Policiales
Sábado 27 de Agosto de 2016

Los cinco policías acusados de abuso dejaron la cárcel

Los dos que habrían abusado cumplirán arresto domiciliario. El resto quedó excarcelado.

Los cincos policías que estaban detenidos acusados de abusar sexualmente de dos menores de 13 y 14 años en una dependencia policial abandonaron la cárcel ayer por disposición de la Justicia.
Durante 60 días, los dos efectivos señalados como los abusadores tendrán arresto domiciliario, mientras que los tres restantes estarán excarcelados durante dos meses. Ayer UNO pudo conocer que a los cinco señalados se les sumó otro funcionario que fue beneficiado con la libertad restringida y que hasta ahora no había sido vinculado a la causa.
El juez de Garantías Mauricio Mayer fue quien actuó en el proceso que tiene como abogados defensores a José Barbagelata, Iván Vernengo, Carlos Albornoz, Hernán Sain, Juan Aguilar, Boris Cohen y Guillermo Vartorelli.
El hecho denunciado sucedió la madrugada del martes 5 de julio, cuando dos nenas, de 13 y 14 años, fueron abusadas por policías que hasta ayer estuvieron alojados en la Unidad Penal Nº 1 de Paraná con prisión preventiva por disposición de la Justicia.
La fiscal Valeria Vilchez no se opuso a la medida, ya que la causa se podría elevar a juicio antes de fin de año.
En la audiencia que se realizó a puertas cerradas se conoció que los defensores solicitaron la excarcelación o subsidiariamente, la prisión domiciliaria. Algo que fue concedido por el juez.
UNO pudo conocer que los policías que quedaron en libertad no pueden acercarse o generar situaciones incómodas para las víctimas. Los hombres, que están sin trabajar, tampoco se podrán acercar a la dependencia ubicada en el predio del Ferrocarril, lugar donde sucedieron los hechos investigados.

La madrugada del abuso
Las adolescentes habían salido del hogar del Consejo Provincial del Menor Adolescencia y Familia (Copnaf) Mujercitas, ubicado en calle 9 de Julio de Paraná, el martes 5 de julio, y comenzaron a deambular por el predio del Ferrocarril. Allí funciona el destacamento perteneciente al área de Seguridad Deportiva de la Policía de Entre Ríos y, en circunstancias que se investigan, fueron ultrajadas por efectivos que se encontraban de guardia. El hecho se habría cometido en uno de los vagones abandonados.
La situación salió a la luz luego de que una de las víctimas recibiera atención médica en el hospital materno infantil San Roque. Inmediatamente los médicos dieron inicio al Protocolo de Abuso Sexual correspondiente. Si bien en un primer momento se pasó a disponibilidad a toda la guardia para transparentar la investigación, después se supo que muchos policías no tuvieron que nada que ver.

Comentarios