La Provincia
Jueves 17 de Diciembre de 2015

Los entrerrianos con el papa Francisco

En el día de su cumpleaños 79, UNO recuerda momentos de coterráneos que pudieron tener trato directo o contacto con Francisco

Dina Puntín / De la Redacción de UNO
dpuntín@uno.com.ar


El 17 de diciembre de 1936 nació Jorge Mario Bergoglio, conocido desde el 13 de marzo de 2013 como papa Francisco. Y para recordar hoy sus 79 años, UNO repasa la historia que se vincula con la provincia de Entre Ríos, por sus tíos y abuelos y también resalta esa inquietud de muchos entrerrianos por acceder al trato directo con su santidad, ya sea a través de viajes al Vaticano o a los países que visitó durante sus giras apostólicas como Brasil, Paraguay y los Estados Unidos.

Conocidos, desconocidos, delegaciones, deportistas todos quisieron obtener su bendición. 

Apenas elegido intendente de la ciudad de Paraná, Sergio Varisco viajó a Roma para saludar al pontífice e invitarlo a visitar la ciudad, tal como lo hiciera San Juan Pablo II en abril de 1987.

Pocos días atrás, un grupo de policías recibidos de la Escuela Salvador Maciá también se acercaron a Roma para saludar al Papa y tomarse las fotos de rigor. Fue el corolario a la capacitación de servidores públicos.

Así como los agentes de Policía, también excombatientes de Malvinas y bomberos voluntarios de la provincia pudieron acercar sus peticiones a su santidad.

Deportistas

Quienes más acceso han tenido a Francisco son los deportistas. Sobre todo quienes integran equipos que representan al país, tal es el caso del rugby y el hockey sobre césped.

Los Pumas estuvieron con el Papa y así el rugbier Nahuel Lobo (oriundo de Chajarí) pudo conocerlo. Al igual que el paranaense Emiliano Bergamaschi, que integra el cuerpo técnico del equipo de rugby. 

Por su parte, la paranaense y exarquera de Las Leonas Florencia Mutio también tuvo su oportunidad cuando en junio de este año le entregaron una camiseta de la selección y posaron para una foto grupal.

Privilegiado

Pero seguramente el que más disfrutó de su santidad fue Marcelo Galeano, el paceño que almorzó con el papa Francisco durante el desarrollo de la Jornada Mundial de la Juventud en Río de Janeiro 2013. 

Durante el encuentro, Galeano expresó que el pontífice les dijo: “Lo que quieran preguntar, lo pueden preguntar, y si hay algo con lo que no están de acuerdo, espero que me lo digan también, no solamente digan que sí porque sí. Hablamos de cómo vive el joven de hoy”. Y añadió que “le conté un poco sobre mi situación, qué es lo que yo veía, qué me parecía. Fue una charla muy distendida y muy profunda, de un hombre muy culto que sabe y que claramente se preocupa para que todos tengan una vida digna”.

Por último, señaló que en la despedida rezaron “un Ave María, cada uno en su idioma. Después nos dio regalos (un rosario y una medalla oficial). Nos sacamos fotos, yo le pedí una carta para mi hermano y él la escribió rápidamente; y bueno, después nos saludamos y se fue”.

Recién casados

En marzo de este año Walter Scharton de Basavilbaso y Gabriela María contrajeron matrimonio. Viajaron de luna de miel a Europa e iniciaron el viaje por Roma: el miércoles 11 de marzo en la audiencia papal tuvieron la suerte de conocer y saludar al papa Francisco. 

La pareja tenía la confirmación de que durante la audiencia papal que se realiza todos los miércoles se les da un lugar de privilegio a los recién casados; es por eso que llevaron vestimenta de novios para intentarlo. Finalmente, tuvieron el agrado enorme de ser bendecidos por su santidad. 

Delegaciones

En febrero de 2014, una delegación de Bomberos Voluntarios de Argentina se entrevistó en el Vaticano con el sumo pontífice Francisco, la comitiva estuvo integrada entre otros por Bomberos Voluntarios de la FEABV (Federación Entrerriana de Asociaciones de Bomberos Voluntarios), integrantes de los cuarteles de San José (Matías Maschio y Hugo Noir), Ceibas (Carlos Adrián Guedes y Lucas García).

Por otra parte, muchos sacerdotes tuvieron la oportunidad de conocer en persona a Bergoglio. El sacerdote victoriense Pedro Brassesco participó de un oficio religioso al igual que otros sacerdotes entrerrianos que viajaron a Roma. 

Todos conservan una fotografía que prueba y recuerda un hecho tan importante como acercarse a un pontífice. Pero este tiene la particularidad de ser argentino, compartir el mismo idioma y las costumbres tan arraigadas como los afectuosos saludos.

La familia Bergoglio en Paraná

El padre del papa Francisco, Mario José Bergoglio, llegó a en 1929 a Paraná, desde Italia, para ser contador de una firma familiar. Pocos años después, la empresa se fundió por la recesión económica y la muerte de su presidente.

La familia debió vender todo, incluso hasta la bóveda del cementerio, y el Palacio Bergoglio, joya arquitectónica, ubicado en Andrés Pazos y Peatonal de Paraná.

De su puño y letra, el hoy papa Francisco escribió: “Vino la recesión económica. El presidente de la empresa en Paraná, hermano de mi abuelo (se llamaba Juan, igual que mi abuelo, pero el segundo nombre era Lorenzo) enferma de leucemia, y linfosarcoma. Lo atiende el Dr. Ivanisevich (quien fuera luego ministro de Educación) y muere. Ambas cosas –la recesión y la muerte de Lorenzo– fundieron la empresa. Tuvieron que vender todo, hasta la bóveda del cementerio (todavía se conserva en Paraná el Palacio Bergoglio, de 4 pisos, donde vivían los cuatro hermanos) y mis abuelos y papá quedaron en la calle”.

Luego de este episodio y gracias a un préstamo de 2.000 pesos con los abuelos de Francisco compraron un almacén en el barrio de Flores (Buenos Aires) y su papá hacía los repartos con la canasta.
 

Comentarios