La Provincia
Domingo 25 de Octubre de 2015

Los futuros matemáticos

En la Uader. Por año egresa una decena de nuevos profesores. Por el déficit de docentes, estudiantes de 3º o 4º ya ejercen. Temida por muchos, es fundamental para la formación personal, para la vida diaria y los avances tecnológicos 

Daniel Caraffini / De la Redacción de UNO
dcaraffini@uno.com.ar


“A muchos Matemática no le gusta porque lo difícil les resulta aburrido”, contó uno de los estudiantes del Profesorado en Matemática que se dicta en la Facultad de Ciencia y Tecnología de la Universidad Autónoma de Entre Ríos (Uader) en Oro Verde. En tanto otra joven, de una comisión del 1º año de la carrera, fue más allá: “Todos ahora buscan lo más fácil y en esto hay que exigirse. En Matemática no podés no entender, tenés que razonar y resolver”. También, ante la consulta del por qué del atractivo por esta ciencia, hubo frases como “Me gusta por la lógica” o “Siempre te incentiva a comprender cada vez más”.

La Matemática ha sido la llave para los avances en el mundo. Es también un requisito indispensable para el pensamiento crítico, para ejercitar la razón; su metodología, su saber, es base para otras ciencias y disciplinas. Por ello, y porque se aplica en cada acción diaria, sea de cálculo o de razonamiento, la importancia de su investigación es superlativa, indispensable para el progreso de un país y para educar a los jóvenes.

Se suele decir que las matemáticas dominan el mundo, pero pese a ello sigue siendo la materia más temida, y en algunos casos, odiada por no ser debidamente entendida, o no haber sido enseñada atractivamente. Por eso es que tanto en el nivel primario como secundario, es la más repobrada. Sin embargo, a cada paso de nuestra vida nos topamos con ellas. En el supermercado, en los cálculos a la hora de viajar, en los celulares, en las operaciones bancarias, por citar las acciones más comunes.

Hay quienes cultivan su “mala fama”, y están también aquellos que aman la Matemática. Se ve en las Olimpíadas para estudiantes secundarios, o hasta en el incipiente entusiasmo que genera en algunos escolares los intentos que por estos días lleva adelante Adrián Paenza, con programas de televisión como Alterados por PI o la publicación de libros como Matemagia o Detectives, que propone enigmas y curiosidades para resolver, como didáctica para ejercitar y sociabilizar el conocimiento matemático. Su trabajo le permitió ser galardonado el año pasado con el premio Leelavati como mejor divulgador de matemática del mundo. 

Claves en el proceso de aprendizaje de ese idioma universal, constituido por un lenguaje simbólico y abstracto, son los docentes.

Como ocurre con otras disciplinas, se advierte en la región un faltante de docentes de Matemáticas. Para algunos, resulta una doble necesidad: amar la docencia, y además a las Matemáticas. No es poca cosa en estos tiempos. 

Graciela Paredes, directora de la carrera del Profesorado de Matemáticas de la Facultad de Ciencia y Tecnología de la Universidad Autónoma de Entre Ríos (Uader) contó a UNO que la matrícula actual es de 250 alumnos, compuesta entre aquellas que cursan la carrera en forma íntegra, en sus distintos años, y también quienes deben completar alguna carrera, por pertenecer a planes de estudios anteriores al vigente. Por año, la cantidad de egresantes varía entre 10 o 15, o hasta 4 alumnos por año. La oferta educativa de Profesorado también está disponible en la Costa del Uruguay, y a través de otros institutos privados, bajo la órbita del Consejo General de Educación.

“Con las modificaciones curriculares, a partir de la institución del actual Profesorado, los egresados se pueden incorporar al nivel Superior, es decir, dictar clases en institutos terciarios y universitarios, además del resto de los niveles educativos formativos iniciales.

–Observando la cantidad de egresados, y teniendo en cuenta que la faltante de docentes abarca también otras disciplinas, seguramente habrá déficit y demanda de profesores.
–Sí, ahora hay faltante de docentes de Matemática y muchos alumnos de 3º o 4º año ya están trabajando. Al no haber un profesor recibido, un estudiante de los últimos años puede acceder a horas cátedra. Desde que estamos en la Uader creció, porque se le da otra salida laboral al poder incorporar el nivel terciario y universitario para el dictado de clases. Hay alumnos que en 3º año de la carrera ya están dando clases, y eso en otra época no sucedía. Los accesos eran más limitados para los profesores noveles que para profesores más antiguos. 

