A Fondo
Martes 24 de Noviembre de 2015

Los directivos tienen que rendir cuentas

Edgardo Comar / De la Redacción de UNO
ecomar@uno.com.ar


El domingo 19 de julio se percibía un clima festivo en el Club Universitario Paraná. La populosa entidad situada en el barrio Corrales  ponía en marcha una nueva edición del Torneo de Fútbol Infantil Hermandad y Amistad que por espacio de una semana congregó a una multitude de niños. Pero no era todo. A la U, llegaba la intendenta de Paraná Blanca Osuna, acompañada por autoridades de Acludepa, para inaugurar un mural que hace referencia a la práctica del deporte infantil. Además, la ocasión sirvió para que la mandataria municipal hiciera pública la adjudicación de un subsidio de 30.000 pesos destinados a la reconstrucción de la cancha de basquet totalmente destruida por el falta de mantenimiento y dedicación. 

La determinación gubernamental no hizo más que reflejar su compromiso con las entidades de la ciudad que proclaman a viva voz su esfuerzo cotidiano para contener a sectores carenciados a través del deporte amateur. Algunos más, otros menos, pero las instituciones paranaenses siempre tuvieron respaldo económico de parte del municipio.

Ya pasaron más de cuatro meses y el playón en el que se formaron jugadores que enriquecieron al básquet de la capital entrerriana y de la provincia, no se observa mejoramiento alguno. Por el contrario, está cada vez peor. 

Como novedad lo único que se observa son los yuyos que se asoman entre las baldosas resquebrajadas y que convierten al terreno en no apto no solamente para el deporte de la naranja, sino también para el desarrollo de otras actividades. 

No debe ser Blanca Osuna en persona la encargada de pedir explicaciones a los integrantes de la comisión directiva de Uni sobre el destino que sufrió el dinero entregado. Detrás y alrededor de la mandataria existe un equipo de trabajo que debe ejercer un control para impedir que exista un desvío de fondos como evidentemente se dio en esta oportunidad. 

En verdad no sé si corresponde a la Dirección de Deportes, Acludepa, la Dirección de Inspección de Personas Jurídicas, Tribunal de Cuentas u otro organismo encabezar el pedido de explicaciones que se impone.  

El interrogatorio debe caer en la figura del presidente de Universitario y sus laderos de la comisión. Cada uno debe saber qué responsabilidad le corresponde en esta fuga de capitales. No solamente debieran responder a la demanda de las autoridades municipales, sino también a la masa societaria del club y a la comunidad toda que a través del pago de sus impuestos, permite que perdure la asistencia económica a las entidades.      

Ojalá que en lo inmediato pueda ocupar este espacio para hablar de que la obra está en marcha o en caso contrario para dar la noticia de que se investiga a directivos irresponsables que hacen suyos dineros que no les corresponden. 

Es saludable que desde el Estado se fomenten las actividades deportivas en los clubes. Pero es esencial efectuar un control para premiar a los que hacen los deberes y castigar a los que no cumplen.   


Comentarios