Economia
Domingo 30 de Agosto de 2015

Los bancos salen a ofrecer préstamos personales

Los preferidos son los titulares de las cuentas sueldo, por la mayor seguridad en el cobro. Para los clientes, es una manera de adelantar consumo a fin de poder ganarle a la inflación.

La mayoría de los bancos han salido decididamente a captar clientes para préstamos personales. Y lo hacen a través de correos electrónicos, llamados telefónicos o envíos de cartas. Todo sirve y vale. Ocurre que con una mayor liquidez en sus arcas y ante la indecisión de las empresas para realizar inversiones a la espera de un cambio de ciclo económico, los titulares de las cuentas sueldos se han convertido en la alternativa más atractiva para las entidades financieras a la hora de colocar sus fondos. 
 Alcanza con ver la página web de algunas de estas entidades para tentarse a tomar un crédito. De acuerdo con el simulador del banco HSBC, por un préstamo personal a tasa fija de $10.000 –para quien no es cliente de otros servicios– la cuota a pagar será de $1.080 si el plazo de devolución es de 12 meses.
En el caso del Banco Nación, según se consigna en su página web, por un préstamo a tasa fija de $10.000, a un plazo de 12 meses se pagará una cuota fija de $1.054,07.     
El stock de préstamos personales  viene creciendo con fuerza en los últimos años y junto al financiamiento con tarjetas de crédito el crédito personal es el servicio más demandado por los consumidores para afrontar sus gastos.
Los especialistas coinciden en que la gente toma créditos para hacer algún viaje, arreglar la casa, hacer un postgrado, comprar electrodomésticos o cambiar el auto sin tener que prendarlo, aunque a veces resulte caro. Y para los bancos también es un buen negocio ofrecer esta línea de préstamos porque la banca personal siempre paga una tasa de interés mayor que las empresas, que hoy casi no se endeudan.
Jorge Day, economista del IERAL de la Fundación Mediterránea, opina que los empresarios no toman financiación porque existe incertidumbre respecto a lo que pueda llegar a pasar con la economía. 
“Las compañías postergan decisiones; en cambio, la gente que tiene un bono de sueldo se fija sólo en si va a poder pagar la cuota y en la tasa de interés”, señala el analista.
Day sostiene que lo que tiene que ver una persona  a la hora de solicitar un préstamo personal es la tasa de interés y la cantidad de cuotas. También es muy importante tener en cuenta si la tasa es fija o variable. 
“La tasa fija siempre es más alta que la variable, pero mucha gente con ingresos fijos opta por una tasa fija porque siempre existe la sospecha de que algo va a ocurrir con la economía”, agrega Day.
Uno de los argumentos que utilizan quienes toman la decisión de endeudarse es que el alto nivel de inflación irá licuando el monto de cada cuota a pagar, sobre todo si el crédito que se tomó es a largo plazo. 
Leonardo González, economista de la Fundación IDEAL, enciende una luz de alerta en cuanto a lo que pueda ocurrir con la oferta de créditos. Es que el analista ve como temporal esta tranquilidad cambiaria y sin sobresaltos inflacionarios: “Estos dos fenómenos han quedado atrás al profundizarse el atraso cambiario, por devaluaciones de nuestros socios comerciales y por una política monetaria expansiva que lleva al crecimiento de la base monetaria a valores cercanos del 40% interanual”. 
►Cambio. La puesta en vigencia de los topes a las tasas de interés por parte del Banco Central de la República Argentina (BCRA) hizo que los bancos que venían aplicando los cargos altos redujeran su participación de mercado.  
"La tasa fija siempre es más alta que la variable, pero mucha gente con ingresos fijos siempre opta por una tasa fija porque existe la sospecha de que algo va a ocurrir con la economía” (Jorge Day, economista del IERAL de la Fundación Mediterránea)

Fuente: Diario UNO Mendoza

Comentarios