Policiales
Jueves 13 de Agosto de 2015

Las dudas sobre los rastros en el campo donde hallaron a Priscila

Según testigos, había huellas de dos motos distintas. Pueden ser valoradas a favor o en contra de Bressan  

No es un dato nuevo, ya que en los primeros días de la investigación del homicidio de Priscila Hartman se supo que en el lugar donde fue hallado el cadáver había huellas de dos ruedas de motos diferentes. Sin embargo, ahora que un testigo mencionó en el juicio a Facundo Bressan, su defensor planteó que las fotos de esta prueba no fueron puestas en su conocimiento ni incorporadas al legajo, por lo que solicitó que la Dirección Criminalística le alcanzara la totalidad de las imágenes registradas en el procedimiento en el campo lindante al cementerio de San Benito.
La tercera jornada del juicio por el femicidio de la joven de 22 años estuvo signada por las declaraciones de policías que intervinieron en distintos momentos de la búsqueda de la víctima y investigación del crimen, así como de los testigos civiles que participaron de los procedimientos de secuestro de pruebas.
Dos de estos, padre e hijo, fueron citados cuando en los rastrillajes encontraron el cadáver de Priscila en un campo. Se trata de Hugo Lódolo, candidato a concejal de San Benito en la lista de Exequiel Donda del Frente Renovador, y su hijo Leonel. Ambos coincidieron que en el lugar había dos huellas distintas de ruedas de moto, lo que hace barajar diversas hipótesis sobre la autoría del asesinato.
El abogado defensor de Bressan, Miguel Ángel Cullen, se mostró sorprendido con este dato que no estaba a su alcance, ya que no había sido incorporado al abultado caudal de pruebas reunidas en la Investigación Penal Preparatoria. Por esto, solicitó que la Dirección Criminalística, que trabajó en el lugar el 26 de octubre de 2014, le alcance todo el material fotográfico de lo registrado en la escena del crimen, así como el análisis de los peritos sobre las huellas de los vehículos, para poder valorarlas. Sin oposición de los fiscales (Juan Malvasio y Álvaro Piérola) ni los querellantes (Marcos Rodríguez Allende y Walter Rolandelli), el tribunal hizo lugar al pedido de poner a su disposición dicho material.
Uno de los testigos afirmó que una de las huellas era lisa, de una rueda de moto de ciudad, lo que según la defensa desvincularía al acusado, quien tiene una moto tipo cross, cuyo neumático es con tacos y la huella que deja es diferente. Para Cullen esto refuerza su planteo de que la Fiscalía desechó durante la investigación cualquier indicio que no incriminara a Bressan.

Para el debate
Las valoraciones sobre la prueba de las huellas son varias según informaron a UNO fuentes allegadas a la investigación. Por un lado, la presencia de dos motos diferentes en el luagr donde abandonaron el cuerpo de Priscila hablaría de la participación de dos personas, al menos en el traslado y ocultamiento del cadáver. Por otro, se debería cotejar la compatibilidad o no de estas huellas con la moto de Bressan.
Según la hipótesis de la acusación, no hay mayores misterios al respecto: se cree que el acusado primero llevó el cadáver de la víctima hasta el lugar en una moto, y luego regresó en otra moto diferente para taparlo con vegetación, tal como después fue hallado.
Para corroborar esto, fiscales y querellantes cuentan con otros elementos. Por ejemplo, que la rueda de la moto Honda Bros en la que había ido Priscila hasta San Benito (propiedad de su papá, que luego apareció a unos 200 metros de una propiedad de la familia Bressan) tenía tierra que se corresponde con la del campo donde fue arrojado el cuerpo. Esto fue confirmado por pericias científicas de Criminalística.
Además, la autopsia reveló que el cadáver, si bien fue hallado tapado con vegetación e incluso el rostro con una remera, había pasado un tiempo a la intemperie, expuesto directamente al aire y al rocío. Esto confirmaría la versión de que el imputado primero abandonó el cuerpo y tiempo después fue a taparlo para el ocultamiento.
La búsqueda y los allanamientos
El primer testigo de ayer fue el jefe de la División Trata de Personas de la Dirección Investigaciones de la Policía, José Zárate, quien contó que la Fiscalía le dio intervención el viernes 24 de octubre a la tarde ante la denuncia de la mamá de Priscila por la desaparición de su hija. El funcionario contó sobre las diferentes tareas de búsqueda, como los interrogatorios a familiares y amigos de la víctima y el rastreo por las redes sociales. Por el dato de la posible participación de la chica en el cumpleaños de un joven de apellido Bernal del barrio Rocamora, recorrieron esta zona y tocaron el timbre del domicilio del muchacho: “El chico tenía miedo, estaba asustado porque la situación lo sobrepasaba”, dijo Zárate sobre el momento en que le preguntaron sobre Priscila.
Además, el policía relató que el sábado 25 al mediodía recibió un llamado de la comisaría de San Benito para informarle que se había comunicado la mamá de Facundo Bressan porque tendría un casco y un celular que podrían ser de la joven que estaban buscando. Así fue que el operativo se mudó hacia la localidad vecina a Paraná, donde con oficio de la Fiscalía se secuestraron estos elementos: “La madre los entregó”, dijo Zárate.
Luego declaró el jefe de la División Homicidios de la misma Dirección, Ángel Ricle, quien tomó intervención en el caso luego del hallazgo del cadáver, ya que en ese momento estaba de turno quien lo secunda, Carlos Schmunk. Por esto, el comisario inspector se refirió a los allanamientos realizados en un galpón de la familia Bressan, ubicado a la vuelta de la casa donde viven, y en el predio lindero.
En el primero secuestraron un guante (que sería el par del que fue hallado en la cavidad bucal de la víctima, con el cual la asfixiaron), y un arito que encontró el padre de Bressan y que entregó voluntariamente a la Policía. En el terreno lindante a este lugar los policías observaron elementos que podrían ser de interés, según contó Ricle, por lo cual el delegado judicial pidió una ampliación del allanamiento, y resultaron ser la campera, las botas, los lentes y las llaves de Priscila.

La detención de Bressan en Robos y Hurtos
Uno de los puntos claves a los que apuntará la defensa es la detención de Facundo Bressan, en un momento que no está del todo claro, y su permanencia en la División Robos y Hurtos. Uno de los testigos que declaró ayer es el oficial Pablo Cata, quien entonces se desempeñaba en dicha División de la Policía. El joven contó que cuando el imputado estuvo en la dependencia policial fue interrogado sin defensor, y que luego se secuestró su teléfono celular, con la presencia de testigos civiles y labrando el acta correspondiente. Además, Cata dijo que Bressan, según las partes del cuerpo que tenía a la vista, no presentaba ninguna lesión y se encontraba lúcido. También contó que durante 10 o 15 minutos el joven recibió la visita de sus padres.
Durante la declaración del oficial, Bressan no dejó de hacer gestos, risas irónicas y comentarios por lo bajo a su defensor. Se evidencia que su versión de lo ocurrido durante este tiempo de su detención es que no la pasó tan bien.
Por otro lado, el testigo contó que Bressan dijo que el celular y el casco de la víctima que tenía en su casa se lo había vendido una persona en San Benito. Sobre este punto ya habían declarado el martes los amigos del acusado, quienes dijeron que él les ofreció a la venta esos elementos e incluso la moto de Priscila, aunque sin decirles de dónde los había obtenido.
 

Comentarios