Reclamo vecinal
Domingo 08 de Enero de 2017

Las últimas lluvias agravaron el problema de baches en Paraná

En algunas zonas hay inconvenientes estructurales de larga data. A los pozos que ya tienen sus años se suman otros con las intensas precipitaciones. La comuna trabaja a contrarreloj para poder dar respuestas a la gente

El problema de los baches en diversas calles de Paraná parece ser crónico y afecta cada vez más a sus habitantes. No hace falta andar en auto, moto o bicicleta para sufrir las consecuencias: también quienes viven en las zonas donde proliferan padecen los efectos de las roturas de las arterias.
Cuando llueve, la situación se agrava y deja al desnudo que hay inconvenientes que son estructurales y que no se pueden reparar colocando un poco de broza o una capa de asfalto, ya que al poco tiempo vuelven a romperse.
Periódicamente, y más en época en que las inclemencias del tiempo agudizan el problema, la Municipalidad debe enfrentar el desafío de brindar soluciones. En este marco, la semana pasada anunciaron que desde mediados de mes pondrán en marcha "un nuevo e intensivo plan de bacheo integral en continuidad con el programa implementado durante todo 2016".
"Estos trabajos de mejora de la trama vial serán implementados además con el objetivo de solucionar el deterioro de la cinta asfáltica producto de las intensas lluvias de las últimas semanas", indicaron desde la comuna.
Mientras tanto, hasta que concluyan las tareas y pueda repararse al menos en parte la trama vial, muchos de los conductores de vehículos que transitan por la ciudad advierten el incremento de los pozos y manifiestan su descontento. A través de WhatsApp, lectores de UNO expresaron su opinión al respecto: "¿Se descontrolaron los baches en Paraná? La ciudad luce temeraria para circular en auto, moto, bici o lo que sea", inquirió uno de ellos; otro, en tanto, manifestó: "Dejó de llover y la comuna debe empezar a tapar baches a toda hora. Es natural que se rompan las calles por exceso de lluvias, pero debe ser normal su reparación inmediata".
Frente a estas demandas, Roberto Sabbioni, titular del Centro Integrador de Servicios Ciudadanos, explicó a UNO: "En los últimos días desde el municipio no se ha podido trabajar en lo que es conservación vial por la lluvia, y justamente por el agua que cayó hay baches nuevos; también hay otros que se generan de arreglos que hace Obras Sanitarias, que no se cierran enseguida porque antes hay que constatar que no hayas pérdidas, y a los que quedan con agua no se les puede echar broza".
Asimismo, señaló: "El asfalto se va deteriorando por varios factores. En algunas calles se han hecho carpetas que no admiten determinado peso y se ocupan igual por el tránsito pesado. También pasa que antes de esta gestión se ha asfaltado directamente sobre caños rotos y es otro problema que hace que el tema de los baches se agrave. Uno pasa y ve que está brotando agua y ese caño empieza a levantar el asfalto; hay cañerías que están totalmente obsoletas".
Sabbioni indicó que se definió trabajar por sectores para poder solucionar un problema que es estructural en la capital provincial: "Ahora tenemos planificado el tema del centro, pero es un lugar delicado por el tránsito que hay. Se debe buscar el momento para hacer la reparación para evitar la congestión de vehículos si se restringe el paso, sobre todo en las arterias donde pasan los colectivos; tienen que ser el domingo y el sábado a la tarde".
A su vez, sostuvo que cada obra, sea privada o se haga por parte de la Municipalidad, tiene que se supervisada para certificar que se realice adecuadamente. También comentó que se está trabajando en la reparación de la planta asfáltica que pertenece a la comuna, que desde hace tiempo no funciona y por eso deben recurrir a empresas particulares para dar solución a los inconvenientes que se generan. "Se hacía carpeta únicamente. En estos días se está reparando la planta en su totalidad y desde marzo la Municipalidad va a poder hacer el trabajo que estaban haciendo empresas privadas. Esto nos va a facilitar las cosas", aseguró el funcionario.
Por otra parte, confió que hay arterias que ya no admiten más bacheos debido al estado del asfalto, que debe volver a realizarse. Algunos trayectos están situados en calle Juan Báez, en O'Higgins y en Garrigó, una arteria donde los pozos se tapan y renacen debido a los problemas de cloacas y de cañerías averiadas que hay en esa zona. "Hay lugares donde le cobraron mejoras a los vecinos y nunca las hicieron", advirtió Sabbioni, quien resaltó que en estos días en que la lluvia dio una tregua "la prioridad es el arreglo de aquellos caminos de tierra que han quedado intransitables".