–La salida laboral inmediata puede resultar un atractivo para quienes siguen sus estudios, o están interesados.
–Generalmente quien estudia Profesorado en Matemática es porque le gusta Matemática. El enseñar es algo que van adquiriendo con el tiempo. En 3º o 4º cuando están por terminar, ahí se dan cuenta lo que es ser profesor, tiene que ver con lo que cada alumno se propone. La mayoría de los ingresantes llegan porque le gustas mucho Matemática, pero por ahí llegan con la idea que es la Matemática del secundario, y se encuentran con algo totalmente distinto, con cada una de las ramas, y por ahí es un lenguaje nuevo: tenés Álgebra, Lógica, Geometría que son continuidades de los contenido del secundario, Análisis Matemático.

–¿Quiénes cubren el déficit de profesores de Matemáticas en las escuelas?
-En el caso de Matemática se habilita a ingenieros, arquitectos, contadores, y se les recomienda que hagan el trayecto formativo docente. Para ello se habilitaron complemento en materias que son pedagógicos-didácticas, que es lo que les falta a esos profesionales.

–¿Puede faltar algún aporte de quienes enseñan Matemáticas, para hacerlas más atractivas?
–Por ahí observo en los últimos años que el chico no tiene mucha motivación en el estudio, no solo en esta disciplina. Pienso que en este momento el manejo de información que tiene el alumno, sobre todo de acceso a la tecnología, sería un buen ingreso para motivarlo por ese lado. Lo que pasa es que todavía, quienes estamos enseñando, nos falta tomar eso como un recurso y empezar a trabajarlo. De todos modos, no todo es tecnología, es decir, que eso no significa que llevo la tecnología al aula y todos van a aprender, pero por allí como una cuestión de motivación, de mostrarle una matemática distinta, que no sólo sean cálculos, el pizarrón y la tiza.

Hay experiencias del Ministerio de Educación, como Conectar Igualdad. Recién se están dando esos pasos, hay portales para acceder materiales.

Se la puede trabajar desde muchos contextos, pero en las Matemáticas hay un predominio de la clase tradicional, expositiva. La didáctica está aggiornada, lo que pasa es que al momento de llevarla a clases más fácil recurrir a una clase tradicional.

–¿Es solo una cuestión de decisión de los docentes?
–Hay personas que saben de todos los cambios, todos los profesorados tienen una didáctica general y particular, están al tanto de cómo se puede trabajar. Pero por ahí van a la escuela y no lo aplican, por ahí no tienen las herramientas, las máquinas, las PC, por ahí es más fácil recurrir a una clase tradicional que buscar nuevos recursos. No digo en todos los casos. Sucede también que los tiempos no nos favorecen; por ahí trabajamos sobre un proceso o construcción que en todos los alumnos no se dan a lo largo del mismo tiempo o período. Y después demanda de por sí mucho tiempo, algunos chicos lo logran enseguida y otros no, en una sola vez. Es todo un proceso y eso también nos quita tiempo para desarrollar otros contenidos. Por ahí nosotros vamos viendo un poquito de esto y un poquito de lo otro, y así se va construyendo o tratando de dar cumplimiento de lo que dice el diseño de los contenidos que se deben trabajar a lo largo de cada año.

–Matemática siempre ha tenido y ha sido difícil para la mayoría.
-En realidad lo que observo ahora es que el alumno tiene más posibilidades de aprender, se lo puede evaluar en distintas instancias, tiene más oportunidades. Lo que sí, no son del todo aprovechadas como correspondería, pero en realidad hay un nuevo sistema de evaluación que se implementó en los últimos años, en que el chico tiene la posibilidad de volver a aprender temas o contenidos, con distintas formas de evaluación, pero por ahí no se obtienen aún los resultados esperados.

–Cómo y desde cuándo se puede y debería incentivar a los chicos?
-Es muy importante la formación matemática a lo largo de toda la escolaridad. Yo también soy docente de Nivel Inicial y observa salas de 3, 4 y de 5 años. Desde ahí los chicos ya aprenden Matemática: es increíble la capacidad que tienen para los números, para contar, reconocer formas.

