La Provincia
Martes 23 de Junio de 2015

Las fiestas juninas traen alegría a la ciudad

La tradicional celebración que se originó en Brasil se reedita cada año en la capital provincial con música y comidas típicas

Al son de la música brasileña, el sábado se celebrará la 14ª edición de la fiesta junina en Paraná, o dicho en portugués, festa junina. El encuentro será a partir de las 19 en la Vieja Usina y está organizado por el Profesorado de Portugués y el área de Cultura de la Secretaría de Extensión de la Facultad de Humanidades, Artes y Ciencias Sociales de la Universidad Autónoma de Entre Ríos (Uader). 

Sus coordinadores adelantaron que habrá bailes típicos, comidas tradicionales y mucha alegría. Entre los platos que se venderán, habrá feijoada, panchos y milho verde. La caipirinha y el quentão, hecho a base de vino caliente con canela y clavo de olor, conformarán la oferta de bebidas que se podrán degustar en la noche, junto con gaseosas y jugos.

“El festejo está destinado a las familias y al público en general y se extenderá hasta las 23 aproximadamente. Habrá una tradicional obra de teatro, que es una sátira, y el final será con una danza típica, que es quadrilha”, contó a UNO Laura Eberlé, una de las mentoras de esta iniciativa, quien aseguró que cada año se suma más gente a este festejo, que en Brasil representa uno de los eventos culturales más populares.

“Se trata de una festividad muy antigua que ingresa al Brasil con los portugueses, que traen la típica danza de salón pero empiezan a agregarle elementos de los nativos, y cuando se inicia el tráfico de esclavos se conforma una reunión de tradiciones y culturas, que incluye los aspectos musicales, pero también culinarios, entre otros”, recordó la docente, responsable del profesorado de Portugués. 

Por otra parte, indicó que esta fiesta es la segunda celebración popular más importante en Brasil después del Carnaval. “Se festeja en las universidades, en las escuelas, en los municipios y está muy arraigada; sería como una kermese de las nuestras, donde el encuentro entre la gente es uno de los objetivos de esta propuesta”, señaló.

En cuanto a la organización de la fiesta en Paraná, Eberlé destacó que se trata de un trabajo que llevan adelante los alumnos y docentes de la carrera, quienes cuentan con el apoyo de la Secretaría de Extensión de la Facultad, que colabora en la planificación y difusión.

“Todos los años llegamos a reunir más de 300 personas. El sábado la celebración será en La Vieja Usina y se va a poder congregar más gente”, sostuvo.

Para participar, se invita a los concurrentes a ir vestidos con la indumentaria típica de los caipiras. La vestimenta tradicional para los hombres es una camisa a cuadros y pantalones remendados con telas de colores. En tanto, las mujeres usan un vestido estampado muy colorido, decorado con muchas cintas y flores. Los sombreros de paja son una características de la gente de campo.

La entrada costará 25 pesos de manera anticipada y se puede adquirir en la biblioteca de Portugués, en el anexo del Colegio Nacional, los lunes y miércoles de 16 a 20; también en la biblioteca del complejo Juan Domingo Perón, en San Martín y Carbó, los martes, jueves y viernes, de 16 a 20 horas. Las entradas en la puerta se venderán a 30 pesos.

El origen de una celebración mítica en Brasil

Las fiestas juninas representan uno de los grandes eventos populares que suceden cada año en las calles de Brasil. 

El ciclo de celebraciones comienza el 13 de junio –fiesta de San Antonio–, continuando el 24 de junio –fiesta de San Juan– y finaliza el 29 de junio –fiesta de San Pedro–. 

La festividad fue introducida por los colonos portugueses que continuaron en su nueva tierra la tradición de celebrar el solsticio de verano en Europa en junio, mes en el cual también ocurre el solsticio de invierno en el hemisferio sur.

En la actualidad es una fiesta que se destaca por ser principalmente rural y se celebra con deliciosas comidas, música tradicional, exhibiciones, fuegos de artificio, globo de papel seda y bailes típicos alrededor de fogatas. 

En el vecino país, las ciudades de Campina Grande y Caruaru, en el noreste brasileño, se han destacado por organizar las fiestas juninas más grandes.

 

Comentarios