Economía
Viernes 23 de Diciembre de 2016

Los cálculos que tienen que hacer aquellos que sueñan con un "camión de comidas"

Los precios de los platos son más baratos. Se pueden generar lazos con los productores locales. Lo más costoso es el camión.

La movida de los camiones de comida (food truck) llegó al país hace poco tiempo y más de un soñador ya se hizo la pregunta: ¿Es negocio tener un food truck?

De acuerdo con el proyecto de ley de la Ciudad de Buenos Aires que los regula, los food truck no pueden estar a menos de 200 metros de restaurantes o bares, deben pagar un cannon anual de 18 mil pesos y el permiso para operar es por año -también se le dan hasta dos permiso por persona-.

En el programa "¿Qué hacemos con los pesos?", que se emite todos los viernes a las 22 por Canal 26, el conductor Mariano Otálora indagó sobre las ventajas del negocio:


Lo bueno: Los precios suelen ser más bajos (la mercadería maneja otros precios), los dueños tienen flexibilidad de horario y hay libertad para decidir dónde vender.

El negocio: Sin embargo, Oscar Cortijo, vicepresidente de la Asociación Argentina de Gastronomía Móvil, explicó: "Hoy el negocio no rinde, no te da mucha ganancia, te podés llevar un 10 ó 12 por ciento de ganancia. Tenemos capacidad de ventas pero también hay que ver dónde vender, para no depender solo de los eventos".


Hacer números


Para ponerlo en perspectiva, hay que revisar los números.

Comprar y armar un food truck cuesta, como piso 400 mil pesos y un plato promedio cuesta entre 100 y 140 pesos.


A la hora de vender, un día excelente se suelen vender 500 porciones.

"Con 400 mil pesos no te alcanza del todo para armar el camión porque hay una normativa que cumplir que es muy costosa. Además, vender 500 porciones por día es muy difícil, tiene que ser un evento de 40 mil personas al menos para que se dé esa cantidad", dijo Cortijo.

Mientras tanto, acceder a ferias, que en Buenos Aires duran dos o tres días, cuesta entre 5.000 y 15.000 pesos.

Sin embargo, según Cortijo, ya se arranca abajo por varias razones. "Empezás bastante abajo porque tenés que poner entre 20 mil y 30 mil pesos entre seguros, cargas fiscales y mercadería. Si a eso le sumás 15 mil pesos para acceder a una feria, es muy dificultoso", argumentó.


Fuente: Apertura.

Comentarios