Espectaculos
Viernes 16 de Enero de 2015

Los del Gualeyán llevan ríos en acordes y banderas

Un grupo con voz propia: Uno de los conjuntos folclóricos más populares de Entre Ríos suma 32 años de trayectoria y contaron su historia

El Gualeyán es un arroyo que atraviesa los departamentos Gualeguay y Gualeguaychú, es parte de la geografía de estas tierras, de mucho pasto y agua que corre, como si de él mismo y cada tanto, brotara una chamarrita.


Un grupo de hombres, músicos, allá sobre los primeros años de la década del 80, tomaron su nombre y su poesía. Nacidos en Diamante, editaron 15 discos y hoy son uno de los grupos folclóricos de la provincia más respetados y admirados; según Don Víctor Velázquez, la manifestación más auténtica del canto entrerriano.


En sus inicios caminaron por los mismos escenarios que Los Hermanos Cuestas y en 1984, grabaron un disco llamado Otra vez con la canción y desde entonces cosecharon un cancionero de casi 200 obras. En ese año fueron los primeros en incorporar un bajo eléctrico al género, no sin respeto y cuidado por las costumbres y la tradición.  


Innovadores, Los del Gualeyán está integrado por Daniel Pancita Rodríguez, Gerardo Gerardon Rodríguez, Julio Flaco Figueroa, José Luis Chelo Butvilofsky, Luis Calavera Caballero, Francisco Beto Gómez y Alejandro Colo Calvi.


En estos días andarán con su música por Hernandarias en la Fiesta Provincial del Yeso, en Paraná se presentarán en la XIII Edición del Festival San Agustín canta y baila que será el sábado, también estarán en Ibicuy en la Fiesta de la Jineteada y Folclore, pero además los esperan otros destinos como Coronel Suárez, Villa María, San Clemente del Tuyú, General Lavalle y Arroyo Pavón entre otros.


El público los encontró ya en los principales festivales de la provincia donde fueron aplaudidos y ovacionados.


Para estos músicos, la gira comienza en octubre, cuando los festivales empiezan a realizarse al aire libre y con 32 años de trayectoria y esfuerzo, lograron adaptar lo cotidiano de sus vidas a los espectáculos, la música y la cultura.


Daniel Rodríguez contó a UNO Verano: “Siempre fuimos de hacer cosas con respeto y miedo de no pasarnos de la raya. En 1987 grabamos un disco con tumbadoras y bongó que para entonces era raro, en 1985 incorporamos el saxo y la batería que aún están en el grupo; pero a todo esto lo hicimos sin perder la identidad, con guitarra y acordeón al frente. Fuimos muy cautos y por eso perduramos y hoy somos de los únicos en la provincia que están en una compañía discográfica”. La empresa a la que hizo referencia es de Santa Fe y son los mismos que graban a Los Palmeras.


Su último trabajo, Marca Registrada, está compuesto por canciones inéditas y versiones novedosas en la búsqueda de plasmar esencias y frescuras del canto entrerriano: El Alisillar, Leyenda de la Brasita de Fuego, Solito en el Albardón o Romance Isleño, son algunos de los títulos que lo componen. Cuando lo presentaron en Paraná, en setiembre de 2014 en el 3 de Febrero, el Teatro fue desbordado y quedó gente afuera.


“Son muchos años y seguimos de viaje, grabamos, no es fácil permanecer vigentes y con actuaciones”, dijo Rodríguez y agregó: “Tenemos músicos que mantienen viva la llama de crear, son buenos, están compenetrados y cada vez que sale un disco, año por medio, ya trabajamos en juntar material y en hacer selecciones para otro nuevo”. 

 

 

La vida por la música


 

Daniel Rodríguez es el más viejo de la banda, así se definió. Tiene 51 años, es hincha de Boca y uno de sus cuatro hijos –tres varones y una mujer– juega en Rosario Central. Fue docente y director, junto a su mujer y durante 18 años, de la escuela rural Nº 20 de Isleta. La mayoría de los integrantes del grupo adaptó sus vidas con trabajos que les permitieron seguir con la música.


“Hoy y en gran parte vivimos de lo que hacemos y desde octubre a abril nos podemos dedicar de lleno a la profesión. Después en junio hasta agosto vienen meses críticos porque los espectáculos son cerrados y la cantidad de gente que asiste es menor. De todos modos hemos logrado una solvencia de actuaciones en los últimos 15 años con una continuidad que al principio no la teníamos”, sostuvo.


Desde 2007 Los del Gualeyán fueron demandados sin parar y sobre todo en zonas de la provincia de Buenos Aires, aunque Rodríguez aclaró que es en Santa Fe donde más se han presentado. “Nos vemos cada vez más comprometidos y somos los más representativos, legendarios, viejos y frescos, solventes y seguiremos grabando discos y actuando”, señaló.


Cuando andaban con los Cuestas decidieron abrirse, empezar su propio camino y buscaron un nombre que los identifique, que lo puedan llevar como bandera, que hable de la provincia. Se llamaban entonces Los Chamarriteros y secundaban a los hermanos. 


Por entonces, uno de los temas más conocidos y que se había consagrado y alcanzado el oro en el disco, era Juan del Gualeyán. En guaraní significa río de los perros y como arroyo entrerriano bautizó al conjunto diamantino.


Los del Gualeyán llevan una trayectoria de tres décadas dedicadas a la música folclórica y todo hace suponer que aún quedan muchas chamarritas entre los acordes de estos hombres.

 

 


Una identidad que nació en la geografía

 


“Pongo a consideración de todos los argentinos una de las manifestaciones más auténtica del canto entrerriano”. Esas palabras le pertenecen a Don Víctor Velázquez en la primera grabación que lograron Los del Gualeyán en 1984, la cual iba a convertirse en su primera obra y los lanzaría a espectáculos en varias provincias del país.   


Cada vez que sacaron un disco lograron vender unos 4.000 de cada uno desde abajo del escenario, es decir, de gente que se acercó a comprar su obras después de escucharlos. De todos modos no tienen una cuenta exacta de la totalidad. Daniel Rodríguez, uno de los líderes del conjunto, contó que además, la empresa discográfica con la que trabajan debe vender otro tanto en casas de música y otros comercios del rubro. 


A principios de la década del 80 realizaron grabaciones de los temas más relevantes del cancionero entrerriano como Juan del Gualeyán, Puerto Sánchez y Puestero y cazador hasta que lograron abrirse paso con ese primer disco.


Tienen una mirada esperanzadora sobre la música entrerriana a futuro y ven en la juventud de hoy, la posibilidad de un desarrollo mayor del cancionero popular de estas tierras.


“Lo veo más en el interior de la provincia que en las ciudades grandes como Paraná o Concordia donde es difícil que los jóvenes se vuelquen al folclore porque tienen diversos sonidos que los representan. La identidad de la música de la provincia la encuentro en las ciudades del interior, en Diamante, en Victoria, en Crespo que se ha convertido en un semillero de músicos donde un montón de apellidos alemanes se convirtieron en exponentes de la música folclórica. Lo fundamental es que el joven esté convencido de lo que está haciendo y que no busque el éxito, sino hacer lo que le gusta, lo que lo identifica”.


Para Daniel Rodríguez, vivir en una región litoraleña, con sus ríos y la geografía característica le da a la música nuevos acordes y letras.


“Veo grupos que se largan a medias, prueban, después lo abandonan, van con otra cosa. Con esto tenemos que tener definición y animarse para mejorar lo que se empezó a hacer”, remató.

 

 

Comentarios