La Provincia
Jueves 13 de Agosto de 2015

Lluvias dejaron intransitables las calles de tierra en los barrios

En la capital provincial hay unas 2.500 cuadras sin asfaltar. Bajada, Capibá y el Gaucho son los más afectados por la persistencia del agua  

Salir o entrar en algunos barrios de Paraná por estos días fue casi imposible. Muchos de los autos en Bajada Grande, quedaron adentro de sus garages. Hubo transportes escolares que ayer no pasaron porque los conductores ya sabían que podían quedar empantanados con un barro pegajoso y profundo. La zona fue una de las más afectadas por una lluvia que persistente desde el domingo, solo regaló una pequeña tregua de algunas horas. Capibá y el Gaucho Rivero, entre otras, también se vieron muy perjudicadas. En la capital provincial fueron asfaltadas 440 cuadras en el último período, pero hay unas 2.500 que aguardan esa suerte.
Laura Martínez es de Bajada Grande, ayuda a los vecinos y acompañó a UNO a recorrer la zona. Dijo que entre las más complicadas se encuentran Procesión Naútica, calle U y cerca de las vías del viejo tren. “Hace años que se pide y en Bajada el asfalto nunca se hizo”, contó la mujer. Agregó que por ejemplo, calle O sí tenía pavimento, pero cuando se hicieron las cloacas se rompió y desde entonces volvió a contar con una tierra que se hace barro cuando llueve apenas unos milímetros.

Luis Martínez, vive en el barrio Aceitero desde hace seis años con su hija y con Norma, su mujer que está embarazada de otra niña. Él trabaja en la construcción y ayer tuvieron que salir a pie por el barro para poder ir al médico. “No se puede ni pasar”, contó el joven a UNO y ayer a la mañana tomaba unos mates con su esposa y Miriam, su cuñada. Dijo que días atrás, quedó empantanado un auto desde las 9 hasta las 15 por su calle, la X, y que junto a Z, son las más rotas y llenas de barro del lugar.
“En Catastro, supuestamente, figuran que estas calles están asfaltadas”, contó Norma enojada.
Laura Martínez, bajo la lluvia, dijo que mandar a los hijos a la escuela es un problema. “En un tiempo tiraron broza, pero el agua se lo lleva enseguida. No sé si se va a mejorar esto, para mí va a quedar igual nomás”, remató Luis.
Pero Bajada Grande y el Aceitero no fueron los únicos perjudicados por las lluvias.
El director de Protección Civil de Paraná es Darío Aldana y desde el organismo informaron que Capibá y el Gaucho Rivero, fueron dos de las zonas más necesitadas por las inclemencias del tiempo.

Dijeron a UNO que hubo alrededor de 50 llamados para solicitar agrotileno que es un plástico que se coloca en los techos de chapa de casas precarias, para evitar que entre el agua. También hubo pedidos de colchones y otros elementos de abrigo mojados por la lluvia.
Pavimento
Además de los barrios mencionados, hubo otras zonas complicadas, sobre todo aquellas que no cuentan con calles asfaltadas.
Abelardo Llosa es subsecretario de Infraestructura de Paraná. Dijo que en la capital provincial estiman que hay entre 2.000 y 2.500 cuadras, de diferentes tamaños, sin pavimentar.
“En esta gestión llevamos 440 cuadras pavimentadas y podemos decir que el déficit se redujo en un 20%. Pero además, con el ensanche y repavimentación de diferentes avenidas, abordamos 15 kilómetros más”, destacó Llosa y nombró por ejemplo a Newbery, Báez, Almafuerte y Don Bosco entre otras.
A los desarrolladores de muchas de las urbanizaciones que se hicieron en la ciudad y que son parte de su expansión, no se les exigió el asfalto para la entrega de las viviendas y la responsabilidad recayó sobre el municipio, como ocurrió en otras localidades. “Son dos las tareas que encaramos: por un lado la de sanear el déficit de las calles barriales de tierra y por otro debimos ensanchar las avenidas que tenían hasta un carácter rural con cunetas sin cordones, y transformarlas en urbanas”, reafirmó.
Panorama de la situación provincial
Roberto Destri es el director de Defensa Civil de la provincia y dijo a UNO que la cantidad de milímetros caídos, en general y hasta ayer al mediodía, no eran muy importantes. En La Paz cayeron 29 milímetros, 23 en Feliciano, 44 en Concordia y no más de 16 o 17 en Paraná –hasta las 12– que se acumularon a los caídos desde el domingo.
En Colón cayeron 22; 20 en Concepción del Uruguay, 23 en Villaguay y unos 20 en Victoria y en Diamante.
“No hubo tormenta y eso es importante porque no generó grandes problemas más allá de la cantidad de milímetros caídos. Esta lluvia ni siquiera afecta al crecimiento de los ríos”, aclaró Destri.
UNO también se comunicó con Conservación, de la Dirección Provincial de Vialidad. Señalaron que hasta ayer todos los caminos de tierra del territorio provincial estaban intransitables.
Sin embargo destacaron que no había ninguna ruta pavimentada en problemas.
Asimismo explicaron que aquellos caminos de ripio y broza estaban “pesados”: es una manera de describir que si bien en ellos se puede conducir con camionetas adecuadas, es mucho el barro que se junta y pueden producir daños en los vehículos.

Un milagro en pleno centro de la ciudad
En horas de la tarde, un árbol ubicado sobre la angosta vereda de calle Laprida, a 20 metros de la Peatonal San Martín de Paraná, cayó y arrastró consigo un poste de luz. Ambos se precipitaron sobre un auto que pasaba por la zona y fue un milagro que el conductor saliera ileso: el árbol quedó sobre el capó, mientras que el poste, sobre la parte trasera.
Fue tal el impacto, que causó un gran asombro a los transeúntes. La espectacularidad de las imágenes muestran el deterioro producido en el automóvil Ford Ka, tanto por las ramas de jacarandá que estaba situado en el ingreso a la sede del Ministerio de Turismo de la Provincia, como por el poste de luz.
De acuerdo con algunos testimonios, la caída del árbol ocurrió en coincidencia con el inicio de la luz verde del semáforo.
 

Comentarios