A un click
Sábado 19 de Diciembre de 2015

Lo bueno, lo malo y lo feo de diciembre

Por Sebastián Benítez
De la Redacción de UNO
sbenitez@uno.com.ar


Llega diciembre y se presentan dos sensaciones totalmente distintas. Para muchos es el mejor mes de año y para otros no tanto. Dentro de lo bueno que se da en esta parte de año es que están las Fiestas y es gran momento para las familias. También están las despedidas con amigos, compañeros de trabajo, de equipos de diferentes actividades deportivas y demás. Es todo propicio para pasar un buen momento. La Navidad es para pasar con los seres queridos, y más cuando uno es padre y aguarda con ansias ver la cara de felicidad de un hijo o hija al ver el regalo que tanto anhelaban. El fin de año para realizar una gran cena y realizar un balance de todo lo bueno que pasó en 12 meses. Otro hecho positivo es el cobro del medio aguinaldo, algo amortiza todos los gastos que se programa con antelación.
Pero dentro de lo negativo que se presenta es la fiebre por comprar, el apuro por tener ese descuento en al artículo del hogar o juguete para regalar. Nada cambia en los entrerrianos a lo largo de los años y no hay dólar que lo asuste por momentos. Las compras de última hora, los atascamientos en las cajas de los supermercados, la fiebre por las novedades, los empujones en los pasillos de los centros comerciales y las carreras por alcanzar un estacionamiento en el centro o lugar donde están las ofertas.
En las últimas horas una cadena de supermercados a nivel nacional lanzó ofertas nocturnas para aprovechar y analizar. En la zona de calle Pirán de la capital entrerriana se pudo ver a miles de personas haciendo colas hasta las 3 para poder comprar. Las filas de changos llegaban hasta el fondo del hipermercado. Sus trabajadores no daban abasto para poder atender a todos. Locura total para intentar conseguir ese descuento con la tarjeta, que en verdad existió en algunos artículos. Todo esto paradójicamente el mismo día que se levantó el cepo al dólar y dejando una devaluación para algunos especialistas en economía del 40%. Pero nada asustó a los clientes y fueron con sus tarjetas para comprar las cosas necesarias para la Fiestas y amortizar con 18 cuotas sin interés y más si se compró algún televisor LED u otro artículo electrónico. 
Días atrás otra cadena de hipermercados, pero de origen estadounidense, hizo otra oferta parecida y también se vio esa locura por comprar la oferta dada a conocer mediante redes sociales y publicaciones en medios de comunicación a nivel nacional.
En el centro de la capital entrerriana también se ve algún movimiento, aunque no tan alocado como el de los súper. Pero quizás con el correr de las horas irá creciendo. Y más cuando mañana domingo los comercios abran normalmente para que puedan asistir pensando en las compras navideñas.  
Uno lo enumera como malo, no porque es negativo comprar, sino la locura por conseguir las cosas, muchas veces con empujones, con quedarse hasta la madrugada en un supermercado o ir casi sin mirar al centro y sacar un juguete. Lo bueno es estar en familia, con amigos, en pareja y no tanto pensar en gastar.
 Es positivo el compartir y un regalo es solo parte del festejo de la Navidad. Lo material va y viene en la vida, pero los afectos no.

Comentarios