Lo interesante sería aplicarla a la vida cotidiana, que el chico sepa que la va a usar. Generalmente a través de la resolución de problemas: partir de un problema y todas las acciones que nosotros hacemos comúnmente, esas cuestiones matematizarlas, para incorporar un contenido nuevo. Días atrás me reía porque trabajaba en un 2º año el tema porcentajes. Entonces salió el tema de qué hacen ellos cuando deciden comprarse una prenda o un pantalón, y uno dice ‘yo miro cuánto porcentaje de descuento’. Saben que van a pagar menos, pero no cómo se calcula. Trabajar desde algo concreto, lo mismo que las fracciones. Hay temas que no, por ejemplo polinomios, que los alumnos del ciclo superior nos dicen dónde vamos a encontrar polinomios en el supermercado y no, no existen.

–Está la abstracción de sumar números y letras.
–En Matemática hay un nivel de abstracción que nuestra inteligencia y capacidad de compresión tiene que ir superando, creciendo. La Matemática no son memorización; es poder relacionar, transferir, aplicar un conocimiento netamente matemático a una situación diaria. Hay ciertos mecanismos y algoritmos que uno tiene que dominar, pero también lo importante es el nivel de comprensión que le da a los conceptos y cómo los puede aplicar. Hoy por hoy, cuando evaluamos en esta disciplina, no nos interesa tanto la exactitud de un resultado, sino ver el procedimiento: cómo el chico fue pensando ese problema, esa actividad. Eso es distinto a una Matemática tradicional donde lo único que interesaba era el resultado exacto.

–¿Qué se observa en los participantes de las Olimpíadas de Matemáticas?
–Las Olimpíadas proponen resolución de problemas. No es para todos los alumnos, sino para aquellos que tienen una aptitud especial hacia la Matemática. Tampoco son los mejores alumnos, no es el chico 10 de la clase, sino aquel que tiene una forma de razonar o ve las cosas de distinta manera. O se da cuenta de una solución asociando o relacionando todo lo que sabe de una manera espontánea. A veces nosotros preparamos o seleccionamos alumnos para entrenarlos a una Olimpíada, pero en realidad es algo natural. El chico que va a Olimpíada es porque realmente le gusta y razona a ese nivel de resolución de problemas. A veces son alumnos que ni siquiera necesitan que docentes los entrenen porque ellos solos se ponen a pensar y obtienen soluciones y procedimientos.

Números
* 250 la matrícula del Profesorado. Abarca a quienes cursan la carrera, en sus distintos años, o asisten a una materia, que les falta para completar algún plan de estudio anterior al vigente. La Matemática tiene en sí cuatro perspectivas, en su enseñanza en todos los niveles.
* 10 el promedio de graduados en el Profesorado en Matemática de la Uader, cada año. A veces el número puede llegar a 15, pero en otras oportunidades cae a 4 o 5 egresados.

El objetivo de la Matemática

“El objetivo de la Matemática te lo contesto desde mi conocimiento de la didáctica. La Matemática tiene en sí cuatro perspectivas, en su enseñanza en todos los niveles. Desde la perspectiva formativa, es importante porque las personas adquieren competencias, capacidades para resolver problemas, para interpretar un gráfico, para comunicarse porque hay un lenguaje propio disciplinar; desde lo social, porque cualquier persona, con el mínimo de Matemáticas que posee, puede ir haciendo una compra en el supermercado; un albañil puede calcular cuántos ladrillos puede necesitar para levantar una pared; una modista cuántos metros de tela para confeccionar una prenda. Desde el punto de vista cultural, esa perspectiva nos marca como herederos de una cultura universal que vio a la matemáticas como base, porque el hombre desde la más remota antigüedad, una de las primeras acciones que empezó a realizar fue localizar, para poder buscar comida y subsistir, y contar, que son acciones netamente matemáticas. Y desde el punto de vista político, también si el objetivo de los gobiernos es formar ciudadanos críticos, con poder para tomar decisiones: las matemáticas te ordenan, te dan herramientas para evaluar situaciones y tomar decisiones pertinentes. Desde esas cuatro perspectivas la Matemática contribuye a la formación de las personas”, reflexionó.

La ciencia que domina el mundo

¿Las matemáticas dominan el mundo? “Y bueno (risas), los astrónomos se van a enojar porque siempre hubo una disputa sobre cuál es la materia más importante. Los astrónomos dicen la Astronomía, pero nosotros decimos que es la Matemática porque gracias a ella se desarrolló la Astronomía y también otras ciencias. Tiene mucho peso toda lo que las Matemáticas han producido en todas las disciplinas, todo lo que es actualmente telefonía celular, tecnología...”, aportó su parecer la profesora Graciela Paredes.
 

Comentarios