Espectaculos
Domingo 07 de Junio de 2015

Las olvidadas glorias del tango de Villa Tabossi

Las hermanitas Minardi. Esta noche –y los domingos14 y 28– a las 20, en la Sala Metamorfosis, se presenta una obra musical en la que se reviven los sueños y pesares de una vieja orquesta de señoritas de pueblo 

Cinco hermanas nacidas y criadas en el interior del interior en los años 40’. Cinco mujeres que sueñan con llevar su música a los escenarios de calle Corrientes, en pleno auge del tango. Del tango macho y porteño.

Esta noche a las 20 –al igual que los domingos 14 y 28 de junio–, la Sala Metamorfosis (Alameda de la Federación 453) recibirá a Las Hermanitas Minardi, interpretadas por Stella Sánchez, Analía Bosque, Maru Figueroa, Silvia Salomone, y Nadia Grandón, quien también dirige la puesta.

La obra fue estrenada en diciembre del año pasado y ahora llega para hacer temporada.

“Tiene una fuerte impronta musical; de hecho, cuatro de las cinco intérpretes vienen más de la música que del teatro. Entonces de ahí vino el convite para que formen parte del elenco de esta obra que tiene mucho de música, teatro y humor. Básicamente, la historia trata de las pequeñas orquestas de señoritas de los años 40’, entonces, qué mejor que hacerla con músicas”, explicó Grandón a Escenario.

La obra está ambientada en una casa de un pueblo, Villa Tabossi, en la década de 1940. Las hermanitas Minardi ensayan allí un repertorio con el que sueñan llegar a la Capital. “Ellas quieren tocar en los escenarios porteños y triunfar. Son sus vidas cotidianas, tocando música, peleándose, soñando despiertas. Hay varios condimentos de cada una, pero esto se ve a través de las canciones, porque no hay texto hablado, todo lo dicen a partir de las canciones, que muestran sus anhelos, sus tristezas”, señaló Sánchez.

Hay que tener en cuenta que a comienzos de  los años 40’, la clase trabajadora en general no había conquistado aún sus derechos laborales, y las mujeres estaban aún más relegadas, ya que ni siquiera tenían derechos cívicos. Y las Minardi tratan de salir de un pueblo para ascender al estrellato, pero el contexto machista les juega en contra. Ser mujer y artista no estaba bien visto. 

“Fueron muy pocas las mujeres que llegaron a triunfar en el mundo del tango, que en esa época era muy varonil; en especial las orquestas, porque las que se imponían eran las de Troilo, Pugliese, DeCaro, era un mundo de hombres. Y estas formaciones que tratamos de homenajear en la obra  eran mujeres de conservatorio, que a la tarde tocaban quizás en bares, pero nunca llegarían a los grandes escenarios. Ellas estaban relegadas a esos espacios, por ser mujeres se les hacía cuesta arriba poder alcanzar otros espacios”, reflexionó Grandón.

En lo que tocante a la parte musical, Sánchez destacó que es una selección musical de esa época: “Es un repertorio de  tangos y algunas rancheras de esa época, pero todos tienen un tono bastante picaresco. El abordaje va más por el lado del humor. Los temas los eligió Nadia (Grandón) y los arreglos musicales los hizo Analía Bosque”.

En este sentido, antes de concluir ka entrevista, Grandón se refirió a los contenidos de las letras de esa época, de corte machista:“Se refleja cuál era la posición de la mujer en esa época. Algunas letras hablan como si fuera una mujer, pero fueron escritas por un hombre. Generalmente se las relega a asuntos de pareja. En una de las canciones, ella le ruega al hombre que no se vaya, que vuelva, que no le importa que la engañe con otras mujeres. Entonces nosotras tomamos esas letras, que tienen humor y son picarescas, pero que reflejan cruelmente la posición secundaria que ocupaba la mujer en la sociedad de entonces”.
 

Comentarios