Pais
Domingo 18 de Enero de 2015

Las transfusiones no se toman vacaciones: concientizan sobre la donación

Para que el país sea autosuficiente debería haber de 1,5 a 1,6 millones de donantes. Lo cierto es que la marca no llega al millón. Apelan a la promoción y educación social para aumentarla

La mayor cantidad de siniestros viales que se producen en verano, que requieren importantes transfusiones, y el descenso en más de un 30% de donantes de sangre por la migración de gente a los centros turísticos, impulsó a distintas instituciones sanitarias y centros especializados a realizar campañas de concientización sobre la donación voluntaria también en el período estival.


“La cantidad de personas que van a hacer sus donaciones a los hospitales disminuye entre un 30% y un 40% en verano”, aseguró a Télam el presidente de la Asociación Argentina de Hemoterapia e Inmunohematología (AAHI) Oscar Torres.


El especialista explicó que “los traslados de gente en vacaciones hacen que en sus lugares de residencia disminuya la cantidad de donantes de sangre, y por otro lado la gente que va a los centros turísticos está de vacaciones y lo que menos piensa es en donar sangre en esos lugares”. Por esta razón, la falta de donantes se da tanto en los lugares de residencia de los veraneantes como en los centros turísticos, donde “lamentablemente aumenta el número de accidentes en la vía pública como consecuencia de los traslados por las carreteras, y son situaciones de alto requerimiento transfusional, pero los hospitales de los corredores turísticos no tienen donantes de sangre”.


Torres hizo un llamado a la población: “Que se acerque a donar sangre porque en los períodos de vacaciones, como en el resto del año, no tenemos otra manera de obtener la sangre que no sea de donantes”.


Dijo que la gente que quiera donar tiene que ir a cualquier centro de salud que tenga atención para este tipo de procedimientos porque “todos los hospitales hoy necesitan sangre”, puntualizó. Indicó además que “es necesario desterrar los mitos que hay sobre la donación” y, en ese sentido, precisó que no hace falta ir en ayunas, que dar sangre no significa crear un hábito y que la persona que dona no corre ningún riesgo porque se realiza con elementos esterilizados.


El titular de la AAHI recordó que “hace unos días en la ruta 2  (que comunica Buenos Aires con Mar del Plata) hubo accidentes con un importante número de muertes y de sobrevivientes que necesitaron muchísimas unidades de sangre, y lamentablemente en esos lugares, no dieron abasto porque no había gente para donar”.


A su vez, destacó la necesidad de donantes voluntarios ya que en los hospitales de todo el país no se dejan de hacer cirugías, trasplantes, tratamientos oncológicos o atender hemorragias por parto porque sea verano. En este contexto, precisó que la campaña que lanzaron consiste en “concientizar a la población de la importancia de donar sangre en estos períodos estivales, que no esperen a ser convocados”. “Lo que se necesita es que la gente vaya espontáneamente a donar sangre porque es un acto solidario, porque además los donantes que son convocados porque tienen un familiar enfermo o accidentado van condicionados”, añadió. Señaló que al estar condicionados, muchos de ellos no están en condiciones de donar sangre, por lo que “de ese total de donantes, entre un 20% o un 30% tenemos que diferirlo porque han tenido tatuajes, cirugías u otras situaciones de riesgo”.


De este modo, Torres enfatizó que “aquella persona que va a donar debe saberse sano, y que no tenga situaciones de riesgo, a la vez que debe donar en forma voluntaria y no condicionada”. Los centros que mayor requerimiento tienen de sangre son los de gran densidad de población, como la ciudad y provincia de Buenos Aires, Córdoba, La Plata, Rosario, donde a su vez están las instituciones de alta complejidad que tienen mayor necesidad de donantes por las derivaciones de pacientes de otras zonas del país; y en verano el corredor de la costa atlántica. “A nivel nacional debemos decir que para ser autosuficientes deberíamos tener de 1,5 a 1,6 millones de donaciones en el año, sin embargo estamos entre 900.000 y 950.000”, dijo el experto. Torres expresó: “Los centros de alta complejidad hacen sus propias campañas, que nosotros, como entidad científica, apoyamos tanto de instituciones grandes como pequeñas”.


El Banco de Sangre lanzó una convocatoria “a todas las personas que estén en condiciones de donar a acercarse para convertirse en donante voluntario”. Destacaron: “En verano nuestros donantes voluntarios frecuentes también se toman vacaciones. Por eso, realizamos esta campaña con el fin de que la gente que quizá no dona sangre durante el año pueda venir a donar en estos días”.

 

 


Prohibida la compra y la venta

 


Cuando una persona pierde sangre en gran cantidad por un accidente o una operación, o tiene problemas de salud, puede que sea necesario que reciba una transfusión de sangre. Sin embargo, dado que la sangre humana es una sustancia que actualmente no se puede sintetizar, es necesario extraerla de otra persona, es decir, un donador de sangre.


Pocos países en el mundo tienen organizado un sistema público de donación de sangre, entre los cuales están Venezuela, Cuba, Guatemala, Nicaragua, Argentina, España, Uruguay y Costa Rica. En estos países está prohibida la compra y la venta de sangre, que se considera un recurso público únicamente destinado a instituciones sanitarias para el tratamiento de pacientes y cuya donación es totalmente voluntaria.


En países que no existe tal sistema, la donación es realizada por familiares, o se paga para encontrar un donante. Cabe destacar que se considera que una de las ventajas del donante voluntario es que en general representará un riesgo menor de estar contaminado.

 

 

 

Colectas y otros métodos

 


Las donaciones de sangre se dividen en tipos en función de quien recibirá la sangre. Una donación alogénica es cuando un donante dona sangre para su almacenamiento en un banco de sangre y se haga una transfusión a un destinatario desconocido. Una donación “dirigida” es cuando una persona, a menudo un miembro de la familia, dona sangre para una transfusión de sangre a un individuo específico.


Las donaciones dirigidas son relativamente poco frecuentes cuando existe un suministro establecido. Una donación de reemplazo es un híbrido de los dos y es común en los países en desarrollo, como Ghana. En este caso, un miembro de la familia o algún amigo cercano dona la sangre para reemplazar la sangre almacenada que se utilizó anteriormente en una transfusión, lo que garantiza un suministro constante. Cuando una persona tiene sangre almacenada que se transfunde de nuevo al donante en una fecha posterior, por lo general después de la cirugía, se llama una donación autóloga.


La sangre que se utiliza para hacer los medicamentos se pueden hacer de donaciones homólogas o de donaciones exclusivamente utilizados para la fabricación.


El proceso real varía de acuerdo con las leyes del país, y las recomendaciones para los donantes varían de acuerdo con la organización que recoge y almacena la sangre. La Organización Mundial de la Salud proporciona recomendaciones para las políticas de donación de sangre, pero en los países en desarrollo muchos de estos no se siguen. Por ejemplo, las pruebas recomendadas requieren instalaciones de laboratorio, personal capacitado y reactivos especializados, los cuales pueden no estar disponibles o ser demasiado caros en los países en desarrollo.


Un evento donde los donantes llegan a donar sangre alogénica a veces se llama un “colecta de sangre”. Esto puede no suceder en un banco de sangre, sino que se establecen a menudo en una posición en la comunidad, como un centro comercial, lugar de trabajo, escuela o casa de culto.

 

 

Comentarios