La Provincia
Miércoles 11 de Noviembre de 2015

Los corredores inmobiliarios buscan frenar el ejercicio ilegal

El Colegio de profesionales de Entre Ríos demandó a la firma Remax por no cumplir con lo que estipula la legislación vigente

El Colegio de Corredores Públicos Inmobiliarios de Entre Ríos demandó a quienes están a cargo de la firma Remax que opera en Paraná desde 2013. Se trata de una franquicia que se extiende a lo largo del país ofreciendo servicios inmobiliarios.

El presidente del Colegio, José María Armándola, participó ayer por la mañana en una audiencia en el Juzgado Civil y Comercial Nº 4 en la capital provincial para exponer el conjunto de irregularidades cometidas por esta compañía y solicitar el cierre de sus oficinas de Alameda de la Federación 507, en Paraná, así como también el cese de sus actividades por no encuadrarse dentro de lo que estipulan las leyes nacional y provincial que regulan la actividad, ni en las exigencias que plantea el estatuto de la entidad que nuclea a los corredores inmobiliarios en Entre Ríos.

Armándola estuvo acompañado por el vicepresidente primero de la entidad, Miguel Orlando Castillo, y los abogados Sebastián Budasoff y Gustavo Galeano, y tras el desarrollo de la audiencia señaló a UNO: “Pedimos que cierren las oficinas y ahora debemos esperar la resolución del juez”. En este marco, explicó: “Comercializadora de la Alameda SRL es la empresa que está a cargo de la franquicia y está formada por personas que no están habilitadas para ejercer el corretaje inmobiliario. Esta firma promueve su actividad en todos lo medios: en Internet, en los diarios, con cartelería pública”.

Armándola sostuvo que además la empresa denunciada utiliza un sistema para emitir documentación similar al que usan contadores o abogados, pero en cada comprobante se incluye la publicidad de los servicios que ofrecen, lo que prueba que ellos ejercen el corretaje inmobiliario. “Lo ejercen en todo el país y nuestra intención es hacerlos cesar en este ejercicio ilegal”, expresó.

También sostuvo que en las vidrieras del local se publicita la capacitación para ejercer la actividad: “Dice ‘Formate con nosotros’, y en realidad los únicos que están autorizados para formar corredores inmobiliarios son las universidades que dictan la carrera”. 

“Tener el título es un requisito para matricularse y solo así el Colegio los puede recibir y habilitarlos. O sea que ellos además están pretendiendo suplantar a las universidades formando a gente con un certificado de agente inmobiliario que es inexistente en toda la legislación del país, y tratando de suplantar al Colegio”, analizó, a la vez que aseguró: “Se trata de un combo de ilegalidades”.

Perjuicios

José María Armándola comentó que esta firma opera en diversas ciudades del país, donde también se efectuaron denuncias y se judicializó la situación. “Así como fuimos los primeros en crear un Colegio de Corredores Públicos Inmobiliarios y la primera provincia en tener la carrera para formar profesionales en esta área, queremos también ser los primeros en ganar un juicio como este, y que haya un efecto dominó para frenar la ilegalidad en el corretaje inmobiliario”, manifestó.

Por otra parte, se refirió a quienes se capacitaron en esta firma como agentes inmobiliarios y no pueden ser reconocidos por el Colegio, ya que no poseen un título universitario. “Quienes lamentablemente fueron perjudicados en este sentido también deberían demandar a Remax”, opinó.

En referencia a una de las integrantes de la empresa que sí cuenta con matrícula, aclaró que está sancionada por el Colegio por prestar su firma a terceros, aunque haya apelado la sanción, y recalcó que este tipo de irregularidades habilita a la entidad a tomar medidas.

“Nosotros no velamos solamente por la matrícula, sino por la ética profesional”, aseveró, y comentó que en Entre Ríos en general la ilegalidad está controlada mediante las acciones que lleva adelante desde la entidad. “Siempre hay intentos de desatender las normativas, pero tenemos nuestro derecho de denunciar y hacer valer las leyes. Hubo fallos para evitar el ejercicio ilegal del corretaje inmobiliario: en Rosario del Tala logramos hacer cerrar una oficina de alguien que no tenía título habilitante para esta actividad”, indicó.

Por último, señaló que esperan una resolución favorable del Juzgado donde se tramita la causa. “Somos respetuosos de la ley y esperamos que la resolución del juez en torno del cierre de las oficinas donde funciona Remax sea en breve”, concluyó.

La actividad está regulada para un mejor servicio

José María Armándola, presidente del Colegio de Corredores Públicos Inmobiliarios de Entre Ríos, recordó que la actividad solo puede ser ejercida por quienes cuentan con matrícula habilitante. En este sentido, alertó a la población de recurrir solamente a quienes estén habilitados para realizar cualquier transacción inmobiliaria. De este modo se garantiza mayor seguridad y un trabajo enmarcado dentro de la ética profesional. 

“El Colegio es de libre acceso para todo el mundo. En Paraná hay 300 matriculados y en total en Entre Ríos son 800, es decir que hay suficientes  corredores para trabajar sin ningún problema”, dijo, y añadió: “La gente tiene que saber que además no está obligada a pagar honorarios a quien no tiene matrícula. Además, puede denunciarlo en el Colegio y nosotros llevamos adelante las acciones que correspondan”.

Por otra parte, recordó que el respaldo de la entidad es muy importante, ya que en caso de que no se respete la ética profesional o se lleve a cabo un acto deshonroso, el Colegio se encuentra en condiciones de aplicar sanciones e incluso de retirarle la matrícula a quien cometa la infracción. “Esto más allá de todo tipo de responsabilidad civil y penal que le cabría si fuera el caso”, señaló.

La protección de los intereses y los derechos de los ciudadanos, que pueden ser vulnerados mediante ilícitos o estafas, puede garantizarse con operaciones seguras a cargo de alguien habilitado. Para eso, se puede consultar la nómina de corredores en www.colegiocorredoreser.org.ar, o llamando al (0343) 4242351.

Detalles de la noticia
* 3000 son los corredores inmobiliarios matriculados en Paraná, y por ende habilitados para el ejercicio de esta actividad. Para adquirir la matrícula deben formarse en una instancia universitaria.
* 800 son los corredores habilitados en todo el territorio provincial. El Colegio aboga porque se cumpla la ética profesional y se protejan intereses y derechos de quienes requieren el servicio.
* “Siempre hay intentos de desatender las normativas, pero tenemos nuestro derecho de denunciar y hacer valer las leyes”, sostuvo José María Armándola, presidente del Colegio.
 

Comentarios