A Fondo
Viernes 26 de Febrero de 2016

Libranos Señor!

El fuerte temporal del viernes aún sigue latente en los ciudadanos paranaenses y de alrededores. La naturaleza respondió de una manera nunca vista, con lluvias que superaron los 150 milímetros en una hora y con vientos de 120 kilómetros por hora. El resultado fue  devastador: familias con casas destruidas, voladuras de techos, caídas de árboles que rompieron autos, viviendas y cortaron cables. Algunos, hasta ahora, siguen sin energía eléctrica por los desastres que provocó el fenómeno climático.
El miércoles el Servicio Meteorológico Nacional emitió una alerta a las 19 por tormentas fuertes que abarcaban las provincias de Entre Ríos, Buenos Aires, Córdoba y Santa Fe. No era la mejor información,  ya que muchos no se han podido levantar de las consecuencias del temporal del viernes 19. La advertencia del SMN provocó que muchos comenzaran a mirar de reojo el clima y lo que se podía venir. Las  nubes cargadas pasaron de largo. Gracias a Dios no pasó nada. Sin embargo, el tiempo sigue inestable y el fenómeno de El Niño, que azota a esta parte del mundo seguirá hasta junio. Ahora solo resta esperar que las próximas tormentas no sean de la magnitud del pasado temporal. 
El sitio web de UNO subió el parte del SMN para informar a sus seguidores de la tormenta que se aproximaba: “Alerta de tormentas fuertes para la provincia”. Así se tituló en las redes sociales y la misma tuvo un gran impacto, 403 veces compartidas y con más de 500 ‘me gusta’. Todos con la intención de alertar a esos ciudadanos que todavía siguen trabajando para solucionar los problemas de la tormenta pasada. En los comentarios, muchas personas pidiendo por ayuda a los distintos municipios: chapas y ladrillos. Todo para poder levantar, de a poco, lo que la naturaleza se llevó y otros pidiendo a Dios que sea solo agua.
Pero siempre están los “vivos”, los que aprovechan las circunstancias para llevar agua a sus molinos, esperan el sonar de las campanas para salir corriendo y poder manotear algo. Se olvidan que sus vecinos, familiares o amigos sufrieron las consecuencias del temporal y ellos están primeros en la cola para ver si pueden quedarse con un par de chapas o ladrillos, que en algunos municipios se les fueron entregando a la gente que sufrió el temporal. Por otro lado, los servicios esenciales fueron restaurados lo más rápido posible, para que cada ciudadano pudiera tener luz y volviera a contar con el suministro de agua, todo gracias al trabajo humano de las empresas que abastecen a cada familia, pero fueron tantos los daños que llevará un tiempo dejar en condiciones cada barrio de la ciudad.

Comentarios