Policiales
Jueves 10 de Marzo de 2016

“Las Tanas” en el banquillo por venta de cocaína en Concordia

Un policía le apuntó a Alejandra Ledesma como la líder de la banda que operaba en el barrio Cabo 1° Sendrós de la ciudad de Concordia. También juzgan a su hermana Carmen y sobrina Romina Baglietti. 

En el barrio Cabo 1° Sendrós de la ciudad de Concordia las cosas estaban cada vez peor: a los ojos de los vecinos se vendía droga todo el tiempo, y la disputa entre dos familias por el territorio hacía cada vez más complicada la vida. La gente denunció públicamente en medios locales lo que sucedía, y se inició una investigación que terminó con la detención de tres mujeres, a quienes todos conocían como Las Tanas. Carmen Ledesma, su hermana Alejandra Mónica Ledesma, y la hija de esta, Romina Baglietti, son juzgadas desde ayer en el Tribunal Oral Federal de Paraná. Mientras sostienen su inocencia, ayer la pareja de Mónica dijo que la droga que encontraron en la casa era la que él consumía, pero un investigador contó las pruebas del narcomenudeo que se llevaba adelante en la vivienda de calle Güemes.

Los primeros en declarar fueron los testigos civiles de uno de los procedimientos simultáneos que se realizaron al atardecer del 30 de mayo de 2014. Antonio Del Mármol y Rubén Ricardo Galván recordaron que la Policía los llevó hasta el lugar del allanamiento, y luego de que los uniformados irrumpieran en la casa les mostraron lo que encontraron: 18 envoltorios con cocaína, 15.000 pesos y tres celulares. También declaró otro testigo civil de la requisa de otra vivienda de la banda, ubicada en calle Gualeguay, donde también se halló cocaína y dinero en efectivo. Aquí encontraron a una menor de edad con cocaína oculta en su ropa interior.

El oficial de la Policía de Entre Ríos, Néstor Garzón, contó cómo realizaron tareas de investigación en los domicilios, que confirmaron sus sospechas de venta de droga. En las averiguaciones, las pistas apuntaban más que nada hacia Alejandra Ledesma como quien manejaba el negocio, y todos con los que hablaba le decían “la Tana vende”. Pero nadie le habló de Baglietti. Incluso, los consumidores cuando van a comprar dicen “vamos a la tanada”. Los que vigilaban observaron los movimientos incesantes de personas que llegaban al domicilio de calle Güemes, y tras una breve charla con quienes atendían, hacían un pasamanos y se retiraban rápidamente. 

El policía refirió también la disputa que existía entre los Ledesma y la familia Basualdo, por la venta de droga en la zona, por lo que incluso existe una denuncia en la comisaría de parte de los primeros.

Otra prueba que se sumó en contra de las imputadas es la importante cantidad de vehículos que les encontraron: una camioneta C 3 Picasso, dos Ecosport y un Chevrolet Corsa, lo que resulta sugestivo sin que nadie tuviera una actividad laboral o comercial legal conocida.

Al momento del allanamiento, el oficial recordó: “Irrumpimos de una”, y explicó que procedieron de este modo porque “si hay alguien adentro, para darle el menor tiempo posible a que descarte alguna sustancia”.

“Consumidor al máximo”

Uno de los testigos presentados por la defensa de las acusadas, es la pareja de Carmen Ledesma, quien aseguró que ellas no tienen nada que ver y que la droga era suya.

Jorge Ernesto Monzón se quejó de que la policía entró a su casa y rompió vidrios y puertas. Y luego contó: “Lo que encontraron yo me hice cargo porque era mío. Incluso lo que se encontró en la fosa del baño era cocaína que yo tomaba. Porque yo soy adicto, muchas veces tuvimos problemas por esto y yo tomaba a escondidas”. Para desincriminar a sus familiares, Monzón dijo que pidió que le sacaran muestras de sangre para demostrar que es un “consumidor al máximo”, pero hicieron oídos sordos. 

Por otro lado, el hombre justificó la tenencia del dinero que se encontró en la vivienda con una actividad comercial informal que estaban llevando adelante: la venta de ropa. Dijo que iban a Colón o Chajarí a vender, además de las changas que hacía como albañil o pintor.

El debate continuará hoy con más declaraciones testimoniales y se prevé que mañana serán los alegatos del fiscal general José Ignacio Candioti, y el defensor de las tres imputadas, Juan José Buktenica.

El delito que les imputan es Tenencia de estupefacientes con fines de comercialización agravado por la venta de la droga en cercanía a establecimientos escolares. En el caso de Alejandra Ledesma, doblemente agravado ya que se le suma que habría utilizado para tal fin a una menor de edad.

Datos

* Las acusadas podrían ser condenadas a una pena que va desde los cuatro a los 15 años de prisión.
* El Tribunal Oral Federal de Paraná está integrado por Noemí Berros -presidenta-, Lilia Carnero y Roberto López Arango.
* El fiscal general es José Ignacio Candioti y el defensor Juan José Buktenica.
* Entre las pruebas secuestradas en los allanamientos del 30 de mayo de 2014 hay envoltorios de cocaína, balanzas con restos de droga, recortes de nylon para envolver la sustancia, un pan compacto con más de un kilo de cocaína, dos vehículos y 100.000 pesos. Además, celulares con mensajes alusivos al delito.

Comentarios