Pais
Miércoles 27 de Julio de 2016

Los antropólogos argentinos son un ejemplo a nivel mundial

Hoy se celebra el Día del Antropólogo, ya que ese día en 1972 se fundaba el Colegio de Graduados de la especialidad. El Grupo Universitario de Investigación en Antropología Social es el equipo "de elite" de la entidad

Fernando Pepes del Colectivo GUIAS
Agencia Télam


El 27 de julio se celebra en la Argentina el Día del Antropólogo y aquí tenemos antropólogas y antropólogos que son ejemplos a nivel mundial. Se trata del Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF) una organización científica, no gubernamental y sin fines de lucro que aplica las ciencias forenses -principalmente la antropología y arqueología forenses- a la investigación de violaciones a los derechos humanos en todo el mundo.

Fundado en 1984 en nuestro país, a instancias del texano Clyde Snow, uno de los expertos de mayor reconocimiento mundial en antropología forense, quien en 1985 llegó a la Argentina con el fin de investigar los casos de desaparecidos en Argentina durante la última dictadura militar.

Él le confirmó a Estela de Carlotto, al analizar los restos de su hija, que Laura que había dado a luz. El EAAF es actualmente es un ejemplo a nivel mundial de profesionalismo y compromiso.

Aunque Snow convocó en Argentina a arqueólogos, antropólogos y médicos para comenzar las exhumaciones y los análisis, solo se animaron a ser entrenados en ese contexto donde el genocidio todavía estaba "caliente" un pequeño grupo de valientes estudiantes de antropología, quienes hoy continuando con el trabajo iniciado por Snow, han llevado a la antropología argentina a los más altos niveles del reconocimiento científico.

El EAAF recupera e identifica los restos de víctimas de violaciones a los derechos humanos para restituirlos a sus familiares, y también brinda a la justicia de todo el mundo las pruebas materiales que han posibilitado la condena a numerosos genocidas tanto en Argentina como en otros países. Desde que en 1986 comenzó a expandir sus actividades más allá de la Argentina, el EAAF han trabajado ya en los cinco continentes, en más de 40 países.

Desde su fundación, el EAAF ha ayudado a formar otros equipos forenses tales como el de Chile (1989), Guatemala (1991) y Perú (2001). Hoy estos equipos latinoamericanos intercambian sus miembros para entrenamiento y ocasionalmente trabajan juntos en misiones en el exterior. Desde el 2003, miembros de los equipos forenses latinoamericanos y otros antropólogos forenses de Colombia, México y Venezuela se reunieron para formar la Asociación Latinoamericana de Antropología Forense.


***
En África


Entre los últimos casos en los que ha intervenido el equipo y que resuenan en todo el mundo se encuentran la reciente condena al exdictador de Chad, Hissene Habre, quien fue condenado el 30 de mayo de 2016 a presión perpetua por crímenes cometidos contra la humanidad, torturas, violación y esclavitud sexual durante su mandato (1982-1990). Esta histórica sentencia es una de las primeras que un tribunal íntegramente africano dicta contra un ex presidente del continente. La sentencia fue dictada por las Cámaras Extraordinarias Africanas, tribunal creado por la Unión Africana. A pedido de dicho tribunal, el EAAF envió en 2013 y 2014 a Chad, un equipo de especialistas forenses de Argentina, Colombia, Canadá, España, Gran Bretaña, Sudáfrica y Francia para exhumar varias fosas comunes y analizar los restos recuperados. La organización Human Rights Watch fue vital en la realización de este proceso, recomendando al EAAF para su participación en las investigaciones forenses.


***
El caso mexicano


También tiene participación en el caso de la desaparición forzada de "Los 43 de Ayotzinapa" donde los forenses argentinos desmienten la versión oficial descartando la quema de los 43 jóvenes normalistas mejicanos en el basural de Coluca, como asegura el gobierno.

Toda la labor del equipo en México es una muestra de que la valentía que demostraron en 1984 sus fundadores se mantiene bien alta, ya que, si bien son muchas zonas de conflicto en que el EAAF ha intervenido, trabajar en México es realmente de un peligro inédito.


***
Más investigaciones

La recientes identificaciones de más de 60 desaparecidos de Mendoza, Córdoba, Santiago del Estero, Neuquén, España, Perú y Bolivia, exhumados de la fosa clandestina de más de 40 metros de profundidad conocida como el "Pozo de Vargas", en San Miguel de Tucumán, gracias al trabajo extraordinario del Equipo de antropólogos del Colectivo Arqueológico Memoria Identidad de Tucumán (CAMIT).

La puesta en marcha de la "Iniciativa Latinoamericana para la Identificación de Personas Desaparecidas", que impulsa la recolección a gran escala de muestras de sangre de los familiares de las víctimas, representa uno de los logros más importantes obtenidos por el EAAF, y el "Proyecto Malvinas", que intentará realizar la identificación de los restos de los combatientes fallecidos y enterrados como NN en el cementerio Darwin en las Islas durante la guerra de Malvinas, meta tan ansiada por los familiares y los excombatientes, son solo algunas de las misiones actuales que lleva adelante el Equipo.

Todas estas acciones de mujeres y hombres de la ciencia de este ejemplar equipo se enmarcan en un titánico esfuerzo en asistir a los familiares de las víctimas en su derecho a la recuperación de los restos de sus seres queridos "desaparecidos", de modo tal que puedan cumplir con los ritos funerarios y el duelo a sus muertos según cada cultura o religión.

No solo contribuyendo así a la reconstrucción histórica del pasado reciente, habitualmente oculto o distorsionado, sino dando el ejemplo que guía a todos los que ejercen la antropología como una práctica de libertad y ponen la ciencia al servicio de los pueblos.

Cuando el periodista Juan Boido en un entrañable reportaje al antropólogo más importante de la Argentina, nuestro querido Alberto Rex González, contaba que Rex: "Al visitar la casa que el arqueólogo de Creta, Sir Arthur Evans, se hizo construir durante las tres décadas que duraron las excavaciones, no podía dejar de evocar la figura de su discípulo Pendlebury, que murió defendiendo Creta cuando fue invadida por los paracaidistas nazis en la última guerra" y concluía: "Probablemente Rex sea uno de los últimos exponentes de una raza de científicos en extinción, cruza de nómades y humanistas, dispuestos a devorar libro tras libro en los claustros hasta que llega el momento de ponerse la mochila al hombro y salir, aunque lluevan nazis de punta" sin sospechar que Argentina los seguiría pariendo siempre.

A todas las antropólogas y antropólogos que ponen la ciencia al servicio del pueblo, en nuestro día: ¡salud!

Comentarios