Testimonios de quienes circulan
Muchos de los que conocen de memoria dónde está la mayoría de los pozos en Paraná son los taxistas, que a menudo recorren distintos barrios llevando a sus pasajeros. A la vez, son testigos de las obras que realiza el municipio para dar respuesta a esta problemática y varios aseguran que se notan los arreglos en diversas zonas de la ciudad.
Adrián es uno de ellos, y afirmó que "ha mejorado bastante" el estado de las calles: "Han arreglado Don Bosco, Blas Parera, Maciá".
Sin embargo Antonio, uno de sus pares, refirió: "A pesar de eso hay lugares donde faltan obras: Jorge Newbery está abandonada, avenida Zanni también. Después hay calles como O'Higgins, entre Zanni y Garrigó, que está destrozada, y también un trayecto de Artigas. A Garrigó ahora la han arreglando un poco, pero hay otras tantas que están rotas y ni siquiera se dan una vuelta para ver si el arreglo que hacen aguanta".
Antonio sostuvo que lo que más frecuentemente se rompe al circular y toparse con los pozos es el tren delantero del vehículo y también las cubiertas: "Quedan tan deformadas que no le sirven ni a los carros. Y sale caro para reponerlas", aseveró.
En tanto Santiago, un joven que transita las calles en moto, dio cuenta de las consecuencias sufridas al encontrarse con un pozo: "Ir en moto es complicado y es peligroso. Hace poco me caí por un pozo en calle 25 de Mayo, llegando a Cura Álvarez. Lo quise esquivar y al apretar el freno de adelante me fui al piso. Me lastimé la rodilla. Por suerte siempre uso casco. En moto se sienten bastante los baches y ojalá puedan arreglarlos".
Matías también circula en un motovehículo, y opinó: "Arreglan solo los baches de las calles céntricas, donde hay más plata. En los barrios más alejados está lleno de pozos y hay muchas calles sin asfaltar".
Carlos, taxista hace una década, señaló: "Hay calles que están destrozadas, directamente. Y otras que más o menos las están acomodando. Son 50 y 50. Con el gobierno que esté, siempre es lo mismo. Hay un tema estructural y en el auto se afecta el tren delantero, los amortiguadores, las cubiertas, se rompe todo. Donde no viste un pozo, chau".
En la misma parada estaba Américo, quien también se dedica a este trabajo, y expresó: "Hace 15 años soy taxista y opino igual que Carlos. Hay sectores que han mejorado bastante, como por ejemplo la zona de la Terminal de ómnibus. Es en los barrios donde faltan más arreglos", insistió.

Se amplía el mapa de pozos
El jueves en la edición digital de UNO fue publicado un mapa interactivo con el "top ten de reclamos de los vecinos de Paraná", confeccionado en base a los principales mensajes enviados al WhatsApp de #UNOenLaCalle en las dos últimas semanas. En el mismo se incluyó la localización de varios de los baches que afectan a los ciudadanos de la capital provincial.
Sin embargo, ante la simple pregunta en las redes sociales sobre otros lugares de la ciudad donde hay baches, las respuestas se multiplicaron. Norma vive en la vecinal Los Intendentes y brindó sus testimonio sobre la lucha que los moradores de su cuadra sostienen para lograr mejoras: "Vivo en calle Garrigó al 1100 y hay dos pozos grandes en la zona. Uno está en la esquina de Madariaga y Garrigó, donde está la escuela San Joaquín; y el otro en Garrigó 1126. A este último se le cayó el cordón dentro del pozo y es una trampa mortal". Y agregó: "En la zona hubo un accidente con un auto que reventó un neumático y se le dobló la llanta, culpa de un bache. No sé qué están esperando para arreglar los pozos de calle Garrigó, entre Cochrane, Madariaga y Provincias Unidas. Los vecinos venimos haciendo reclamos al 147".
"En el lugar hay vertientes. Yo tengo el garaje con agua y mi vereda está llena de agua servida; hay que realizar un buen arreglo, ya que el caño mayor data de más de 50 años y es de fundición. En diciembre vinieron a arreglar y fue una burla, porque le pusieron broza y se fueron. Se han caído varias motos y a un proveedor de la panadería también se le incrustó la rueda dentro del pozo y dobló el paragolpes", agregó la mujer.
"En Azurduy y Albariño, en barrio Gazzano, también hay un gran pozo y se hizo una denuncia", manifestó por su parte Elizabeth. En tanto Noelia dio cuenta de otro en calle Colón y avenida Ramírez: "Está rodeando a una boca de tormenta, todos los pedazos de asfalto roto se hunden cada vez más. Es realmente un peligro, porque por avenida Ramírez la gente viene a mil", opinó.
Otra que dio referencias fue Patricia, quien sostuvo que en Trinidad Laporte de Rancillac, entre Brollo y Newbery, en barrio Los Pipos, "hay dos pozazos desde enero de 2012, y ya cumplieron cinco años"; Alejandra marcó uno en calles Galán y Los Jacarandáes: "Se arregla y se vuelve a hacer"; Mabel expresó que otro está en Salvador Calí y Bernardo Houssay, en barrio Santa Lucía, y contó que se cayó con su auto hace poco, ya que "de noche no se ve".
Paola indicó que otro bache se sitúa en Ayacucho y Zenteno; Santiago dijo que hay uno en Mistral casi Sarobe; y Valentina afirmó que la cuadra de O'Higgins antes de Garrigó, hace años está llena de pozos, y dijo: "En esta arteria no ha habido solución: es totalmente intransitable".
Carina mostró el que está ubicado en la esquina de Favaloro y Torrealday y aseguró: "Es una vergüenza, hace un año sale agua limpia potable y el 15 de noviembre lo vinieron a arreglar rompiendo el caño de la cloaca y ocupa toda la esquina. Dijeron que el lunes lo arreglan. Es barrio Vairetti y en toda la zona hay derroche de agua potable por caños averiados y calles rotas".
"En Provincias Unidas y Unamuno hay uno y ya le festejamos varios cumpleaños", afirmó por su parte Marcelo, un vecino del lugar.
Héctor contó que hay más en barrio Mercantil, que deben esquivarse desde hace seis meses; y Fernando aseveró que otros tantos proliferan "en San Agustín, sobre todo entre las calles Montiel, Calderón, Galán, Gutiérrez y avenida Ejército".

Comentarios