Recolecté opiniones en la ciudad, Santa Fe y en Buenos Aires.     Todos coincidieron en que un punto clave es la “educación”. 

Es decir, entender que el uso de casco y protecciones es fundamental. Como la pista es pública, el Estado municipal tiene que asegurar la concientización, a lo que tendría que sumarse el provincial. En el parque para deportes alternativos que tiene Paraná al final de la Costanera, detrás de la heladería, hay un cartel perdido entre los árboles que representan a los continentes, en donde se advierte a los deportistas. Todos sabemos que esa idea es obsoleta. Además de tener más profesores que acompañen a los niños, generar  encuentros (pueden o no ser competitivos) para explicar los peligros, realizar más obras a través de fuertes inversiones que están claramente justificadas, lo ideal es que Milton y Cristian, si quieren y demuestran interés, tengan bicicletas con las mínimas condiciones de seguridad. Cada una de ellas se pueden conseguir a unos 4.000 pesos. En el país sobran los ejemplos de administraciones  que llevan adelante planes de bicicletas públicas gratuitas. En la capital de la provincia es hora de tomar esas buenas ideas porque con el skatepark solo no alcanza. Hay que impulsar la energía de Cristian y Milton, que hasta ahora se las arreglan como pueden.  

 

Comentarios