A Fondo
Miércoles 17 de Junio de 2015

Lilita Carrió, entre rupturas y alianzas

Marcelo Medina / De la Redacción de UNO
mmedina@uno.com.ar


Lilita Carrió es el fiel reflejo de la oposición a nivel nacional. La chaqueña arma y desarma acuerdos. Pone límites y luego los deshace. Halaga y defenestra. El nivel del debate político hace que cualquier análisis de las complejas elecciones de Santa Fe  ceda ante los vaivenes de la denunciadora serial oriunda de Chaco; y justo Carrió halagó a Miguel Del Sel y atacó a los socialistas. La semana pasada había elogiado a Francisco De Narváez, el mismo al que hace unos años destruía. Lilita aplaudió al empresario por golpear a un periodista. Ella, que vive hablando de paz. Volviendo sobre los recuerdos, Lilita decía sobre el dueño de Casa Tía que no iba a trabajar a la cámara de Diputados, lo calificó de haragán, y pidió en más de una oportunidad que lo investiguen para saber de dónde sacaba la plata para su campaña y lo ligó al narcotráfico. 

Hace pocos días, Carrió se mostró molesta porque el doctor y periodista Nelson Castro hizo un “diagnóstico por televisión” de la personalidad de ella. Carrió le reprochó al conductor -también neurólogo- haberla “diagnosticado”. “¿Usted consultó algún médico mío?”, le preguntó Carrió con la mirada fija. Lilita felicitó a Castro cada vez que este habló de la salud de la presidente Cristina Fernández de Kirchner. Jamás se opuso ni le señaló que había transgredido algún límite personal, ventilando algo que no tuviera que ver con la cosa pública. 

La diputada y precandidata a presidente por Cambiemos fue ideóloga de UNEN, pero lo dejó para firmar con Mauricio Macri, que en 2007 era su límite moral. Días antes de irse de ese espacio que compartía con su examigo Fernando Pino Solanas había asegurado: “Yo voy a respetar lo que digan”. El domingo en La cornisa, Carrió felicitó a Miguel Del Sel, destacó su trabajo y militancia. Enseguida desató su furia hacia los socialistas santafesinos. Ella, que llevó en 2007 al senador nacional y jefe del Partido Socialista, Rubén Giustiniani, como su compañero de fórmula para las elecciones presidenciales de octubre. En el programa de América, la diputada sostuvo que el candidato a gobernador de Santa Fe por el PRO “es un hombre honesto” y que ella “lo ama”. Acusó al socialismo de tramposo. “La Coalición Cívica allá está con el socialismo, y la verdad es que nunca estuve de acuerdo. Yo quería que hagan el frente con el PRO”. “Lo conozco a Del Sel desde hace 20 años. Lo conocí ya empresario, no cómico. Yo iba a Tía María que era un restaurant cuando fui convencional constituyente en 1994. Es un hombre honesto, un hombre que trabajó, que tiene emprendimientos. Es un hombre que lo maltrataron en el último mes de una manera terrible”, añadió. 

“Yo le quiero decir a Del Sel que lo amo. Él era votante mío. Ahora seguramente lo va a votar a Macri. Es un hombre honesto. Yo te quiero mucho. Y te pido perdón en nombre de muchos por lo que te hizo el socialismo”, dijo Carrió. “Además, si gana el socialismo por cero por ciento, es cristinodependiente, ya es un fracaso. Ha ganado siempre por el 50”, añadió la precandidata a presidenta, que era acérrima crítica de la política de los 90, algo que está bien reflejado en los conceptos políticos que representa Miguel Del Sel.


Comentarios