A Fondo
Jueves 21 de Enero de 2016

Los 10 mitos falsos sobre el dengue

Existen creencias falsas sobre este virus, que se está extendiendo por el país. Conocerlas ayuda a prevenir y saber cómo cuidarse sin entrar en psicosis.

1. El dengue es una enfermedad de la pobreza. 
Si bien determinadas  condiciones como deficiencias en la red de agua potable y recolección de basura ponen en riesgo  a los sectores sociales más humildes, el mosquito puede transmitir esta enfermedad a todas las personas por igual.

2. Las bajas temperaturas terminan con el mosquito del dengue. 
Pese a que en los meses de frío los mosquitos adultos reducen su actividad, si se encuentran en  una casa conservan la temperatura de su interior. Sólo a muy baja temperatura (cerca de cero grado), los adultos se mueren pero los huevos son capaces de sobrevivir durante el invierno. 

3. Todos los mosquitos transmiten dengue. 
Para que un mosquito transmita esta enfermedad, debe haberse infectado previamente al picar a una persona enferma con dengue.

4. El dengue se transmite de persona a persona. 
Esta enfermedad sólo se transmite a través de la picadura del mosquito, no de  persona a persona, ni a través de objetos ni de la leche materna.

5. El mosquito sólo pica de día. 
Si bien la mayor actividad del mosquito se da en las primeras horas de la mañana y al atardecer, también puede picar durante la noche si en la casa hay alguna luz artificial prendida.

6. Colocar borra de café en el agua de las plantas mata las larvas de los mosquitos. 
No existe ningún estudio científico que pruebe esta afirmación. Lo único eficaz es cambiar el agua de floreros, platos y portamacetas cada 3 días o usar arena húmeda en lugar de agua en los floreros.

7. Tomar vitamina B impide la picadura del mosquito.  
No existe ninguna evidencia científica que apoye esta afirmación. Las  medidas recomendadas para evitar las picaduras son disponer mosquiteros en las ventanas y puertas de las viviendas, usar repelentes sobre la piel expuesta y la ropa, utilizar mangas largas y pantalones largos, entre otras. 

8. Untarse la piel con vinagre o con ajo sirve como repelente. 
Los  únicos repelentes recomendados son aquellos que contienen DEET.

9. La aplicación de larvicidas es una medida recomendable para eliminar las larvas de todos los objetos. 
Esta medida se utiliza sólo en los recipientes que no pueden ser destruidos o tapados como tanques, cisternas y aljibes. No deben ser tratados todos aquellos recipientes y depósitos que puedan ser eliminados, así como también ollas, utensilios de cocina, bebederos de animales, instalaciones sanitarias, piscinas y otros objetos en uso.

10. La fumigación termina con el dengue.
La aplicación de insecticidas es una medida que sólo elimina los mosquitos adultos. Como su poder residual es reducido  siempre debe ser acompañada  por la eliminación de todos los recipientes que acumulan agua en  las casas y  espacios públicos.  

Fuente: Msal.gob.ar

Comentarios