Pais
Miércoles 09 de Diciembre de 2015

Las miserias de la existencia condensadas en sombríos relatos

Joyce Oates se aproxima al sentimiento trágico de la vida en un libro que vale la pena descubrir.

En Mágico, sombrío, impenetrable, la escritora norteamericana Joyce Carol Oates se aproxima al abismo y al sentimiento trágico de la vida a través de 13 relatos que se hunden en la soledad, el dolor, la vejez y el componente fortuito que moldea la existencia. 

En su última obra, la autora de Una bella doncella y Mamá descorre los velos de su autobiografía para volver sobre su infancia en los años 40 y 50, todo bajo el escenario de una escritura filamentosa donde se superponen historias que recalan en los vínculos, en el componente inquietante que subyace en toda historia de amor a medida que avanza el tiempo y la juventud cede ante el peso inapelable de la vejez. 

Mágico, sombrí­o, impenetrable da título a este volumen editado por Alfaguara al tiempo que anticipa el tono de uno de los cuentos donde el desaparecido poeta Robert Frost entabla una entrevista ficticia con una periodista de fachada ingenua que en realidad sabe demasiado sobre su vida. Ninguna amargura le ahorra Oates al lector en esta sucesión de relatos en los que la tragedia acecha pero no siempre se desencadena: mujeres que afrontan la soledad instalada en matrimonios cada vez más lúgubres y silenciosos, accidentes de tránsito que derivan en muerte, enfermedades que corroen la armonía doméstica y la trastocan hasta la locura. 

A contramano

La infelicidad se instala como el hilo conductor de la mayoría de estas historias que exploran los sentimientos ambiguos que afloran en situaciones límite, como cuando elige focalizarse en el costado inesperado de una esposa y un marido cuyas vidas discurren subterráneamente por momentos a contramano del protocolo matrimonial, o de una abuela y un nieto que en Sexo con una camella -relato que abre el volumen- comparten la ominosa sala de espera de un hospital. 

En Parricidio, el último relato de la serie, la escritora aborda la complicada relación entre la hija de un reconocido escritor y Premio Nobel -cuyo nombre no trasciende aunque la caracterización coincidiría con la de su compatriota Saul Bellow- y su última esposa: el texto está centrado en la manera en que estas dos mujeres se disputan la memoria intelectual del literato.  

Experiencia

A los 77 años, la autora de Niágara mantiene intacta su capacidad de escribir y de vivir -además de la literatura reparte su tiempo entre la labor docente y su participación en grupos variados como activista- y ha encontrado un nuevo punto de partida para discurrir sobre los ví­nculos eróticos que surgen del miedo, la gratitud o la distancia. Oates, eterna candidata al Premio Nobel de Literatura, no había escrito hasta ahora abiertamente sobre sus orígenes, aunque de manera velada su difícil infancia ya circulaba a lo largo de su prolífica narrativa, integrada por un centenar de ensayos, cuentos, novelas y obras infantiles cuya potencia discursiva desafía su frágil apariencia. La autora de la trilogía integrada por Un jardí­n de delicias terrestres, Gente adinerada y Ellos suma esta fragmentaria indagación sobre la naturaleza humana a la extensa lista de cuestiones escabrosas que ha explorado en sus obras, desde el abuso sexual y los altibajos de la adolescencia hasta las disputas de poder, las diferencias de clase, las luchas de poder, los conflictos raciales y las trampas del sueño americano. Con preeminencia de protagonistas mujeres, sus relatos se focalizan en la violencia -sobre todo la que ejerce el género masculino sobre el femenino- y en las secuelas del patriarcado instaurado en las sociedades occidentales. 

La versatilidad de esta narradora que muchos identifican con la tradición literaria de William Faulkner es indiscutible: ha escrito sobre grandes íconos norteamericanos como Marilyn Monroe, Myke Tyson o los Kennedy, sobre sagas familiares, incesto y su propia viudez, que la sorprendió después de 48 años de matrimonio. En Mágico, sombrío, impenetrable, Oates ha optado por sumergirse en el miedo, los amores desgastados y la tensión entre personajes que se aman, odian, o se necesitan, un mosaico variopinto que reconfirma su capacidad para abordar los claroscuros de la existencia.

“Leer es futuro”

Tras la publicación a principios de año de la primera versión de Leer es futuro, una colección de 21 libros de pequeño formato con relatos de autores de todo el país e ilustradores que aportaron el arte de tapa, el Ministerio de Cultura de la Nación lanzó la segunda parte de este proyecto literario que vuelve con la presentación de escritores inéditos como Gonzalo Gossweiller, otros que recién arrancan como Rocí­o Cortina, Matí­as Amoedo y algunos más consagrados como Félix Bruzzone, Ricardo Romero y Carlos Rí­os. 

La serie de libros, que se puede descargar gratuitamente en el sitio www.cultura.gob.ar y también leer on line, se completa con autores como Juan Carrá, Denis Fernández, Gabriela Luzzi, Acheli Panza, Mariano Quirós, Juan Revol, Claudio Rojo Cesc, César Sodero, Julián Stoppello, Valeria Tentoni, Paula Tomassoni y Lucas Vesciunas. En tanto que Nicolás Moguilevsky, Ezequiel Garcí­a, Otto Zaizer, Ariel López V., Daniela Kantor, Costhanzo, Diego Rey, Mecha Lagunas, Diego Bastos, Irana Douer y Niko son algunos de los artistas que interpretaron las diversas miradas y los universos de los narradores para realizar el arte de tapa de cada libro. 

Leer es futuro condensa relatos que van desde el realismo argentino, pasando por relatos infantiles, cuentos de terror, surrealismo, miradas sobre la década del 90, instantes de amistad, respeto y ternura, historias que entrecruzan distintos personajes en una misma aventura de supervivencia, forajidos, gente con códigos, duelos, tintes fantásticos y baile. 

Además, como la primera parte que contó con el padrinazgo virtual de Haroldo Conti, Miguel Briante y Roberto Arlt, de quienes se publicaron cuentos, esta nueva serie reúne obras de Isidoro Blaisten, Sara Gallardo y Bernardo Kordon, los padrinos elegidos para esta segunda instancia. Inés Kreplak junto a Juan Marcos Almada son los coordinadores de este proyecto del Ministerio de Cultura de la Nación que busca federalizar la palabra y promocionar la lectura y la escritura a través de libros de bolsillo que se distribuyen gratis en bibliotecas populares, escuelas secundarias o para adultos y organizaciones sociales. 

En diálogo con Télam, Kreplak sostuvo que la idea de esta segunda serie “es continuar con el mismo criterio de calidad y de variedad haciendo más hincapié en buscar autores de diferentes provincias y transformarla en una especie de selección federal. Leer es futuro es un pequeño muestrario de lo que se está escribiendo en el paí­s. También tiene que ver con exhibir autores en distintas etapas del desarrollo de su carrera”. “Los libros -indicó- están pensados en un formato pequeño, con una letra grande, espaciada, sin demasiados componentes distractores de la lectura y narraciones breves y llevaderas. Por eso es importante promover autores que están escribiendo ahora sobre universos actuales, reconocibles por los lectores, no porque sean cuentos necesariamente realistas, sino porque narran universos y problemáticas pensadas por contemporáneos desde el hoy”.
 

Comentarios