A un click
Jueves 29 de Diciembre de 2016

Lo nuevo del inventor del Este: el minibús eléctrico

José Carlos Abdala, quien antes fabricó autos y triciclos con corriente alterna, ahora ideó un colectivo con ese sistema.

José Carlos Abdala (63) es un porfiado. Un obstinado. Viene insistiendo en que el mundo cambia irremediablemente y que se debe estar preparado, que se debe acompañar el cambio. No le dan mucha bolilla y las leyes difícilmente sigan el ritmo del progreso, pero cada tanto aparecen algunos que lo entienden y apoyan.

Después de imaginar, diseñar y fabricar autos eléctricos, triciclos eléctricos y hasta un sistema para transformar en autónomos a los troles, este sanmartiniano completó ahora la fabricación de dos minibuses eléctricos para ser utilizados en barrios privados, parques recreativos y predios fabriles, entre otras tantas posibilidades. Las dos primeras unidades, que ya pueden ser fabricadas en serie, fueron financiadas y adquiridas por dos importantes empresas mendocinas.

"El minibús eléctrico tiene una capacidad de 550 a 600 kilos. Son seis asientos y un lugar para un pasajero con discapacidad motora. Pero se puede adaptar a otras necesidades, como carga", contó Abdala, el inventor del Este de Mendoza, concretamente de San Martín.

El minibús tiene un motor alimentado con corriente alterna y una autonomía de 80 kilómetros. Desarrolla una velocidad de 20 kilómetros por hora, aunque Abdala aclaró que "puede hacerlo a más, pero por razones de seguridad se ha decidido que esa sea su velocidad máxima".

Mide 3,80 metros de largo, 1,20 de ancho y 1,40 de alto. Su estructura es metálica y el resto es todo de fibra de vidrio. "Ya está todo preparado para fabricarlo en serie", acotó su creador, quien además indicó que "las baterías que utiliza son las tradicionales, pero simplemente colocándole otras más avanzadas la autonomía se multiplica por tres".

Proyección
La empresa de transporte público de pasajeros Maipú, concesionaria del Grupo 2, y la constructora Ceosa fueron quienes financiaron el proyecto de Abdala y quienes se quedarán con las dos primeras unidades.

"Una de las unidades va a cumplir funciones en un hotel y la otra posiblemente vaya a la UNCuyo, pero aún debe definirse", sostuvo Abdala.

Lo más interesante para el creador y fabricante es que estos vehículos tienen un gran potencial. "En predios cerrados pueden comenzar a funcionar ya y cumplir un servicio muy interesante. En la vía pública se necesita que las comunas regulen su utilización dentro del casco céntrico", explicó.

Según Abdala, ya Godoy Cruz libró una ordenanza permitiendo el uso de este tipo de vehículos en la zona del microcentro y Guaymallén ha comenzado a estudiar esta misma posibilidad.

Los minibuses son totalmente silenciosos, no contaminantes, ágiles y pequeños, lo que los hace ideales para descomprimir el tráfico.

Abdala los pensó para ser utilizados en una primera etapa dentro de parques industriales y barrios privados, pero también para recorrer las calles de las ciudades con fines turísticos y recreativos.

Con 95% de materiales nacionales
"Hay cambios irreversibles en este mundo. Los autos eléctricos son algo inevitable y hay que estar preparado para eso", dice Abdala.

El sanmartiniano piensa no sólo en los vehículos, sino también en la generación de puestos de trabajo futuros: "Los minibuses están construidos en con materiales y piezas que son 95% argentinas y muchísimas de ellas, mendocinas. La modificación de las costumbres también hay que pensarlas como futuros trabajos para las personas. Hoy estos minibuses pueden ser vendidos en todo el país y en el exterior y son, además de una alternativa al vehículo convencional, una fuente de trabajo para mucha gente".

Abdala ya presentó un auto eléctrico, un triciclo y hasta la adaptación de los tradicionales troles para ser utilizados con baterías y retirar todo el sistema de tendidos de la ciudad. Sin embargo, al menos hasta ahora, sus iniciativas habían ido más de prisa que la inquietud del Estado por aprovecharlas.

Quizás este sea el momento.

Comentarios