La Provincia
Lunes 02 de Febrero de 2015

Las playas que no se pueden dejar de conocer

Entre la arena y el río, la naturaleza ofrece en la provincia, los mejores lugares del Litoral y bellos paisajes bajo el sol

En Entre Ríos hay numerosas playas y parecen incontables. Cada localidad que está a la vera de un río, al menos da pelea para poder tener una de ellas. Es una característica, un regalo de la naturaleza. Las hay populares y muy concurridas, algunas destinadas a la juventud, otras a la familia, al descanso y al ocio. Pero entre todas, algunas se destacan por las características de la arena, la transparencia del agua, el paisaje y otras particularidades.


A veces el río juega una mala pasada y crece, es parte de sus características propias y de la intervención del hombre en su desarrollo. Cuando eso ocurre, se pierden playas y el agua se lleva la arena, pero siempre vuelve en algún momento de año y están ahí a la espera de que alguien las descubra.


En Santa Ana, por ejemplo, hay siete kilómetros de arena natural, sin refulado y muy limpias que dan sobre el Lago Salto Grande; el agua es transparente.


Tienen de formación no más de 25 años y las playas nacieron con la construcción de la represa y la inundación posterior del río. Desde entonces, es uno de los lugares que cada año suma nuevos visitantes.


En 2001, cuando la ciudad logró el asfaltado de la ruta que la une con Chajarí, logró comenzar su expansión turística. Campings, casas en alquiler, bungalows, todos los servicios, guardavidas y hasta cámaras de seguridad dan confort y tranquilidad al visitante.


Muy cerca de allí, las playas de Federación son siempre una invitación: agua limpia y largas extensiones de arena dan un marco imperdible.   


También se puede nombrar en la provincia al Islote Municipal Curupí en Paraná que todos los años gana nuevos visitantes cuando la altura del río lo permite y donde confluye la naturaleza, el cuidado de la ecología y actividades culturales que crecen con el tiempo. Para llegar, una las opciones es a través de los Baqueanos del Río. Cuando el agua está baja, hay mayores posibilidades de playa. Pero frente a la capital provincial también hay otras islas cercanas que reciben numerosos visitantes los fines de semana.


Otro lugar que siempre encuentra recomendación, es el Parque Balneario Doctor Delio Panizza en Rosario del Tala, que tiene 30 hectáreas y donde el río Gualeguay ofrece uno de sus mejores paisajes de agua mansa y arena blanca.


Cuando el río lo permita, otras de las playas que habrá que visitar por su belleza y naturaleza, se encuentra en la Isla Cambacuá, en Concepción del Uruguay. Se trata de un banco de arena de cinco kilómetros aproximados con aguas limpias y cálidas; para llegar hay que alquilar un servicio de traslado. Con el tiempo se transformó en una de las más atractivas de la ciudad. Además, por la extensión de la isla también se pueden conocer otras zonas agrestes y vírgenes.  


Lo mismo en Colón y en toda una zona que se denomina El Caribe Entrerriano. Se trata de un conjunto de islas y bancos de arena que aparecen cuando el río está bajo. Al momento hay que esperar algunas semanas para que aparezcan sobre el agua. Aseguran que todo aquel que las visita, quiere volver.


Sobre la costa del Paraná, no se puede dejar de nombrar a las playas de Villa Urquiza, y entre otras importantes, las de Piedras Blancas tienen un encanto particular.   


Algunas de estas playas nombradas están habilitadas como tales y cuentan con guardavidas; otras no, y en estas últimas se deben extremar las medidas de seguridad. En Entre Ríos, con certezas, hay más lugares que se pueden destacar, rincones que el río ofrece y regala tanto al turista como a los propios entrerrianos.


Las expectativas están puestas en que durante febrero, aquellas playas que quedaron sucias con las crecidas se limpien, otras recuperen su arena y cientos se tiren bajo el sol a disfrutarlas.   

 

Gran extensión en Santa Ana


Entre las playas más atractivas de Entre Ríos, las de Santa Ana se encuentran en los primeros lugares. Bañadas por el Lago Salto Grande, el agua es transparente. La arena se extienden y cuenta con guardavidas en las zonas más utilizadas.    


Es una opción de descanso y destinada a la familia. Desde Cultura y Turismo de esa Municipalidad informaron por ejemplo, que la arena es natural de la zona del norte provincial  y que nunca fue necesario refularla. 


“El viejo cauce del Río Uruguay está muy cerca. Cuando fue la construcción de la Represa y se embalsó, se conformaron las playas que tenemos hoy”, dijo a UNO Verano Luis Vago, secretario de Cultura y Turismo de Santa Ana.


Además de espacios y campings muy equipados para acampar, hay casas y bungalows en alquiler a buenos precios.

 


Parque Balneario Doctor Delio Panizza


Otro de los rincones más lindos de Entre Ríos, son las playas de Rosario del Tala, ciudad entrerriana emplazada a orillas del río Gualeguay.


Se trata de un curso de aguas mansas enmarcado por arenales blancos, como un paraje casi virgen.


El espacio verde cuenta con 30 hectáreas y está ubicado cerca de la Ruta Provincial Nº 39 sobre el ensanche del río, casi a la altura del puente, a cuatro kilómetros del centro de la ciudad.


Este sector es especial para veranear por su tranquilidad, propuestas de actividades y donde además convergen atractivos naturales con arenales finos ganan la costa y conviven con la vegetación de montes verdosos y mucha sombra.


Cuenta con guardavidas y en el lugar existen tres playas diferenciadas: Playa Grande, Pozo de los Cuatro y Rincón Hondo.

 


Recuperar el espacio


La crecida del río Uruguay afectó de manera dispar a distintas playas. Hubo balnearios bajo agua, mientras que en otros mermó su  franja costera.


Lo cierto es que el Uruguay comenzó a retroceder en su caudal y la arena empezó a verse en aquellas ciudades donde había quedado bajo agua.


En Colón hablan de la posibilidad de recuperar las playas en plenitud. En Concepción ya realizan trabajos en banco Pelay y en Itapé. La Municipalidad de esa ciudad dispuso acciones con el fin de poder habilitar las playas en el menor tiempo posible. En Gualeguaychú remarcaron la disponibilidad de sus costas.


Islote Curupí de Paraná


Cuando el río lo permite, una de las playas más lindas de la capital provincial está en el islote Curupí. También hay otras zonas donde se forman bancos de arena que cada año reciben más cantidad de visitantes. Por supuesto, muchas de ellas se presentan en estado natural y no poseen guardavidas. El islote Curupí fue declarado Área Natural Protegida.

 

 

Comentarios